Las cuatro claves fundamentales para "aligerar" una casa sobrecargada

Reducir el peso de una casa sobrecargada puede ayudarnos a conseguir un resultado visual limpio y depurado. Pero no solo eso, también nos hará más sostenibles al reducir nuestro impacto diario en el medio ambiente.

Colaboración entre el estudio de animación Spot Studio y la diseñadora Adina Burlacu.

Cristina Ros
Cristina Ros

Redactora de Arquitectura y Diseño

Cuando hablamos de casas sobrecargadas no nos referimos a casas con habitantes que practican el maximalismo, una tendencia que bien ejecutada nos parece muy bien. Al decir que queremos aligerar la casa nos referimos a quitarle ese peso visual que se acumula con los años sin darnos cuenta. Desde objetos que no utilizamos ni nos sirven, hasta purificar el aire o intentar reducir el número de aparatos electrónicos que generan un ruido casi imperceptible pero que está ahí.

1. Menos objetos 

No acumular objetos también nos ahorra unos kilos. Los expertos aseguran, por ejemplo, que no necesitamos más de dos juegos de sábanas. Los recipientes de comida en exceso también son innecesarios; se requieren menos de diez para adaptarlos a nuestras necesidades. Las cajas de los electrodomésticos nunca deberían figurar en nuestro espacio doméstico. Y si puedes evitar guardar los muebles viejos que, además de ocupar espacio acumulan polvo, mejor que mejor.

2. Aire limpio

Eliminar un ambiente cargado es más sencillo de lo que te imaginas. Abrir las ventanas para airear nuestra casa es el primer paso para eliminar las sustancias nocivas que se van acumulando a lo largo del día. Cuando ventilamos, el aire se oxigena, se reduce la concentración de CO2. Las partículas en suspensión y los malos olores también son arrastrados por la corriente de aire. ¿Sabías que el Sol también ayuda a aligerar el ambiente? Los rayos calientan y desinfectan en cierto modo las estancias ya que los rayos ultravioleta actúan contra algunos microorganismos.

Los colores claros y los tejidos ligeros conseguirán crear interiores llenos de luz

Los colores claros y los tejidos ligeros conseguirán crear interiores llenos de luz

3. Desconexión

Desconectar totalmente la televisión de la corriente eléctrica es recomendable si queremos liberar nuestra casa de un peso extra. No solo estaremos ahorrando energía –algo que, en los tiempos que corren, ya es mucho–, sino que también estaremos garantizando una vida más larga a nuestro televisor. Lo mismo sucede con el resto de aparatos de nuestro hogar, desde la cadena de música hasta el portátil o el exprimidor.

Salón con cocina integrada madera y color blanco minimalista

Salón con cocina integrada madera y color blanco minimalista Foto: Alex Lesage

4. Silencio 

Los ruidos que se generan en casa y fuera de ella también contribuyen a hacer que el ambiente resulte más pesado.  Algunos de ellos –sobre todo los de fuera– no los podemos evitar. Pero hay otros ruidos en los que sí podemos intervenir, como en el caso del frigorífico. Cambiándolo por uno más moderno haremos que deje de "hablarnos".

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?