Las mejores ideas para cambiar tu casa sin hacer una reforma

¡Era un lavado de cara! Y tú sin saberlo. Muchas veces, perseguimos un cambio en el interiorismo de nuestra casa y lo podemos solucionar con pequeñas modificaciones y un bajo presupuesto.

Como siempre, pensar antes bien la estrategia es un sinónimo de éxito. No te dejes llevar por la impaciencia de sacarte de encima la monotonía.

Como siempre, pensar antes bien la estrategia es un sinónimo de éxito. No te dejes llevar por la impaciencia de sacarte de encima la monotonía.

Acceder a una nueva vivienda es cada vez más complicado, así que la mayoría optamos por mejorar la que ya tenemos. Según datos del sector, el 80% de las ventas de materiales se destinan a rehabilitación y reforma frente a la obra nueva. Aún así, cuando se trata de renovar la imagen de nuestro hogar, nos perdemos en la grandeza de una reforma completa cuando lo que queremos es simplemente verlo y vivirlo con otros ojos.

Hoy en día la intervención más frecuente suele tener un alcance limitado: adecentar los baños (por ejemplo, sustituyendo la bañera por un plato de ducha), cambiar las griferías o pintar las paredes. El coste para este “lavado de cara” suele oscilar entre los 5.000 y los 15.000 €. En cambio, una reforma integral implica modificar la estructura (para lo cual se requerirá un proyecto realizado por un arquitecto o un estudio de interiorismo), tirar baños y cocina, cambiar las ventanas, actualizar la instalación eléctrica y de fontanería y mejorar el aislamiento acústico y térmico. El precio en este caso ronda los 650 €/m2, lo que supondría unos 30.000 € para una vivienda tipo de 80 m2.

Dicho esto, dar un aire nuevo a la casa o a una estancia no tiene porqué suponer un desembolso de dinero importante si planificamos y elegimos con cuidado los elementos con los que vamos a trabajar. Estos son los 14 consejos que te proponemos:

1. Infórmate, mira revistas y cotillea las redes sociales

2. Ordena y reubica

3. Desplaza los muebles de lugar

4. Usa un mueble que destaque

4. Usa un mueble que destaque

5. Cambia el color de las paredes

6. Viste los suelos con alfombras (ojo, también hay unas ideales para el verano)

7. Las velas siempre perfuman y generan un buen ambiente acogedor

8. Dilata los espacios con espejos

9. Utiliza plantas en el interior

9. Utiliza plantas en el interior

10. Juega con la iluminación

11. Renueva la grifería o los tiradores de armarios y cajones

12. Crea aperturas en espacios cerrados como buhardillas y pasillos, aunque tengas que echar mano de mosquiteras

13. Haz del do it yourself algo fácil y asequible

14. Anima el salón o el dormitorio con cojines

14. Anima el salón o el dormitorio con cojines

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?