Una villa italiana en estilo rústico moderno

Villa Castelluccio es la típica villa italiana de los felices años 20, recientemente reformada por Andrew Trotter. Este proyecto destaca por un ferviente respeto a la tradición, pero otorgando un lenguaje nuevo a los interiores, que ahora hablan de calma, artesanía y comodidad

Roser Vendrell / Fotos: Salva López.

1 / 10
andrew-trotter-villa-castelluccio-olivo-exterior.

1 / 10


El arquitecto, interiorista y paisajista Andrew Trotter ha transformado la típica villa de 1920 en el sur de Italia, para convertirla en un espacio sereno donde el lujo contemporáneo y la tradición del lugar se fusionan. Villa Castelluccio se encuentra en una zona campestre de Ceglia (Puglia), un marco bucólico para esta casa de vacaciones que reinterpreta el estilo rústico para los tiempos actuales. 
 

andrew-trotter-villa-castelluccio-exterior-persiana.

2 / 10


Trotter ha vuelto a dar vida a esta villa italiana tras años de decadencia, gracias a la petición de una pareja británica que deseaba un lugar especial donde escaparse al sur de Italia. Aunque actualmente está disponible para el público como casa de alquiler vacacional, la villa conserva la comodidad y el ambiente cálido de una casa familiar.
 

andrew-trotter-villa-castelluccio-interior.

3 / 10


Su carácter relajado es totalmente buscado. Esta propiedad cuenta con tres dormitorios y se ha renovado con técnicas y materiales tradicionales de la zona. Decorada con piezas de la colección de arte de los propietarios, se mezclan con muebles sencillos pero lujosos a la vez. Y es que el nuevo concepto del lujo se acerca más a la serenidad y la artesanía local que a la opulencia. 

andrew-trotter-villa-castelluccio-salon.

4 / 10

A nivel arquitectónico no se han realizado cambios, pero se ha otorgado mayor protagonismo a las áreas comunes, dotándolas de sencillez y sentido práctico y acogedor. Los tonos neutros imperan para potenciar dicha sensación de calma que nos persigue en todo el proyecto. 

villa castelluccio chimenea.

5 / 10

El suelo es de piedra caliza "trani" en toda la casa. Las estancias del área de día se comunican entre sí, conservado el ambiente rústico, luminoso y ventilado tan típico de la arquitectura local.

villa castelluccio cocina.

6 / 10

Como es habitual en Italia, el corazón social de la casa es su cocina de planta abierta. Aquí todo está pensado para convivir, cocinar, reír y degustar ricos platos de la inigualable gastronomía italiana. 

andrew-trotter-villa-castelluccio-puerta-arco.

7 / 10

Para ello, la cocina cuenta con zona de comedor y sala de estar. Además, se abre al jardín sin pudor, dando a un precioso porche con un área pavimentada para cenar al aire libre, entre olivos y con vistas a la piscina.

villa castelluccio dormitorio.

8 / 10

La vivienda, de 110 metros cuadrados cuenta con tres dormitorios y tres baños. Amplitud y sencillez son los verdaderos lujos de esta villa.

villa castelluccio baño.

9 / 10

Los lavabos del baño también están fabricados a medida en hormigón. Y es que aquí, lo rústico se combina con piezas de arte modernas, logrando un equilibrio entre lo nuevo y lo antiguo.

villa castelluccio terraza.

10 / 10

Los propietarios, Jayne y Gregor Henderson, tienen su residencia habitual en Londres y querían una villa en la que sentirse como en casa. Gracias al estudio de Andrew Trotter se puede decir que lo han logrado.

Andrew Totter firma la rehabilitación de la Villa Castelluccio, una intervención muy respetuosa con la esencia de la casa que destaca por la interpretación que se hace del lujo. Aquí el privilegio se encuentra sobre todo en su ubicación, una zona de campo de la región de Puglia, donde olivos centenarios son los testigos del paso del tiempo en sus exteriores casi intactos.

La intervención arquitectónica ha sido prácticamente nula, conservando el encanto de esta típica villa del Sur de Italia, construida en los años 20. Una sola planta, con la fachada original donde se aprecian ventanas y puertas con las clásicas persianas de madera, nos da la bienvenida. Un paisaje sencillo que nada tiene de simple. Una vez dentro, un único suelo de piedra caliza "trani" va uniendo las diferentes estancias, que mantienen su independencia gracias a las características puertas de madera. La madera, con sus vetas al natural, dan ese toque rústico que combina a la perfección con la piedra del suelo y las paredes blancas.

La mezcla entre lo antiguo y lo moderno da sentido al conjunto, cuya decoración, casi monacal, habla de serenidad y respeto con lo local. Materiales modernos como el cemento y el hormigón, presentes en encimeras de la cocina y los baños, conviven con otras materias autóctonas. Tejidos de lino y cestería refuerzan la imagen natural, habitación por habitación. Detalles sofisticados, como las griferías doradas o las obras de arte que pululan por ciertos rincones ponen la nota lujosa a esta casa rural, donde el estilo rústico toma otra dimensión.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?