Cómo hacer la cama nivel pro

Estás sobre ella durante ocho horas al día. Así que tenemos que hablar de elegir y cuidar las sábanas correctamente, pero también del secreto para vestir el dormitorio como si fuera el de un hotel. No esperes más, aquí te desvelamos las claves.

Esa sensación es indescriptible. Sólo con verla, una cama bien hecha nos transporta directamente a un sueño reparador. Hay algunas cuyo aspecto suave, pulcro e impecable invita al descanso con solo mirarlas y su tacto provoca bienestar y placer.

La transpirabilidad, la absorción y la evaporación de la humedad son las propiedades que hacen que la ropa de cama de buena calidad sea tan confortable. Sin embargo, hay otras cosas a tener en cuenta.

Paso por paso, te vamos a contar todo, todo lo que quieres saber. Ese pequeño (lleno de matices) detalle es el que provoca que estemos delante de una casa de revista.

1 / 13

El material

Es fundamental. El ideal es el algodón, y el de mejor calidad es el que 100% egipcio. Por otro lado, los sintéticos son económicos y resistentes a las arrugas. El lino es ideal para climas cálidos, es caro pero muy duradero. Por último, el percal es un tejido ligero y apretado, muy fresco. Hay más opciones, pero estas son las principales.

Los hilos

Por debajo de 200 hilos son más económicas, pero de menor calidad. El algodón mezclado con poliéster no se arruga tanto, pero no debe superar el 50% de la tela para que no pierda suavidad. 

El color

Nos encantan las sabanas de colores, pero debemos añadir que un tejido de algodón blanco es mejor que un tejido tintado o estampado, ya que conserva las propiedades orgánicas y naturales de la fibra de algodón prácticamente inalteradas. 

¿Cuántos juegos?

Lo suyo es cambiarlas semanalmente y mientras unas se lavan y se secan, pones el otro juego. Así que un mínimo un par de juegos para primavera-verano y otro par más para otoño-invierno.

El diseño

Es algo muy personal, pero que sepas que de su aspecto dependerá en gran medida el estilo del dormitorio. Sólo te diríamos que lo suyo es coquetear con la misma familia de colores, pero todo depende del impacto que desees. Siempre puedes echar mano de los cojines para dar rienda suelta a tu creatividad.

La limpieza

Cuando te metes en la cama, la contaminas con partículas de células muertas de la piel, sudor, maquillaje, cremas, pelo o cualquier otra cosa que hayas estado llevando contigo durante el día, desde polen hasta partículas de suciedad, y sobre todo, virus y bacterias. Lo recomendable es lavarlas una vez por semana.

En la máquina

Es mejor que las lavemos solas, a una temperatura adecuada (entre 40 y 60 grados), no abusar del detergente y del suavizante ni cargar mucho la lavadora.

Un truco

Cuanto más cerca esté la tela de la piel, más frecuentemente se debe lavar. Así que en invierno, puedes lavar las sabanas y las fundas de almohada cada semana y la funda nórdica, cada dos.

La clave

El kit de una cama bien hecha está en las capas. Sobre la sábana bajera, se dispone la encimera, el nórdico y finalmente la colcha blanca, todo ello coronado por cuatro almohadones. El nivel hotel de 5 estrellas lo conseguirás si son de pluma de oca.

Perfume

Perfumar la cama con una fragancia de lavanda conseguirá que te relajes sólo con acercarte.

Hospital corner

Se llama así a la técnica que se emplea para doblar las esquinas de la cama. Es una manera fantástica para evitar el aspecto arrugado que se produce al intentar encajar la sábana en estos ángulos. El resultado es un aspecto que se asemeja al de un regalo envuelto.

Airear

Con las ventanas abiertas se deja que el colchón y las sábanas se aireen. Se separa la cama ligeramente de la pared y se empieza siempre por el lateral.

Las arrugas

Un simple pulverizador con agua y una fragancia, si se desea, hacen magia sobre las arrugas o las líneas del doblado que se originan al plancharlas. Solo hay que pasar la mano sobre la colcha humedecida para ver como desaparecen.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?