Cuando la serenidad mediterránea se convierte en la mejor tendencia para vestir una casa

Con la luz natural como protagonista del espacio, Jorge Bibiloni Studio y Montis Sastre Arquitectur proyecta esta casa de aires serenos, en pleno entorno natural de Mallorca.

1 / 16
Exterior vivienda, porche, porticones verdes, fachada de madera

Jorge Bibiloni Studio ha proyectado esta vivienda, situada en la zona de Alaró, con unas vistas únicas hacia la Sierra de Tramuntana, en la isla de Mallorca.

Porche exterior con estructura de acero y fibra natural protectora, contraventanas verdes, fachada en piedra

Se trata de la creación de un espacio habitable de dos plantas donde se busca la máxima serenidad y el disfrute relajado de sus propietarios. Para ello, junto al interior se ha adaptado una zona exterior, protegida sensiblemente del sol, para disfrutar del entorno durante gran parte del año.

Cocina de madera hecha a medida, encimera en blanco, isla de trabajo, vigas en techo

El interior de la vivienda se caracteriza por un equipamiento diseñado totalmente a medida por el estudio responsable del proyecto. 

Zona de trabajo de cocina, con mobiliario en madera natura alistonada, tirados en negro, encimera en tonos crema

La cocina, caracterizada por sus acabado en madera natural alistonada y tiradores en negro, cuenta con un frontal de trabajo a pared y una amplia isla donde se emplaza la zona de cocción. 

Detalle de encimera de cocina y fregadero en granito texturado, grifería dorada

La zona de aguas, algo sobresalida, enfatiza el acabado natural del granito color crema empleado para la encimera, Se completa con una elegante grifería encastrada dorada. 

Mesa de comedor y sillas, todo de madera, junto a cocina, iuminaria suspendida de formas ligeras, vigas en techo

La mesa y las sillas de comedor, al igual que la cocina, apuestan por un acabado natural en madera, enfatizando la sensación de calidez del espacio. 

Suelo de hormigón pulido para esta zona de cocina y comedor con aperturas a exterior, todo el equipamiento es de madera

La cocina y el comedor comparten una amplia zona diáfana, inundada de luz natural procedente de las grandes aperturas al exterior presentes en la estancia. 

Salón con sofás enfrentados en tonos gris claro, mesa de centro de madera y vigas en techo

Más allá de comedor y cocina, junto a la sala de estar, muy diáfana, se emplaza un aseo y una habitación de invitados.

Puerta con perfilería de madera a exterior, baldas de madera en hueco integrado en pared, cesto de mimbre con cojines

La austeridad del equipamiento, aboga por la integración de los elementos constructivos al entorno, basándose en el empleo de materiales nobles, en un diseño simple y efectista, y en un contacto visual y físico constante con la naturaleza colindante.

Sofá y cojines a juego en gris claro, mesa de centro de madera antigua, baldas en hueco de pared en madera, perfilería de cerramientos también de madera

La paleta de colores que impera a lo largo de todo el proyecto se basa en colores neutros, muy asociados a la tierra.  

Escaleras revestidas de hormigón pulido y acabado a juego con paredes

La elegancia de formas y materiales dan uniformidad al conjunto. En el caso de las escaleras que conducen al nivel superior adquieren un carácter etéreo, gracias a su acabado monocromo. 

Mueble de obra en zona de paso a dormitorios, luminaria de sobremesa con pantalla de tela, balda de madera, vigas en techo

En la planta primera se encuentran las habitaciones y un salón central más informal para la familia.

Dormitorio con armarios integrados en estructura con cerramientos de madera a modo de celosía, vigas en techo

El alma del proyecto se fundamenta en los muebles de obra que conforman armarios y aparadores como este singular diseño, a modo de celosía, integrado en el dormitorio. 

Cabecero de cama tapizado con tejido de lino, cojín azul, luminaria de sobremesa negra y armarios con celosía.

El juego de texturas y los acabados naturales otorgan carácter al dormitorio, cuyas pinceladas en azul marino recuerdan la esencia mediterránea del entorno en el que se emplaza la vivienda.

Carpintería de madera en puertas de dormitorios, ambiento totalmente monocromo

La carpintería, así como las vigas de madera, presentes a lo largo de toda la casa, le dan continuidad a todo el proyecto. 

Cuarto de baño con plato de ducha de piedra, a juego con encimera, mueble de madera suspendido, espejo circular

El baño, como el resto de diseño interior de la casa se basa en los materiales utilizados: microcemento, madera y piedra.

Mallorca, conocida como la isla de la calma, se convierte en el enclave ideal para esta casa, asentada en el municipio de Alaró, en pleno entorno natural de la Sierra de Tramuntana. Más allá de sus largas playas y sus costas escarpadas, un paisaje campestre rodea a esta vivienda caracterizada por su fachada de piedra y sus contraventanas teñidas de un alegre verde claro. La construcción, de dos plantas, cuenta con un amplia zona exterior, pavimentada con canto rodado, en la que disfrutar cómodamente del buen tiempo que regala la isla durante gran parte del año.

Todo el proyecto de arquitectura e interiorismo de la casa ha corrido a cargo de Jorge Bibiloni Studio y Montis Sastre Arquitectura, con sede en Palma de Mallorca, se ha centrado en inundar de luz natural todo el espacio interior, despojándolo de artificios y abogando por materiales nobles, como la piedra y la madera, para vestir los diferentes ambientes. El resultado son espacios con carácter, muy personales, en parte, gracias a todo el trabajo de carpintería diseñado a medida por el propio estudio encargado del proyecto. La pureza de los espacios, la elegancia formal y la funcionalidad de cada una de las estancias definen a esta casa de campo, totalmente impregnada de la esencia mediterránea. De los dos niveles con los que cuenta la vivienda, la planta baja es la más amplia y diáfana, donde cocina y comedor comparten un mismo espacio que a su vez conecta, sin particiones, con el salón. La planta superior se reserva para la zona de noche, a base de dormitorios ricos en detalles y texturas, bañados por tonalidades sobrias y muy neutras y con algunos guiños a su referencia marinera.

Quizás el color tendencia del 2020 según Pantone, el Classic Blue, no impere en la paleta cromática de esta vivienda, pero está claro que sí lo está en esencia, dada su clara vinculación con el Mediterráneo. Así como la isla de la calma descansa serena, rodeada de mar, esta vivienda hace lo propio, inmersa en la naturaleza mallorquina, bañada de luz natural y con aroma a salitre.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?