Un loft 'puntocom'

Rehabilitación de un almacén para convertirlo en apartamento en el barrio más en alza de San Francisco, SoMa, por Lineoffice Architecture

1 / 13
Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

Loft en San Francisco, por LIineoffice Architecture

SoMa (South of Market) es un gran distrito de San Francisco plagado de viejos almacenes y donde se encuentran algunos de sus principales museos y las sedes de grandes multinacionales de la industria del software. Esta área industrial se convirtió en los 80 y 90 en una de las zonas nocturnas más activas de la ciudad, donde abundaban los bares, las discotecas y las raves. Por sus carácter céntrico y sus bajos precios también vio llegar a los pioneros de las puntocom, que poco a poco fueron desplazando a los punkies. Y con el éxito de los primeros y el florecimiento gradual de rascacielos sufrió el previsible proceso de gentrificación.

La rehabilitación de este viejo almacén a cargo de algo más de 100 metros cuadrados a cargo del estudio Lineoffice Architecture se enmarca en este proceso de transformación. El objetivo del proyecto era que el propietario disfrutara de un espacio abierto e ininterrumpido, a imagen y semejanza de los lofts de Nueva York. Después de tirar abajo lo que había, se insertaron dos elementos esculturales: una columna vertebral de múltiples lados que se desliza de un extremo al otro del apartamento y una estructura sólida en la que se integran el cuarto de baño y el cuarto de la ropa.

Esa columna vertebral contiene componentes domésticos de uso diario, como cajones y armarios de cocina, y sirve de referencia vital mientras se navega por los sutiles límites entre la entrada, el dormitorio, la cocina y el salón. La estructura sólida está definida por las puertas y paneles de acero y nogal para indicar los puntos de acceso al baño y lavandería. Estas impresiones en las paredes de yeso en blanco se hacen eco de los materiales y las proporciones de la columna vertebral más articulada.

El carácter material de estos elementos –acero ennegrecido, carpintería de chapa pintada y nogal, granito negro y acristalamiento translúcido– se seleccionó para complementar y exhibir las columnas, vigas y techos de madera sin sobrepasar el espacio.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?