Juego de colores y texturas a medida en este piso en Madrid

Verdes cálidos, mármoles de colores y maderas teñidas llenan de carácter este piso en Madrid en el que el estudio de Plutarco ha proyectado espacios funcionales para convivir.

La cocina, diseñada a medida, ofrece zonas de trabajo amplias y un gran espacio de almacenamiento, con estanterías integradas

La cocina, diseñada a medida, ofrece zonas de trabajo amplias y un gran espacio de almacenamiento, con estanterías integradas

Una gran terraza con vistas define el proyecto de reforma realizado en este piso en Madrid situado en una quinta planta. Ubicado en el Paseo de la Habana, muy próximo a la Castellana, la vivienda cuenta con 110 metros cuadrados que han pasado de una distribución compartimentada y una "sensación claustrofóbica", como explican desde Plutarco, a ser un espacio fluido y abierto. "Decidimos empezar de cero quitando el falso techo, eliminando todos los tabiques y descubriendo la estructura de hormigón para dejarla vista y poder trabajar con un espacio limpio", nos cuentan desde el estudio.

Tras la reforma, el protagonismo se lo llevan las zonas comunes, diseñadas en torno a la terraza y con un carácter funcional y acogedor. "Los clientes necesitaban un piso con un dormitorio principal con un gran vestidor y zona de trabajo, uno secundario para visitas y también querían priorizar las zonas comunes en relación a la terraza", señalan. Para ello, decidieron mover la cocina a la parte exterior y crear un gran espacio compartido entre la cocina el comedor y el salón.

La clave de la fluidez entre los espacios está en la paleta de colores cálidos, así como en el uso de materiales nobles como la madera maciza, la madera de roble teñida o los mármoles. En la cocina, el verde agrisado de la madera teñida y el mármol negro, dialogan con mucha fluidez con la estructura de hormigón. Además, se han creado varios espacios diferenciados. Desde la encimera que se extiende para crear una barra de desayuno y la isla central, hasta la mesa de comedor que surge como una propia extensión de la isla y se convierte en el centro del espacio común.

El suelo, de microcemento en la cocina y de madera en el comedor y salón, actúa como elemento visual divisorio. También los colores verdes son los protagonistas en la zona del salón junto con un árbol artificial de That Hat Madrid. "La silla Ekstrem en negro y las mesas de Hay aportan los toques en negro que junto a la iluminación, la mesa de comedor y la encimera de la cocinan hacen de hilo conductor en este espacio compartido", explican los arquitectos.

Para separar el pasillo de la zona común, se ha diseñado una estantería hecha a medida integrada entre la estructura de hormigón. Creando transiciones hacia las zonas privadas, se ha utilizado microcemento blanco para las zonas de paso, en el que se ocultan las puertas de dormitorios y baño. Cálido y sencillo, el dormitorio aparece como un espacio de calma y refugio. Un cabecero a medida en color azul se combina con tonos beige y la lámpara de Muler Van Severen a tono con las estanterías. Los baños, por último, son la guinda del pastel de este proyecto, con lavabos y muebles en mármol, azul intenso para uno de ellos y beige y rosados, para el otro.

1 /17
DSC 8271

En el salón, el árbol artificial de That Hat Madrid aporta un toque fresco al ambiente cálido. El uso del negro a través de la silla Ekstrem y las mesas de Hay, así como las luminarias y apliques, dialogan con elementos como el mármol negro usado en la cocina.

DSC 8283

La estantería diseñada a medida e integrada en la estructura de hormigón actúa como elemento divisorio entre el salón y el pasillo.

DSC 8294

La extensión de la encimera crea una elegante barra de desayuno, otro de los rincones funcionales con los que se ha aprovechado al máximo el espacio de esta zona común y abierta.

DSC 8299

La mesa de comedor, que surge literalmente de la isla de la cocina, establece el diálogo entre esta estancia y el salón. El suelo de madera lo diferencia del microcemento utilizado en la zona de la cocina, como un elemento visual que delimita y comunica.

DSC 8304

Diseñada a medida y con muebles en madera teñida en un color verde grisáceo, la cocina surge como un espacio funcional y acogedor.

DSC 8316

La cocina, diseñada a medida, ofrece zonas de trabajo amplias y un gran espacio de almacenamiento, con estanterías integradas.

DSC 8332

Originalmente el piso, de 110 metros cuadrados, estaba compartimentado y contaba con falsos techos. Con la reforma se ha transformado en un espacio abierto en el que las zonas comunes forman un todo.

DSC 8341

El mármol negro dialoga con el hormigón. De forma equilibrada los materiales y texturas dialogan entre sí potenciando los volúmenes y la funcionalidad del espacio.

DSC 8351

El proyecto se ha enfocado en dar protagonismo a la terraza exterior, abriendo las zonas comunes a la luz natural.

DSC 8365

Para las zonas de paso se ha empleado microcemento blanco. En esta textura se ocultan las puertas de acceso a los dormitorios y los baños.

DSC 8402

De nuevo el color es protagonista en el dormitorio, con un cabecero en color azul que se extiende en los laterales para crear zonas de almacenaje.

DSC 8403

La lámpara de Muler Van Severen aporta un toque muy especial al dormitorio. Las estanterías integradas en la pared también señalan esta personalidad única que huye de los clichés.

DSC 8406

Uno de los baños en tonos beige y rosados, con un diseño cálido y suave.

DSC 8424

El mármol rosado en la encimera y el lavabo aporta elegancia y una sensación muy acogedora, creando un espacio muy confortable.

DSC 8436

En contraste, el otro baño ha sido diseñado en color azul intenso, creándose un espacio totalmente diferenciado del resto.

DSC 8445

La encimera y el lavabo están revestidos con mármol gris, una textura elegante que combina a la perfección con el color azul.

DSC 8475

Los propietarios de esta vivienda en Madrid necesitaban también crear una zona de trabajo funcional y con intimidad.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?