Una casa de campo muy moderna, rodeada de bosque, con arte, diseño y buena arquitectura

Ubicar esta casa en un terreno inclinado con un bosque incluido ha sido uno de los grandes retos del arquitecto Damián Ribas. La interiorista Carmina Baygual ha sumado luz a raudales y color al conjunto

Este es el cuarto proyecto del arquitecto barcelonés Damián Ribas en la villa de Llabià (Girona), en la comarca del Bajo Ampurdán , tierra de colinas y masías. Conoce el terreno como la palma de su mano, y por eso solventó eficazmente el reto que suponía esta compleja parcela con un salto topográfico elevado y un bosque de alcornoques y encinas.

Fue el encargo de un matrimonio que acudió a Ribas, atraído por el juego volumétrico de piezas que suele aplicar a sus trabajos. Coincide que es también la cuarta vez que dicha pareja solicitó la ayuda de Carmina Baygual (CB Interiorismo) para que realizara el interiorismo de la casa, ubicada en un pequeño claro en la parte central del solar. Los dueños pidieron tanto a Baygual como a Ribas que introdujeran elementos tradicionales de una forma actual. “No queríamos hacer una falsa masía, sino una construcción moderna con materiales de kilómetro cero (esto es, económicos, sostenibles, que aguanten el paso del tiempo), pero configurados con grandes aberturas que se integran en el entorno rústico sin ser agresivos con él”, dice Ribas. Se dispuso, por ejemplo, de teja árabe recuperada de derribos de masías para las cubiertas y de piedra recogida de la propia excavación con mortero de cal para los bancales y los muros exteriores.

Dentro, Carmina Baygual pintó un lienzo en blanco para asentar una base luminosa en la que brillaran modernos muebles realizados a medida. “Había que sacar jugo a la arquitectura sencilla. El mobiliario tenía que huir de los tonos neutros y aportar color y actualidad. Todos los materiales son de la más alta calidad, naturales, como los sofás de lino, la alfombra de esparto manual de la zona de estar, la alfombra oriental antigua de la entrada y los estampados 100% de algodón, sin mezcla”, comenta la decoradora. Otro toque tradicional lo aportan las grandes vasijas de la entrada, que se compraron en un anticuario y, en un gesto audaz, se colocaron del revés. En este hogar es imposible escapar a la luz. “La iluminación juega un papel importante y está muy estudiada. No hay ningún foco, todo es luz indirecta o baja”, concluye Carmina.

1 / 8
Casa moderna en la costa brava exterior piscina

En el comedor exterior, una mesa procedente de Antic Mistaire y sillas Tärnö, de IKEA. Se han utilizado materiales de kilómetro cero, económicos, sostenibles, que aguanten el paso del tiempo y se integren en el entorno rústico. AyD_

Casa moderna en la costa brava tumbonas

Se dispuso de piedra recogida de la propia excavación para los bancales y los muros exteriores para los que también se empleó mortero de cal. La piscina se ha construido aprovechando uno de los muros.

Casa moderna en la costa brava salon

La butaca con reposapiés Ravioli, de Greg Lynn para Vitra. Puf cilíndrico comprado en Última Parada. Sobre la mesa de centro, adquirida en Antic Mistaire, un móvil de Manuel Marín, en Serge Castella.

 

Casa moderna en la costa brava salon abierto al exterior

Los sofás han sido realizados por Cusó Tapiceros. A los lados, mesas de apoyo realizadas en Ferreria Lluís Coll, de La Bisbal. Sobre ellas, lámparas Atollo, de Vico Magistretti para Oluce, en Punto Luz. En la pared, marcos y obra procedentes de Lab Art

Casa moderna en la costa brava comedor con banco de obra

Casa moderna en la costa brava comedor con banco de obra

En la zona de comedor, la mesa de madera se ha comprado en Antic Mistaire. Las sillas se han adquirido en Sit Down. Bancada tapizada

con tejido Audrey, de Güell-Lamadrid. La lámpara de techo es la Bohemia Green, un diseño de Joan Gaspar para Marset, en Punto Luz.

Casa moderna en la costa brava cocina

La cocina, diseño de Carmina Baygual, incorpora una isla central de granito. El mobiliario integral se ha realizado en Fusteria Serradell, con encimeras de Silestone Zeus, en Marbres Les Gavarres. Taburetes, de la tienda Bambu Bambú, en La Bisbal.

Casa moderna en la costa brava entrada recibidor

A petición de los clientes, Carmina Baygual huyó de los tonos neutros en las tapicerías y los objetos para aportar color a partir de la base arquitectónica blanca y sobria. Armarios y bancada realizados a medida. Escultura móvil de Manuel Marín, en Serge Castella.

Casa moderna en la costa brava dormitorio

En el dormitorio principal, mesillas de noche adquiridas en Habitat. Lámparas de techo, en La Casa de las Lámparas Abeluz. La ropa de cama es de Zara Home. En la pared, una obra del artista Albert Chubac, datada en los años cincuenta y comprada en Serge Castella. AyD_

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?