La mirada única, especial y artesana de Valeria Vasi

Tras años de trayectoria en el mundo de la moda, Valeria Vasi sintió interés por volver a los orígenes, a algo mucho más artesanal. Empezó a trabajar el barro y, poco a poco, fue expandiendo su obra hacia materiales como la madera, el vidrio o la porcelana.

Empezó trabajando el barro un poco por casualidad, porque era un material que le permitía experimentar con los volúmenes, pero sin pensar que esto podía ser un proyecto a largo plazo. Valeria Vasi (Moscú, 1987) tenía en la cabeza unas formas que quería plasmar, las realizó y, poco a poco, el proyecto personal se fue expandiendo hasta tomar cuerpo en forma de pequeña producción artesanal.

 

 

¿Cómo saltó el proyecto de la esfera personal a la profesional?

Las piezas de barro empezaron a funcionar muy bien, ¡mejor de lo que me esperaba! Decidí probar con otros materiales naturales y se abrió un enorme abanico de posibilidades de trabajar con artesanos locales.

¿Cómo llevas a cabo el trabajo con los artesanos?   Cada uno tiene su técnica, su manera de sacar partido al material. Cada material es un mundo, y es muy bonito descubrirlo de la mano de alguien que tiene años de experiencia. El artesano aporta este conocimiento, y yo aporto el concepto de la pieza y su estética. De lo que te imaginas a la realidad hay muchos pasos, así que hay que ser constante, trabajar muy cerca de él, aplicar la metodología de prueba-error, hasta que surge la pieza que nos gusta a los dos.

¿Qué criterio sigues en el empleo del color? 

El mismo que en el diseño de las piezas: son colores que me gustan. No tengo ninguna regla en cuanto a qué colores tendría que utilizar, simplemente voy probando. Me gustaba mucho la idea del mate, ese sí que es un acabado que quería desde el principio. Pero a nivel de color me gusta jugar con la paleta, porque pienso que puede ir evolucionando. También creo que deben tener una relación para poder interactuar entre ellos. El terracota, por ejemplo, es un color que me encanta porque es atemporal y neutro.

¿Sientes que vas a contracorriente, trabajando en el mundo de la artesanía en pleno siglo XXI?

No sé, quizá me da la sensación de que las nuevas generaciones son un poco más conscientes. Tengo la impresión de que hay más gente interesada en tener un consumo más sostenible. No quieren gastar en productos que a veces no se sabe ni de dónde vienen y que son copias de otros artistas que no tienen ese poder de visibilidad.

¿Qué valores aporta un objeto de artesanía?

Cada pieza está hecha por una persona, con mucho amor y cariño. Al final son objetos con alma. Puede que no sean totalmente perfectos, que tengan sus pequeñas imperfecciones, porque cada material puede ser distinto, tener una veta diferente. Pero eso es lo que los hace bellos. Hago series muy pequeñitas, muy limitadas, por eso cada obra tiene esa impronta tan individual y personalizada.

Tu compañero, el interiorista Isern Serna, también es un talento reconocido en el mundo del diseño. ¿Se crean sinergias entre vosotros?

Muchísimas. Los dos nos ayudamos mutuamente. En nuestros proyectos necesitamos escuchar lo que opina el otro, porque siempre nos compenetramos muy bien. Quizás, a nivel estético, tenemos una manera similar de percibir las cosas y, sobre todo, creo que entendemos la belleza de la misma manera, aplicada a diferentes ramas. Este es un vínculo que ya teníamos desde el principio.

¿Cuáles son los rasgos que definirían el ideal de belleza que compartís?

Sobre todo resaltar mucho los materiales naturales. Y la idea de crear algo que pueda perdurar en el tiempo, que sea atemporal. No me gusta llamarlo minimalismo, porque no me definiría dentro de esta corriente, pero sí que hay una parte mucho más serena. Algo que sea muy actual, pero que sabes que también va a funcionar a largo plazo. Que no sea algo tan de moda, tan pasajero... No me gusta esa idea.

1 /4
Valeria Vasi

Piezas de barro, entre las que se encuentran los jarrones You y Vacuum, incluidas en la exposición monográfica de Valeria Vasi que acogió la Kian Gallery de Tokio en 2020.

Valeria Vasi

Una edición limitada del jarrón Liquid, en versión transparente.

Valeria Vasi

El jarrón Lea, de arcilla y esmaltado por dentro.

Valeria Vasi y Andrea Montero

Todas las piezas de la diseñadora están hechas con materiales naturales y utilizando técnicas artesanales.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?