La vegetación esconde el secreto mejor guardado de esta casa: la piscina

Este moderno refugio en contacto directo con la naturaleza es uno de los últimos proyectos del estudio Perkins + Will en la localidad brasileña de Ribeirão Preto. Y lo confesamos, su piscina nos ha cautivado.

1 / 10
Fachada exterior con jardín junto a puerta de acceso, estructura de cristal, planta en L con terraza exterior y piscina en voladizo

La vivienda proyectada por el estudio Perkins + Will, con sede en São Paulo, se divide en dos volúmenes conectados entre sí en forma de L, en los que todas las habitaciones tienen acceso a los jardines y a la densa vegetación que envuelve todo el proyecto situado en el municipio brasileño de Ribeirão Preto.

Piscina alargada exterior, vegetación tropical, terraza exterior con butacas grises,

La piscina es uno de los elementos más llamativos del proyecto. En combinación con las superficies de hormigón y los planos de madera, sobre sus aguas se reflejan parte de los exuberantes jardines que la rodean en un equilibrado juego de elementos que hacen del lugar algo casi paradisíaco.

Hamacas junto a piscina alargada, cerramiento de cristal y frentes de madera alistonada, estructura de hormigón

En algunas partes de la fachada se han instalando paramentos de madera que contribuyen a una estética serena, aumentan la privacidad de ciertas estancias y favorecen una correcta ventilación de la casa, especialmente en un enclave donde las temperaturas tienden a ser elevadas.

Cocina abierta a comedor, apertura a terraza exterior con cerramiento de cristal y alistonado de madera, fotos en mared, alfombra en comedor, sillas de madera estilo clásico

Una particularidad de la casa es la fusión que se crea entre el diseño interior y exterior, y la conexión que se crea entre ambos universos. Los espacios interiores tienden a abrirse extendiéndose más allá de sus límites gracias a la completa apertura de sus cerramientos de cristal.

Vista nocturna de exterior vivienda con sillones, butacas y mesa en negro, arbol en centro terraza, cerramiento cristal con sofá en salón, comedor y cocina abierta.

La sala de estar se abre y se crea un agradable flujo hacia la terraza exterior que descansa junto a la piscina. Todo ello reconectando a los propietarios de la vivienda con la naturaleza, aumentando la interacción con el entorno externo de la mejor manera posible.

Piscina exterior en voladizo, jardin planta inferior, vegetación exótica, planta con techo en voladizo

Uno de los mayores retos por parte del estudio Perkins+Will fue hacer frente a la acentuada pendiente natural que presentaba el terreno. Para ser lo más respetuoso con el paisaje, se optó por acomodar la casa al entorno creando dos volúmenes.

Piscina de hormigon en la selva

De planta rectangular, en línea con los volúmenes de la vivienda, la imponente piscina de hormigón presenta una estructura sobresaliente que se asienta sobre el declive. De este modo, parece que mientras se nada se esté suspendido entre rica y densa vegetación tropical.

Interior con cuadros de pinturas abstractas, plantas y paisaje frondoso, jardín exterior, bajocubierta de madera

La transparencia en las paredes de vidrio y la presencia de un material natural como la madera aumentan el contacto constante con la naturaleza. Para completar esa unión con el entorno, los diseñadores añadieron un techo revestido de vegetación encima del segundo volumen.

Cubierta en voladizo, bajocubierta en madera alistonada, cerramiento acristalado edificio, doble nivel, vegetación en el entorno

Construida con una equilibrada combinación de madera, acero, hormigón y vidrio, la vivienda consigue proyectar un estilo contemporáneo, a la vez que resulta familiar y acogedor. Todo ello para dar respuesta a las necesidades de una pareja joven con dos hijos.

Exterior estructura fachada con cubierta sobresaliente y cobertizo para coches

A pie de calle, un amplio porche rectangular se habilita como zona de aparcamiento protegida del sol. La entrada principal se halla en el primer de los dos volúmenes que conforman la vivienda, destinado a las áreas sociales y provisto de un amplio el techo rectangular en voladizo.

Las dificultades del terreno donde se emplaza hoy esta vivienda no fueron obstáculo para que el estudio de arquitectura Perkins + Will, con sede en São Paulo, aceptara el desafío de construir una casa para una familia con dos hijos. Para hacer frente al fuerte desnivel y ser lo más respetuosos con el entorno natural, los arquitectos apostaron por dividir el programa en dos volúmenes, siguiendo una disposición en L. De este modo, el primero de ellos, dispuesto en la zona más elevada del terreno, contiene la entrada principal y está destinado a las áreas sociales. Esta porción forma una especie de escudo sobre el siguiente volumen, con el fin de aumentar el aislamiento entre las áreas y delimitar bien los espacios privados y públicos. El segundo, a su vez, se emplaza en la sección inferior del terreno y se reserva para usos privados. La distribución del conjunto permite el acceso directo a los jardines desde todas las habitaciones de la casa, proporcionando una conexión directa con la naturaleza y mejorando el aislamiento y la ventilación en todas las áreas.

En términos de materialidad, la vivienda se viste sobre un esqueleto de hormigón, salpicado de cálidos acentos de madera y cerramientos de cristal que en ocasiones se abren para dejar que el interior se extienda más allá de sus límites y establezca un diálogo con el exterior. La vivienda está pensada para servir como un refugio moderno y conectado con la naturaleza. Tal experiencia biofísica­, cuyo objetivo es relacionar a las personas con el entorno natural, se acompaña de una cubierta verde o ajardinada encima del segundo volumen que, a su vez, mejora las condiciones térmicas en un enclave caracterizado por las altas temperaturas.

El nivel superior consta de varias áreas de diferente naturaleza. Un garaje flanquea el lado norte de la casa, mientras que una zona de ocio se extiende hacia el oeste dando cabida a un gimnasio y a una sala de cine en casa. La parte central comprende una cocina, un comedor y una sala de estar. Esta última se abre al exterior enlazando con una amplia terraza con vistas a la espectacular piscina de hormigón que queda suspendida sobre el terreno. Para el interior se han empleado materiales terrosos para ayudar a reforzar la conexión con la naturaleza. Grandes extensiones de vidrio dejan ver la rica vegetación circundante, que incluye helechos, palmeras y otros follajes tropicales.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?