En esta casa mallorquina, la piedra es un material muy cariñoso

En un diálogo permanente entre interior y exterior, el arquitecto Antonio García-Ruiz proyecta esta vivienda en Mallorca convirtiendo a cada estancia en verdaderos miradores hacia el paisaje circundante

1 / 10
Exterior de la vivienda con fachada en blanco y piedra, rodeada de una densa vegetación

El arquitecto Antonio García-Ruiz es el artífice de este proyecto de vivienda unifamiliar situada en la isla de Mallorca, estructurada en varios niveles que se abren al paisaje exterior a través de grandes cerramientos acristalados de Technal.

Vistaz cenital de la casa con los diferentes módulos separados con muros de piedra y gran piscina

La vivienda, situada junto a un denso bosque y rodeada de un entorno natural, se alza formando tres secciones dispuestas a diferentes distancias y rematadas por una piscina infinita que asoma caprichosa hacia el paisaje circundante.

Entrada principal de la casa con estructura central revestida de madera y muros de piedra

La zona de acceso a la casa cuenta con un camino de hormigón, flanqueado por árboles y vegetación propia de Mediterráneo, y presenta un frente de fachada revestido de madera que contrasta con el blanco dominante y los muros y frentes de piedra.

Secuencia de ventanas verticales junto a la puerta de entrada con muros de piedra y árboles frutales

La construcción se dispone a partir de varias crujías que se desplazan unas respecto a otras a través de unos muros transversales aplacados de piedra que sobresalen tanto en altura como en longitud.

Salón con grandes sofás en tonos crudo, mesa de centro de cristal y madra, alfombra gris y pared revestida de piedra con chimenea integrada

Diáfano, sobrio y equipado con un mobiliario de diseños compactos, el salón establece un original juego de texturas y materiales entre la robustez de los revestimientos de piedra y la ligereza de los cerramientos acristalados.

Gran lucernario en la zona central del salón y grandes cerramientos correderos de cristal transparente hacia la terraza exterior

La fuerte conexión entre el interior y el exterior de la vivienda ha sido posible gracias a las grandes aberturas proyectadas donde se han colocado correderas de cristal de Technal de diferentes modelos, todos ellos bajo un diseño de líneas simples y depuradas.

Porche exterior con sofás de fibra trenzada y gran mesa de centro, cerramientos de cristal a salón y balcones de nivel superior

El salón se prolonga más allá de sus límites y se abre a una terraza cubierta y se prolonga hasta alcanzar la piscina infinita. Los límites entre dentro-fuera vienen marcados por una amplia corredera de Technal, con hoja oculta LUMEAL, dotada de la clase de resistencia a la efracción RC3.

Zona de paso con hueco de escalera revestida de cristal transparente, mueble suspendido y luminarias supendidas a gran altura

La vivienda está sstructurada por niveles y todas las plantas quedan conectadas a través de una escalera interior de doble altura situada en el vestíbulo, donde grandes luminarias suspendidas descienden del techo creando una mayor sensación de amplitud.

Zona de vestidor con serie de armarios lacados brillantes junto a dormitorio y con zona de trabajo

Una serie de armarios en acabado lacado brillante visten toda la zona de vestidor, situada dentro del dormitorio. Junto a ella, una mesa de trabajo, que hace las veces de tocador, se dispone junto al extremo de la habitación dotándola de mayor funcionalidad.

Dormitorio con pared de cabecero revestida de madera, ropa de cama en azul petróleo, mesita con bancada en perímetro de pared, cerramiento de cristal

El dormitorio, presidido por la cama y un gran frente de pared revestido de madera, disfruta de grandes vistas panorámicas de los alrededores gracias a los grandes ventanales de Technal que convierten a la estancia en un mirador de excepción.

Decía Le Corbusier que “la naturaleza se hace paisaje cuando el hombre la enmarca”. En este proyecto de vivienda unifamiliar en Mallorca es el arquitecto local Antonio García-Ruiz el encargado de enmarcar un entorno natural y convertirlo en protagonista del espacio, tanto exterior como interior.

Asentada en un terreno en pendiente, la construcción se organiza en diferentes niveles que asoman hacia el paisaje gracias a grandes cerramientos acristalados de diseño minimalista de Technal. Asimismo, la vivienda se dispone a partir de varias crujías que se desplazan unas respecto a otras a través de unos muros transversales de piedra natural que sobresalen en fachada tanto en altura como en longitud.

Tras acceder a la vivienda por una fracción de fachada revestida de madera se accede al vestíbulo de doble altura donde una escalera interior conecta los diferentes niveles. A un lado de este vestíbulo se encuentra el salón, un espacio diáfano, acogedor y luminoso que se extiende hacia la terraza gracias a los cerramientos correderos de grandes dimensiones, de hoja oculta y diseño minimalista, de Technal, que desdibujan los límites entre interior y exterior, convirtiéndose en grandes aliados arquitectónicos en busca de la máxima transparencia e integración con el paisaje. Al otro lado del vestíbulo, se encuentra la cocina-comedor y una habitación. Asimismo, el resto de habitaciones (cuatro), una sala de cine, gimnasio y vestuario completan el programa de estancias de esta vivienda donde se combina a la perfección la calidez y los tonos piedra con la estética de los cerramientos de aluminio.

De cara al exterior, un gran porche protege longitudinalmente toda la terraza y el mobiliario que en ella se emplaza antes de dar paso a la zona de solárium y a la piscina infinita de planta rectangular que se asoma hacia el paisaje en una conexión plena con el entorno natural.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?