Cuesta creerlo, pero este loft no está en Brooklyn sino en el centro de Madrid

En Malasaña, uno de los barrios más dinámicos y bohemios de la capital madrileña, RQH Studio ha proyectado este este loft que no tiene nada que enviar a los neoyorquinos. Paredes de ladrillo visto, el techo de vigas y el suelo de madera de roble son sus señas de identidad.

La propuesta del proyecto se centró en crear una vivienda tipo loft, con la zona social completamente abierta y donde salón, cocina y comedor compartieran espacio.

La propuesta del proyecto se centró en crear una vivienda tipo loft, con la zona social completamente abierta y donde salón, cocina y comedor compartieran espacio.

Ubicado en uno de los barrios más bohemios y cosmopolitas de Madrid, Malasaña, este loft se aloja en un edificio que acogía una de tantas fábricas que tenía el barrio y que se reacondicionó para uso residencial. Una oportunidad perfecta para Robert Quiñones-Her, al frente de RQH Studio, de dar vida al interior de esta vivienda con una marcada estética industrial, un deseo expreso de los propietarios que el interiorista navarro supo potenciar con la elección de cada pieza y material. "Todo resultó muy fácil, tanto a nivel del propio espacio, como del trato con los propietarios", explica Rober Quiñones-Her. Y es que cuando llegó, los 140 metros de superficie eran completamente diáfanos, con lo cual, "todo estaba por hacer, pero a la vez lo pudimos hacer a nuestro gusto desde cero". El trabajo se centró en determinar la distribución y en el interiorismo y todo se hizo en apenas dos meses.

1 /7
RQH Studio-proyecto Mañasaña-Salon-Cocina-1

Con sus tres metros de altura, la vivienda era un lienzo en blanco y lo único que había de origen, y que se decidió no solo mantener, sino ensalzar, eran la pared de ladrillo visto que recorre toda la parte interior de la fachada, el techo de vigas y el suelo de madera de roble que aporta la calidez que solicitaban los propietarios y minimiza el toque frío del estilo industrial. 

RQH Studio-proyecto Mañasaña-Cocina-Comedor-Salon-3

Partiendo de la visión inicial de un espacio diáfano rectangular de 140 m2 con entrada de luz natural a través de cinco grandes ventanales, la distribución se planteó para que las tres estancias estipuladas -salón/comedor/cocina, dormitorio y baño- miraran al exterior y, a la vez, se nutrieran de esta luminosidad. Y es en la zona principal donde se decidió no vestir los ventanales precisamente para disfrutar de la claridad. La cocina de laca blanca es un diseño a medida de RQH Studio formado por un panel mural que aglutina la zona de aguas y los electrodomésticos panelados y una isla con la encimera de silestone negro. Una campana suspendida sobre los fogones que continúa con el tubo de extracción visto potencia el estilo industrial del loft.

 

RQH Studio-proyecto Mañasaña-Comedor-4

En la zona del comedor se ha dispuesto una mesa para seis comensales fabricada a partir de una pieza de madera recuperada que simula una corteza de árbol. Junto a ella, en la pared, se ha aprovechado un hueco para colocar un armario de color blanco, un tono luminoso que hace de hilo conductor en esta zona y contrasta con los grises

Para delimitar el comedor de la zona de estar se ha usado el respaldo del sofá con  chaiselongue elegido en una tapicería gris, a juego con el color de las paredes que se levantaron para la distribución de las estancias. El color coincide también con el pavimento porcelánico de la cocina y que traza una línea desde la puerta de entrada hasta el inicio del pasillo que lleva al área de descanso de la vivienda. 

RQH Studio-proyecto Mañasaña-Comedor-Cocina-1

Los cinco grandes ventanales que recorren la fachada juegan un papel fundamental en la vivienda, ya que no solo permiten que la luz natural bañe el loft sino que ayudan a  realzar el carácter industrial que se persigue, gracias a los cristales de cuarterones. RQH Studio remató los ventanales con pladur en color gris en la parte superior y con forma de arco para suavizar la línea ascendente y generar una imagen más acogedora.

RQH Studio-proyecto Mañasaña-Salon-Cocina-Comedor-15

El interiorista navarro se ha basado en la elegancia del gris como hilo conductor cromático del proyecto, que queda suavizado en el loft gracias a la calidez de la madera.

RQH Studio-proyecto Mañasaña-Dormitorio-8

También en el dormitorio se han conservado los elementos característicos del loft, como el suelo, el techo y la pared de ladrillo. El color gris escogido en textiles, apliques y paredes, domina también la estancia y ayuda a potenciar la sensación de recogimiento que se busca para un buen descanso. Destaca la pared del cabecero que RQH Studio trabajó para mostrar un efecto de hormigón que potenciara el estilo industrial. La chispa de color la ponen los cojines, en azules y ocres, una licencia cromática que el interiorista ha escogido para hacer juego con el cuadro. Para crear un ambiente más cálido, enmarcan las ventanas unas cortinas gruesas y con caída.

RQH Studio-proyecto Mañasaña-Baño-7

Para la zona de aguas, RQH Studio ha escogido un pavimento porcelánico, que cubre también el suelo de la ducha y crea así continuidad visual. En la pared donde apoya el lavabo doble, el interiorista ha ideao un muro sobrepuesto con acabado hormigón, igual que en el dormitorio. En esta estancia, la calidez la aporta la madera de iroko con braniz brillo del mueble del lavabo.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?