Toda la esencia del Mediterráneo está condensada dentro de esta casa

El estudio Fran Silvestre Arquitectos proyecta esta vivienda en la Costa Blanca que, bajo una estética minimalista y serena, se mimetiza con el entorno y se abre al paisaje.

1 / 21
Vista exterior con la base revestida de porcelánico gris y la parte superior blanca

El estudio Fran Silvestre Arquitectos, con sede en Valencia, es el autor de esta original vivienda situada en la animada ciudad de Santa Pola, en la Costa Blanca.

Vista aérea de la casa con las dos plantas, la azotea y la terraza con la piscina

Con un fuerte desnivel entre las cotas de acceso superior e inferior, el proyecto busca definir un nivel en el que se ubican las zonas de día y la piscina.

Terraza junto a piscina desbordante con gran sala de estar abriéndose a exterior

El esfuerzo estructural permite abrir el espacio interior directamente al paisaje exterior sin interrupciones y acondicionarlo con una terraza a modo de porche que se extiende hasta una espectacular piscina infinita.

Terraza con porche, salón interior y piscina desbordante

El sofá modular, la mesa y las butacas de exterior que visten la terraza junto a la piscina son un diseño del propio arquitecto responsable del proyecto. Pertenecen a la colección Blau de Gandía Blasco.

Puerta de acceso a vivienda desde muro exterior a gran altura

El acceso se produce desde la calle superior y se da paso a los tres niveles en los que se distribuye la vivienda. Para preservar la privacidad, se levanta un muro de gran altura que rodea la parcela, en línea con la estética del conjunto de la vivienda. 

Zona de entrada con estructura de piedra a modo de escalera

La fenestración heterogénea del proyecto hace que el espacio interior de la vivienda resulte acotado, abierto y contemplativo según la planta en la que nos encontremos.

Cocina totalmente blanca, disposición en isla y sin armarios superiores

La cocina, totalmente blanca, ocupa un espacio de planta rectangular cuyo mobiliario de la firma Bulthaup de dispone en isla, con encimera de Krion, y prescinde de armarios superiores para aligerar visualmente el espacio y ceder todo el protagonismo a las panorámicas al exteriores. 

Sala de estar con mobiliario en blanco, módulo contenedor en azul y aperturas acristaladas hacia exterior

El salón diáfano y de gran amplitud mantiene la misma paleta cromática que el resto de la casa con el blanco como protagonista y el azul como color complementario, a juego con el cielo y el mar que bañan el paisaje gaditano. Uno de los sofás es el modelo Volage EX-S de Cassina y el otro el Freeman Tailor de Minotti, el aparador azul lacado en alto brillo es un diseño de Alfaro Hofmann y la mesa de centro es la Altavilla de Cappellini.

Vista cenital de la terraza junto a la psicina

Agua, piedra natural y cristal son los principales materiales que el estudio de arquitectura responsable del proyeto ha empleado en esta vivienda de Santa Pola cuyo objetivo es integrarse en el paisaje y formar parte del entorno.

Terraza con piscina infinita al atardecer

La amplia terraza con piscina desbordante se erige como un gran mirador al Mediterráneo que, con la isla de Tabarca a lo lejos, regala atardeceres de ensueño.

Terraza posterior de la vivienda con árboles delimitando el perímetro

La planta baja se abre mediante huecos sensiblemente cuadrados a sendos patios que dan al este y al oeste, convirtiéndose así en un espacio completamente pasante.

Butacas grises dispuestas en terraza posterior de vivienda, con el salón en el centro y al fondo la otra terraza con piscina

La terraza posterior está equipada con un par de estilizadas butacas, pertenecientes a la colección Blau, diseñadas por Fran Silvestre para Gandía Blasco. 

Lateral exterior de la vivienda, delimitada de vegetación y con vistas al mar

Para protegerse de las arquitecturas circundantes, el volumen del edificio está diseñado para ser lo más opaco posible al exterior y, al mismo tiempo, lo más abierto posible al paisaje.

Detalle arquitectónico de apertura de fachada a exterior

La fachada presenta dos aspectos, en su parte inferior está revestida de piedra gris y en la superior se impone el blanco, una tonalidad en clara alusión a la arquitectura tradicional de la zona y viviendas que la rodean.

