Así puedes dar más calidez a tu dormitorio este otoño

Mantas suaves, cortinas con bonita caída, una alfombra a los pies de la cama y colores que aporten calidez son los elementos que no pueden faltar en tu dormitorio a partir de ya.

Si la presencia de la madera siempre es garantía de calidez, en un dormitorio aún más. Cuenta con ella tanto en muebles como en elementos arquitectónicos.

Si la presencia de la madera siempre es garantía de calidez, en un dormitorio aún más. Cuenta con ella tanto en muebles como en elementos arquitectónicos. Foto: Eugeni Pons

Llega el otoño y con él los días más cortos, los atardeceres más bonitos y las noches más frías. Y es que septiembre es un mes de transición marcado por la vuelta al cole y el comienzo de, para muchos, la estación más nostálgica y hermosa del año. Aprovéchalo para acondicionar tu dormitorio y dotarlo de una calidez que agradecerás durante los próximos tres meses.

Como protagonista indiscutible del dormitorio, la cama debe resultar un lugar cómodo y confortable en el que poder descansar como te mereces. En este momento deberás renovar sábanas y añadir mantas. ¿Cuál es la ropa de cama más apropiada para el otoño? Las sábanas de algodón son una buena elección prácticamente todo el año. Aparte, una buena idea es añadir ya una colcha ligera en un tono más cálido de lo habitual. Más adelante, edredón y funda nórdica serán también buenos compañeros, aunque todo va según gustos.

Además de las que puedas añadir dentro de la cama, las mantas más pequeñas o plaids crearán el ambiente perfecto para recibir al otoño desde tu habitación.

Además de las que puedas añadir dentro de la cama, las mantas más pequeñas o plaids crearán el ambiente perfecto para recibir al otoño desde tu habitación. Foto: Eugeni Pons

Toda cama que se precie debe contar con algún cojín para resultar aún más apetecible, así que ¿por qué no renovar los tuyos en otoño? Estampados étnicos, crochet, pompones o lentejuelas doradas imprimirán estilo y textura. Y como tejido estrella, el terciopelo. Sofisticado, suave, elegante y muy cálido.

A buen seguro que adoras la luz del otoño pero para sentirte resguardado es importante contar con unas buenas cortinas. Aunque apenas se percibe, si los ventanales no están bien aislados pueden permitir tanto la entrada del frío exterior como la pérdida del calor de la casa. Puedes optar por unas más gruesas acompañadas de unos visillos ligeros. Para darle más estilo procura que sean altas y con una caída bonita.

Además de en los colores típicos de la estación, en las texturas encontrarás un gran aliado para dar calidez a tu dormitorio. Búscalas sobre todo en pufs, alfombras y cojines.

Además de en los colores típicos de la estación, en las texturas encontrarás un gran aliado para dar calidez a tu dormitorio. Búscalas sobre todo en pufs, alfombras y cojines. Foto: Eugeni Pons

Si hay algo realmente bonito en el otoño son sus colores. Es difícil no sucumbir a su encanto así que lo suyo es aprovechar su magia y trasladarlos al interior del dormitorio. Para conseguir un resultado equilibrado y natural, lo mejor es aplicar la regla 60/30/10 en la que cada cifra representa la proporción en la que debe aparecer un color.

Según esto, la mayor proporción equivaldría al color principal, preferiblemente un tono neutro como beige. El color secundario admite mayor intensidad, siendo el marrón chocolate uno de los preferidos para aplicar en textiles como cortinas y tapicerías. Por último, en el color de acento recae la responsabilidad de captar elegantemente nuestra atención y transmitir la esencia del otoño. Ocre, mostaza, caldera y berenjena son buen ejemplo de ello.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?