Una cabaña (que parecen cuatro) low cost y ecológica para pasar el fin de semana

En un idílicio enclave natural, a orillas de un estanque, el estudio de arquitectura Atelier 111 ha proyectado esta vivienda inspirada en las tradicionales cabañas de madera.

1 / 16
Vista exterior con paisaje natural del entorno de las cabañas

El estudio de arquitectura Atelier 111 Architekti, con sede en Praga, ha diseñado esta casa de campo situada a orillas de un estanque en la región checa de Vysočina, al sur de país.

Estructura de cuatro módulos, tres de ellos unidos con una gran apertura en fachada trasera junto a puerta de entrada

Siguiendo las normas de construcción locales, el espacio construido de 50 m2 consiste en cuatro pequeños bloques que se elevan hasta 5 metros de altura.

Cubículos de madera sobre suelo ajardinado

Construida íntegramente de madera, la disposición espacial abierta de la casa la convierte en una vivienda moderna y contemporánea.

Cerramientos de cristal transparente y perfilería de aluminio junto a estructura revestida de madera

Todas las puertas se integran en la estructura revestida de madera natural y ocultan el resto de estancias que requieren mayor privacidad como dormitorios y baños. 

Vista exterior de la vivienda con las diferentes unidades a dos aguas con fachada de madera

De los cuatro bloques, uno de ellos se ha proyectado de forma independiente y actúa como almacén.

Porche cubierto con vistas al paisaje natural colindante

El bloque que queda separado del resto incluye un porche cubierto para el secado de las redes de pesca.

Puerta de entrada a la cabaña totalmente integrada a la fachada de madera alistonada

A su vez, esta unidad independiente presenta un acceso de amplias dimensiones, con doble puerta, que constrasta con la entrada principal a la vivienda, de una sola puerta, situada en el bloque central de los tres que están unidos.

Apertura en fachada con vista interior a zona de estar con chimenea y vistas al lado del estanco

Las grandes ventanas que se abren en fachada permiten que el entorno natural inunde todos los espacios interiores de la vivienda.

Cocina revestida de madera, con encimera y salpicadero en blanco, sillas y sofá en grisl, aperturas laterales a exterior

La cocina y el dormitorio dan al estanque cercano, mientras que el salón se abre a la zona arbolada.

Mesa de cocina rectaungular de madera, techo a dos aguas todo revestido de madera, luminaria suspendida

El empleo del justo mobiliario ayuda a la fluida y despejada circulación, a la vez que añade riqueza y calidez a los interiores de esta casa de vacaciones.

Puertas integradas en estructura de madera natural, luminaria suspendida blanca, silla ne gris

Junto a la cocina, se ha creado un espacio abuhardillado más bien pequeño destinado a ser un espacio de descanso para los niños.

 

Vista lateral de exterrior de madera alistonada junto a estanque y entorno natural

El porche regala una zona de estar en el que simplemente disfrutar del aire libre y de la contemplación silenciosa rodeada de belleza natural.

Pequeña ventana en fachada en la parte superior bajo cubierta a dos aguas

En las estancias de noche, la búsqueda de mayor intimidad reduce las aperturas en la fachada posterior al estanque a la mínima expresión, como esta pequeña apertura bajo el techo a dos aguas. 

Atardecer junto al estanque con aperturas en fachada

Esta vivienda de configuración simple, a la vez que muy efectiva, optimiza su programa y se abre hábilmente al increíble paisaje que la rodea.

Atardecer junto al estanque con aperturas en fachada

Los muebles a medida completan la elegancia de un diseño minimalista que prima la tranquilidad y el contacto directo con la naturaleza.

Vista nocturna de las cabañas co la iluminación interior y estructura reflejada en el agua

La pequeña casa de vacaciones para la familia de propietarios resulta el enclave ideal para escaparse de la ciudad cualquier fin de semana. 

La región de Vysočina, en el corazón de la República Checa, es el emplazamiento elegido por los propietarios de esta casa de vacaciones para huir del ajetreo urbano y desconectar rodeados de naturaleza intacta.

En este enclave de paisajes en calma, el estudio Atelier 111 architekti, con sede en Praga, ha planteado la vivienda como si de una cabaña se tratara, revestida completamente de madera y asentada a orillas de un estanque.

Ante las limitaciones, creatividad: una casa cuatro en uno

Precisamente por su ubicación junto al humedal, el proyecto ha tenido que hacer frente a estrictas limitaciones en cuanto a la construcción, entre las que se incluye una superficie máxima de construcción de tan solo 50 m2 y una altura máxima de 5 metros.

Ante tales condicionantes, el estudio de arquitectura encargado del proyecto, ha recurrido al ingenio y ha tomado como modelo las cabañas tradicionales de tejado a dos aguas y las ha replicado hasta cuatro veces. Y lo ha hecho conectando tres de ellas y manteniendo la cuarta separada, logrando así una superficie total de 72 m2.

Una vez dentro de los tres módulos integrados, se ha apostado por un interior diáfano, a base de espacios abiertos y con el empleo de un mobiliario mínimo, todo en madera. El acceso comunica con la cocina, que hace de distribuidor hacia el dormitorio principal, la sala de estar y el baño.

Las áreas comunes y el dormitorio incorporan grandes acristalamientos para poder disfrutar de vistas panorámicas al estanque y al bosque de robles centenarios, al tiempo que aseguran un suministro abundante de luz natural.

El cuarto módulo, independiente y algo más cercano a la orilla, tiene una doble función: la parte posterior sirve como amplio espacio de almacenaje, mientras que el lado que mira hacia el agua es un porche cubierto.

En todo el proyecto se ha querido dar un papel protagonista a la madera, cuya hegemonía queda evidente tanto en el interior como en el exterior de la vivienda.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?