Las molduras no son cosa del pasado

En esta vivienda del estudio Ele Room 62 en el barrio de Salamanca, las molduras de Orac Decor armonizan con papeles pintados, lámparas colgantes y juegos de tono sobre tono.

1 / 8
ELEROOM62GOMEZULLA 055

Los motivos vegetales en las paredes y los tonos verdes en los tapizados aportan frescura al ambiente.

ELEROOM62GOMEZULLA 031

En la zona del salón y el comedor, la arquitectura interior se enmarca en blanco y negro; desde el suelo, mediante los zócalos altos pintados en negro de la serie High Line de Orac Decor y desde el techo, gracias a las cornisas de la misma firma, en su imprimación original blanca.

ELEROOM62GOMEZULLA 034

En una de las paredes se ha creado un patrón geométrico con distintas molduras que redimensiona el espacio y lo hace estéticamente original.

ELEROOM62GOMEZULLA 012

La celosía de la entrada, diseñada en damero, es un elemento importante del proyecto de interiorismo.

ELEROOM62GOMEZULLA 052

Puertas escamoteables y diseñadas con cuarterones transparentes separan con elegancia los ambientes sin restar ligereza y luminosidad al espacio.

ELEROOM62GOMEZULLA 060

En este dormitorio se ha dispuesto a modo de cabecero, un gran mural pintado con motivos vegetales de la firma Arte, que se ha enmarcado con molduras Orac Decor, que van de suelo a techo

ELEROOM62GOMEZULLA 085

La iluminación LED indirecta que proviene del techo foseado aporta calidez a la estancia, mientras que las molduras que lo enmarcan enfatizan la elegancia de la estancia.

ELEROOM62GOMEZULLA 116

Al final del pasillo se encuentra el dormitorio de los hijos.

Quien piense que una pared con molduras es propio de un espacio clásico y pasado de moda desconoce hasta qué punto este elemento decorativo ha sido capaz de adaptarse a los nuevos tiempos y tendencias decorativas. Añadir relieve a las paredes para dar profundidad y personalidad al espacio se ha convertido en una opción muy atractiva, máxime cuando los nuevos productos ya no requieren las habilidades artesanas de antaño y ahora son mucho más fáciles de colocar en proyectos de reforma

Las interioristas Silvia Trigueros e Inmaculada Recio, al frente del estudio Ele Room 62, han probado las bondades de las molduras Orac Decor® en esta vivienda en el distinguido barrio madrileño de Salamanca. El espacio destaca por un diseño interior muy trabajado, donde armonizan con distinción y elegancia papeles pintados selectivamente escogidos, texturas aterciopeladas, lámparas colgantes y juegos de tono sobre tono en paredes y el mobiliario.

Un ejemplo de la intervención es el dormitorio, en donde las interioristas han realizado un interesante ejercicio de estilo sustituyendo el clásico concepto de cabecero del dormitorio por un gran mural pintado con motivos vegetales de la firma Arte, que se ha enmarcado con molduras Orac Decor®, que van de suelo a techo. Formando rectángulos verticales pintados en un tono azul intenso, estos perfiles aportan una increíble dimensión al espacio y destacan gracias al contraste de la blancura del resto de las paredes y el techo. El conjunto lo completan dos brillantes lámparas colgantes.

La cocina abierta se integra de la manera más elegante en la zona de estar y comedor. En esta área, la arquitectura interior se enmarca en blanco y negro; desde el suelo, mediante los zócalos altos pintados en negro de la serie High Line de Orac Decor y desde el techo, gracias a las cornisas de la misma firma, en su imprimación original blanca.

En las paredes se ha jugado con distintos diseños, unas se han pintado en un tono oscuro verdoso, otras se han dejado en blanco, otras aportan frescura gracias a un bello papel pintado con ornamentación vegetal. Destaca el diseño realizado especialmente por Ele Room 62 para este proyecto en una de las paredes, donde crearon un patrón geométrico con distintas molduras que redimensiona el espacio y lo hace estéticamente original.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?