Una moderna casa de madera conectada con el paisaje brasileño que la rodea

Materiales locales como la piedra y la madera certificada dan forma a esta casa en São Paulo del estudio Jacobsen Arquitetura. Su volumen longitudinal de dos plantas, cobijado bajo una espectacular cubierta con pronunciados aleros de cuatro metros y perfectamente integrado en el entorno, responde a la intención de que la casa mire al bosque hacia un lado y a los campos de naranjos al atardecer al otro.

Con un bosque en los fondos del terreno y la visión frontal de campos de naranjos al atardecer, y con extensiones laterales que pronto ocuparán casas vecinas, el proyecto del estudio Jacobsen Arquitetura para esta casa arranca de una lectura visual del paisaje y del cálculo de una óptima perspectiva de visión desde la vivienda. Así surgió –cuentan– la imagen de un volumen longitudinal, con aleros que forman galerías abiertas y transparentes. Está construida en el nivel más alto del terreno para mejor disfrute del paisaje, con una planta baja camuflada por pendientes de vegetación y muros de piedra y una escalera de inclinación mínima, con acantos plantados en los extremos de cada peldaño y la luz natural descendente de una abertura en el techo.

La conexión entre los niveles y de estos con el exterior no puede ser más placentera. La planta principal, tan ancha como la parcela, dispone de gran amplitud para la distribución de zonas sociales y nocturnas. La sala y el comedor están abiertos a ambos lados e integrados por la amplia cubierta y aleros de cuatro metros. El suelo de piedra de las salas se prolonga en el exterior, formando una terraza y rodeando la piscina. Al fondo del jardín, la mansa frescura del bosque. De cerca y de lejos, desde abajo y a vista de pájaro, destaca la levedad del volumen, con sus materiales esenciales (madera y piedra) y sus extensos planos horizontales que lo dibujan, discretos, en el paisaje.

1 / 10
Casa de madera en Brasil rodeada de bosques fachada

A vista de pájaro la casa aparece envuelta por la vegetación. Su horizontalidad le permite no sobresalir por encima de los magníficos árboles que la rodean, materializando la intención de fundir la construcción con el entorno.

Casa de madera en Brasil rodeada de bosques fachada con tejado a dos aguas

"De la lectura del lugar surgió la imagen de un volumen longitudinal, con amplios y esbeltos aleros que forman galerías generosas, completamente abierto y con ventilación cruzada", afirma el estudio.

Casa de madera en Brasil rodeada de bosques fachada con comedor exterior

En el centro del volumen se encuentra la zona de día, abierta a ambos lados y al porche. El suelo de piedra de las habitaciones se prolonga hacia el exterior formando terraza y piscina; la protección de los árboles en el bosque garantiza un jardín tranquilo y privado.

Casa de madera en Brasil rodeada de bosques piscina con muro de piedra

En el porche, resguardado del sol por un generoso alero revestido de madera, se han creado una zona de estar y una de comedor. En esta última, en torno a la mesa, las sillas Maresia, un diseño de Carlos Motta, realizadas con madera de cumarú proveniente de bosques certificados. En la zona de estar se ha optado por las butacas y los sofás Parati, también diseñados por Carlos Motta.

Casa de madera en Brasil rodeada de bosques piscina

Para aprovechar mejor las vistas circundantes, se elevó la construcción al nivel más alto del terreno, permitiendo una planta semisótano camuflada por taludes de vegetación y muros de piedra donde se ubica el garaje, las áreas técnicas y de servicio. La piscina corre en perpendicular al muro.

Casa de madera en Brasil rodeada de bosques salon con chimenea y sofa blanco

Arriba se puede ver la librería y la chimenea diseñadas por Jacobsen Arquitetura y Marcela Ernani. Para revestir el frontal de la chimenea se ha utilizado la misma madera carbonizada de los cerramientos exteriores. Piezas de artesanía, de Artes do Imaginario Brasileiro.

Casa de madera en Brasil rodeada de bosques salon

La mesa de centro se ha hecho a medida por Carpintería Viecelli. La mesita auxiliar, en primer plano, es una pieza vintage del diseñador Gustavo Dias. Las butacas, también vintage, son el modelo Benjamin, de Sergio Rodrigues. Alfombra, de Hariz Haus.

Casa de madera en Brasil rodeada de bosques salon abierto

Las puertas correderas de cristal y aluminio permiten una perfecta conexión entre el interior y el exterior, desdibujando los límites cuando permanecen abiertas. Para tamizar la brillante luz natural de esta parte de Brasil, se ha optado por vaporosas cortinas de lino que aportan sensación de movimiento.

Casa de madera en Brasil rodeada de bosques salon con sofa blanco

En la terraza que se abre en la fachada trasera, en paralelo al porche, la experiencia es más privada: se ha concebido como un espacio para gozar de las vistas y del atardecer, aprovechando la amplia bancada que se extiende de lado a lado.

Casa de madera en Brasil rodeada de bosques escaleras de entrada

La conexión entre los dos niveles de la casa se diseñó para ser lo más natural y placentera posible: una amplia escalera, con mínima inclinación, en la que los escalones se convierten en jardineras y la luz natural penetra por una abertura en el techo, de la misma dimensión que la escalera. En el piso principal, que ocupa todo el ancho del terreno, se encuentran las áreas sociales y los dormitorios.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?