Desconexión al natural en México

Compacta y serena, esta casa "en medio de la nada" se integra en la naturaleza bajo el depurado diseño del estudio de arquitectura mexicano PPAA.

Txell Moreno / Fotos: Rafael Gamo

1 / 10
Exterior vivienda, terraza con dos personas en sillas, entorno arbolado. Los propietarios, dos hermanos amantes de los deportes de aventura, encontraron por casualidad la parcela a las afueras de la ciudad de Aculco, al noreste de Ciudad de México, durante un viaje de escalada.

1 / 10

Los propietarios, dos hermanos amantes de los deportes de aventura, encontraron por casualidad la parcela a las afueras de la ciudad de Aculco, al noreste de Ciudad de México, durante un viaje de escalada.

Árboles frenta a vivienda, cerramiento cristal corredero, estructura de madera. La piedra maciza empleada para construir está casa procede de una cantera cercana. El estudio de arquitectura PPAA quiso así reducir el impacto negativo al ambiente, transportando materiales a un lugar aislado.

2 / 10

La piedra maciza empleada para construir está casa procede de una cantera cercana. El estudio de arquitectura PPAA quiso así reducir el impacto negativo al ambiente, transportando materiales a un lugar aislado.

Exterior vivienda, Cerramiento madera y cristal, entorno natural, terraza de hormigón. La vivienda presenta un volumen de piedra de forma rectangular, con un perfil de techo inclinado que se asienta a un entresuelo en uno de sus extremos.

3 / 10

La vivienda presenta un volumen de piedra de forma rectangular, con un perfil de techo inclinado que se asienta a un entresuelo en uno de sus extremos.

Revestimiento de gresite, módulo de obra con chimenea integrada, butacas de piel y mesilla frente a chimenea, apertura lateral hacia entorno natural . A nivel de suelo, dos grandes aperturas simétricas y acristaladas permiten que la casa se abra y se ventile de forma natural. Los cerramientos se protegen con paneles de madera correderos que encierran el espacio de forma compacta una vez no hay nadie habitándola.

4 / 10

A nivel de suelo, dos grandes aperturas simétricas y acristaladas permiten que la casa se abra y se ventile de forma natural. Los cerramientos se protegen con paneles de madera correderos que encierran el espacio de forma compacta una vez no hay nadie habitándola.

Mueble a medida con chimenea y estanterías, mesa de centro redonda, butacas de piel con estructura turbular, paredes hormigón, cerramientos cristal. La búsqueda por la simplicidad, la mínima necesidad de mantenimiento y el diálogo íntimo con el entorno ha dado como resultado un proyecto sobrio, con módulos de obra, como este que integra la chimenea, que actúan como separadores de espacios.

5 / 10

La búsqueda por la simplicidad, la mínima necesidad de mantenimiento y el diálogo íntimo con el entorno ha dado como resultado un proyecto sobrio, con módulos de obra, como este que integra la chimenea, que actúan como separadores de espacios.

Zona dormitorio, cama central, módulo separador a modo de cabecero, apliques sobre estructura de obra. Tras la chimenea se ubica uno de los dos dormitorios de los que cuenta la casa. Todo ello en una disposición simple a la vez que efectiva, sin cerramientos interiores para favorecer la sensación de amplitud.

6 / 10

Tras la chimenea se ubica uno de los dos dormitorios de los que cuenta la casa. Todo ello en una disposición simple a la vez que efectiva, sin cerramientos interiores para favorecer la sensación de amplitud.

Detalle interior dormitorio, cerramiento cristal con frente de madera, banco de madera, cama con plumón, exterior naturaleza y tierra. El estudio de arquitectos PPAA eligió arcilla para los suelos de la casa y madera local para otros elementos de construcción.

7 / 10

El estudio de arquitectos PPAA eligió arcilla para los suelos de la casa y madera local para otros elementos de construcción.

Espacio a doble altura con cocina en hueco de hormigón, armarios bajos de madera, estantes superiores de madera, con altillo superior. Suelos de gresite, revestimientos de hormigón. Este extremo de la casa a doble altura integra la zona de cocina, tras la cual se ubica el baño, y un dormitorio en la parte superior.

8 / 10

Este extremo de la casa a doble altura integra la zona de cocina, tras la cual se ubica el baño, y un dormitorio en la parte superior.

Dormitorio superior en altillo, con chimenea de fondo. Detrás de la chimenea, en el altillo adaptado en el extremo más elevado de la casa, se emplaza la segunda de las habitaciones, provista de una visión general del interior de la vivienda. Se accede a ella por una escalera de madera.

9 / 10

Detrás de la chimenea, en el altillo adaptado en el extremo más elevado de la casa, se emplaza la segunda de las habitaciones, provista de una visión general del interior de la vivienda. Se accede a ella por una escalera de madera.

Entorno natural, rodeado de árboles, vista exterior vivienda con cerramientos de cristal y madera.. El poderse escapar de la ciudad y estar "en mitad de la nada", fue el objetivo marcado por los propietarios y desarrollado por PPAA en esta vivienda de 90 metros cuadrados rodeada de naturaleza.

10 / 10

El poderse escapar de la ciudad y estar "en mitad de la nada", fue el objetivo marcado por los propietarios y desarrollado por PPAA en esta vivienda de 90 metros cuadrados rodeada de naturaleza.

En un paraje natural a pocos kilómetros al norestes de Ciudad de México, concretamente en Aculco, es donde el estudio de arquitectos PPAA ha llevado a cabo este singular proyecto de formas compactas integrado por completo a la naturaleza. El entorno, famoso por sus espectaculares acantilados de basalto, cascadas y rica vegetación ha sido el elegido por dos hermanos aficionados al aire libre para ubicar su personal refugio de desconexión. El proyecto, llevado a cabo por Pablo Pérez Palacios, Alfonso de la Concha Rojas, Miguel Vargas y José Luis Jiménez del estudio de arquitectos PPAA, se fundamenta en una vivienda austera concebida como “un contenedor de vistas”. Para ello se optó por un volúmen de piedra rectangular, abierto por todos los lados, con un perfil de techo inclinado que se asienta en un entresuelo en uno de los extremos.

Sus 90 m2 de superficie se emplazan en una parcela que los propietarios descubrieron por casualidad en un viaje para ir a practicar escalada en roca. Tras adquirirla y reforestar en lugar durante varios años, decidieron levantar una vivienda y contrataron a la estudio PPAA, con oficinas en Ciudad de México, para levantar la casa partiendo de criterios de bajo impacto ambiental. Para ello, la construcción, de formas compactas y líneas austeras, logra maximizar el espacio disponible creando ambientes holgados que mantienen una conexión visual constante con el exterior. El empleo materiales sencillos como bloques de piedra maciza, arcilla, madera y vidrio, principalmente, permite una fácil integración con el entorno, que se acrecienta dada su ubicación y orientación. Dividida en cuatro espacios primarios: una sala de estar, una cocina, dos habitaciones dobles y un baño, la casa se abre al paisaje circundante a través de grandes puertas correderas y ventanas de cristal, que quedan protegidas bajo la intemperie con cerramientos y contraventanas de madera.

En ese “diálogo con el entorno en constante reciprocidad” que plantea el estudio responsable del proyecto, se optó por la sencillez, la mínima necesidad de mantenimiento y, sobre todo, la cercanía con el ambiente externo. En este sentido, la vivienda parece robarle espacio al entorno natural abriéndose a ambos frentes con sendas terrazas exteriores, en las que simplemente descansar y disfrutar rodeado del espectáculo campestre.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?