Este es el refugio moderno al que escaparse el fin de semana

Alventosa Morell ha creado una casa bioclimática arraigada en su forma y materialidad en el paisaje del Ampurdán

1 / 9
AyD-Ulla-AlventosaMorell-EugeniPons-05.

Las esculturas cerámicas sobre la mesa de centro y el aparador son del artista Roger Coll. Chimenea Slimfocus, de la firma Focus.

AyD-Ulla-AlventosaMorell-EugeniPons-18.

Las estancias de la casa miran al jardín interior y se abren a una terraza pavimentada, en un nivel superior respecto del jardín y la piscina. En la zona de día, la luz llega filtrada por una pérgola metálica, mientras que los dormitorios se protegen con porticones de madera.

AyD-Ulla-AlventosaMorell-EugeniPons-24.

La casa se eleva ligeramente del terreno sobre un podio rematado con piedra reciclada del país. Los muros exteriores se han realizado con ladrillo manual de Ceràmica Elías. Junto a la piscina, la butaca BKF Butterfly, diseño de Bonet, Kurchan y Ferrari-Hardoy.

AyD-Ulla-AlventosaMorell-EugeniPons-01.

El sofá es un diseño de Jaime Beriestain. Alfombra, de The Rug Company. Mesita auxiliar Tulip, de Eero Saarinen, editada por Knoll.

AyD-Ulla-AlventosaMorell-EugeniPons-03.

En el comedor, una mesa diseñada por Gio Ponti procedente de una herencia familiar. Sillas Nº 811, diseñadas por Josef Hoffmann en 1925 y fabricadas por Wiener GTV Design. Sobre la mesa, jarrones, de HAY, procedentes de En Línea Barcelona.

AyD-Ulla-AlventosaMorell-EugeniPons-08.

En primer plano y al fondo, dos diseños de los Eames editados por Vitra: el sillón y la otomana Lounge y la mecedora Plastic Armchair RAR. El aparador es un diseño de Gio Ponti y procede de una herencia familiar.Apoyada en él, una obra de la artista Aurea Ini.

AyD-Ulla-AlventosaMorell-EugeniPons-07.

El mobiliario integral de la cocina es un diseño de los arquitectos, realizado con tablero de DM lacado de blanco. La encimera es de Fenix NTM. El taburete de madera es de Natura Home; los electrodomésticos, de Siemens, y las griferías, de Grohe.

AyD-Ulla-AlventosaMorell-EugeniPons-13.

En el dormitorio principal, el cabecero de madera pintada de blanco se ha comprado al chamarilero Jaime Rocamora. Ropa de cama, de Teixidors.

AyD-Ulla-AlventosaMorell-EugeniPons-15.

Sobre una repisa de madera, el lavabo exento Shui Comfort, de Ceramica Cielo. Las toallas son de Teixidors y la cosmética de baño, de L´Occitane.

Destinada a segunda residencia y ubicada en una pequeña población del Baix Empordà donde predomina la combinación de piedra y ladrillo visto, el proyecto arquitectónico del estudio Alventosa Morell Arquitectes se ha basado en la integración de la casa en el paisaje y en la creación de un hábitat íntimo y bioclimático, aprovechando las bondades del clima mediterráneo.

La propuesta nace a partir de un muro y de dos franjas que delimitan distintos usos espaciales. El muro de piedra del lugar marca el límite del terreno de manera compacta (con solo aberturas de acceso), protegiendo la casa del ruido de la carretera. En esa franja se ubican las áreas húmedas secundarias (baños, lavaderos), configuradas en tres volúmenes de obra vista que, a su vez, generan tres patios especialmente bienhechores en cuanto a ventilación e iluminación natural.

La segunda franja está dedicada al espacio principal diáfano (cocina, comedor y sala de estar) y las habitaciones. Toda esta amplia sección de la vivienda, orientada al sur, mira al jardín interior y se abre a una terraza pavimentada, en un nivel superior (respecto del jardín y la piscina). Porticones de madera protegen las habitaciones de la radiación solar. En cambio, en el espacio diáfano la luz exterior llega filtrada por una pérgola metálica y unas cuantas glicinas que pronto crecerán, abigarradas, alumbrando el jardín con sus racimos de flores lilas.

El sistema constructivo, basado en muros de carga de obra manual o piedra del lugar que soportan los forjados de hormigón, está concebido de un modo que garantiza su prestancia bioclimática y, también, la posibilidad de ampliar o cambiar algunas zonas, según las necesidades espaciales de la familia.

Las soluciones del interiorismo aprovechan con elegancia y ligereza las condiciones otorgadas por la idea arquitectónica, creando atmósferas que se perciben todo el año como primaverales, ventiladas por brisas naturales (no por chorros de frío artificial), abrigadas por la tibieza del sol y la abundante madera en revestimientos y muebles, o refrescadas gracias al filtro de los porticones, la pérgola y las glicinas.

Desde el interior, sobre todo desde la sala de estar y el comedor, la visión de esas finas líneas verticales de ladrillo que fragmentan el panorama exterior contribuye a la creación de una atmósfera propia, de un mundo privado que conjuga elementos decorativos de elegancia contemporánea y signos (en materiales, en formas) de pasado campesino, de construcciones artesanales y una sabiduría bioclimática heredada. El muro de piedra ampurdanesa y la franja intermedia (con un suelo de grava) alejan la casa de la carretera ruidosa.

Las piezas de mobiliario y decorativas que pueblan los interiores articulan una diversidad de buen diseño, que va desde la suave nobleza y la sobriedad en los valores cromáticos (grises, verdes oscuros, mullidos castaños) hasta alguna pícara provocación amarilla o azul eléctrico.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?