Un pisazo en Barcelona funcional, minimalista y con mucho encanto gracias a sus bóvedas

A pesar de sus pocas ventanas, tras la renovación la vivienda ha ganado en luminosidad y amplitud visual.

La renovación de este apartamento en Barcelona fue encargada por una joven pareja al estudio local de arquitectura e interiorismo All Around Lab, cuyo equipo tuvo que lidiar con un diseño compartimentado en el que lograron crearon dos espacios luminosos y aireados donde cada ocupante pudiera retirarse durante el día. El proyecto destaca tanto por su funcional diseño interior como por su estética nítida y minimalista pero encantadora. Responsables de ello son las bóvedas catalanas descubiertas por casualidad al desmontar el falso techo.

1 / 9
Vista general del salón, cocina y comedor

El apartamento, ubicado en el tercer piso de un edificio residencial del periodo de entreguerras, estaba dividido en varias habitaciones pequeñas conectadas por un largo pasillo. 

Espacio abierto salón, comedor y cocina

El equipo de diseño derribó todas las paredes internas, creando así dos grandes espacios. Por un lado, una sala de estar y comedor de planta abierta y, por otro, un dormitorio espacioso con la posibilidad también de hacer las veces de estudio. 

Espacio abierto salón, comedor y cocina

Además, se desmontó el falso techo del apartamento para dejar al descubierto una hermosa composición de bóvedas catalanas, construcción tradicional que consiste en cubrir el espacio con una bóveda de ladrillos colocados por la parte plana. Al aumentar la altura del techo y minimizar las particiones internas, el apartamento ha ganado en espacio y luz. 

 

Salón y cocina minimalista y funcional

Para ganar mayor sensación de amplitud, se adoptó el blanco como color único en zonas de estar y dormitorio. Todos los espacios de almacenamiento quedaron relegados a una unidad diseñada a medida que recorre toda la longitud del apartamento. 

Frontal de la cocina con bóveda catalana

La multifuncionalidad de la estructura que abarca el mueble de televisión, el mostrador, los gabinetes de la cocina y el armario del dormitorio, destaca por su apariencia discreta y su diseño minimalista. La ausencia de tiradores elimina obstáculos visuales.

Pasillo de acceso a la zona de noche

Separando la zona de día y la de noche se encuentra el volumen del baño, cuyo lateral funciona como espacio de almacenaje de la entrada. Por su parte, el balcón de la parte delantera se ha convertido en un solárium. 

Lavabo suspendido en cuarto de baño

El lavabo suspendido y las mamparas transparentes son las mejores opciones para baños con espacio reducido. Es la única parte de la casa en la que el blanco no funciona como color principal, siendo sustituido por un tono más tostado que no desentona.

Dormitorio con armario y gran lámpara

Complementado con los tonos tostados del volumen del baño, el esquema de color monocromático de tonos claros también está destinado a aumentar el flujo de luz natural. Asimismo, también permite que las formas arqueadas y la textura cerámica del techo abovedado tengan un papel protagonista. 

Dormitorio con ventana, bóveda catalana y mueble de almacenamiento

Las líneas limpias, las molduras y el mobiliario de mediados de siglo dan como resultado un diseño interior minimalista tan pulido como elegante.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?