Cerramiento acristalado corredero hacia habitación

Para favorecer la libre circulación de la luz por los diferentes rincones de la vivienda, se han empleado puertas correderas en cristal translúcido, de Rimadesio, para delimitar espacios interiores. 

Piscina interiror con cerramiento de cristal y pavimento y revestimiento de porcelánico beige

En el sótano de la vivienda, en una zona de gran privacidad, se encuentra la piscina interior, revestida de piedra natural en tonos neutros. Aquí, como gran parte de la vivienda, la división espacial se realiza con tabiquería de cristal para mantener una constante comunicación con el resto de espacios. 

Escaleras entre ambas plantas con aperturas verticales

La fuerte pendiente del terreno hace que la casa está formada por tres niveles que se comunican a través de escaleras de aspecto inmaculado, casi etéreo. 

Dormitorio con paredes y suelos blancos, ropa de cama en negro y apertura a exterior

El nivel superior de la casa consta de tres dormitorios, cada uno con su propio vestidor y baño. Por su parte, las grandes aperturas acristaladas dotan a las estancias de gran luminosidad y de vistas panorámicas al Mediterráneo.

Cuarto de baño con lavamanos integrado en encimera, módulo suspendido, cerramiento de cristal

Integrado en el dormitorio principal sin apenas cerramientos, este cuarto de baño de aspecto inmaculado y gran luminosidad se viste con mobiliario suspendido de Mapini, grifería empotrada en la pared de Cea Design e iluminación LED insertada en el espejo.

Balcón exterior a lo largo de toda la longitud de la vivienda que asoma en el piso superior tras cerramientos de cristal

La planta superior de la vivienda, destinada a zona de noche, se abre completamente al mar. La luz natural inunda los interiores blancos y serenos de estética minimalista gracias a los grandes cerramientos transparentes de cristal templado. En la parte exterior, una pasarela a modo de balcón se extiende a lo largo de toda la longitud de la vivienda y comunica las diferentes estancias. 

Zona de paso con pasillo con apertura a habitación y escaleras, todo en blanco

Los revestimientos y armarios de almacenaje están panelados de tablero de DM lacado en blanco, mientras que la cerrajería de toda la casa es a base de vidrio templado laminado.

El estudio Fran Silvestre Arquitectos ha proyectado en la localidad de Santa Pola esta vivienda que busca mimetizarse con el paisaje circundante. Situada en un bello enclave, frente a la isla de Tabarca, la construcción emerge y se eleva para convertirse en un mirador que asoma libremente sobre el Mediterráneo. Condicionada por la pendiente del terreno, la vivienda se organiza en tres niveles partiendo del sótano, excavado en la tierra, donde se ubica la zona de servicio, lavadero, gimnasio y piscina interior. Sobre esta base se levanta la planta baja, destinada a zona de día, diáfana y de gran amplitud. Sobre esta base se levanta la planta baja, diáfana y de gran amplitud, destinada a zona de día. Aquí salón y comedor ocupan el espacio principal y se abren hacia la terraza y la piscina infinita gracias a los cerramientos correderos acristalados que, una vez abiertos, desdibujan los límites entre interior y exterior. La última de las plantas está destinada a zona de noche, con tres dormitorios con balcón, teñidas de un blanco puro, que se abren por completo al exterior

Desde la calle, la casa se presenta como una estructura privada y casi monolítica, con todas las vistas y aberturas aprovechando las vistas al mar en la parte trasera de la propiedad. Si bien la parte baja de la fachada está revestida de piedra natural gris, en un intento de mimetizarse con la textura de las montañas circundantes, la superior apuesta por una apariencia blanca, la misma que las arquitecturas tradicionales del lugar.

La fenestración es también heterogénea en el proyecto. Mirando a la calle una ventana baja y longitudinal ilumina y ventila el corredor confiriéndole privacidad. La planta baja, por su parte, se abre mediante huecos sensiblemente cuadrados hacia los patios colocados a ambos lados de la casa. Y la planta superior tiene un único hueco que, a modo de balcón, asoma hacia el mar.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?