De casa victoriana a vivienda contemporánea: así se llevó a cabo esta reforma perfecta

Un patio de luz central define la transición entre la antigua casa victoriana y la ampliación proyectada por el estudio Matyas Architects. Un modo de vincular el respeto por el pasado y un hábitat moderno y luminoso.

1 / 12
Matyas AlbertRd Derek011

El proyecto de arquitectura ha tenido muy en cuenta el tratamiento de la luz natural. Se han abierto lucernarios para iluminar cenitalmente espacios como el del baño, donde el encuentro de la luz con el mármol produce reflejos y sombras que crean una cálida atmósfera.

Matyas AlbertRd Derek014

La cocina y el comedor comparten un espacio abierto y comunicado con el jardín. Una isla aporta funcionalidad y se utiliza como espacio de trabajo y barra de desayunos. La esencialidad rige también en el interiorismo, donde los únicos adornos son las piezas de cerámica procedentes de Modern Times y los boles de madera de Great Dane.

Matyas AlbertRd Derek012

La mesa y las sillas, de madera de roble, son de la colección Molloy, diseño de Adam Goodrum para NAU, adquiridas en Cult Design. Sobre el mueble blanco, esculturas de Maddie Sharock, en Modern Times.

Matyas AlbertRd Derek020

La cocina ocupa un lugar privilegiado en la nueva construcción, con mobiliario lacado de blanco de líneas esenciales. La madera de roble y el antepecho de mármol aportan calidad y calidez.

Matyas AlbertRd Derek006

Los interiores logran crear una atmósfera atemporal, con un restringido repertorio de materiales: la madera de roble y el mármol son protagonistas.

Matyas AlbertRd Derek059

El dormitorio principal se ha diseñado como una suite comunicada abiertamente con el baño. Bajo la ventana se ha creado una funcional repisa. La madera de roble sigue siendo la materia prima del mobiliario del dormitorio. Esta da paso al mármol veteado en el suelo y las paredes del baño.

Matyas AlbertRd Derek009

La casa se abre al jardín a través de aberturas acristaladas que la inundan de verde y de luz natural. La escalera que conecta con la zona privada se percibe como una liviana y geométrica escultura de roble.

Matyas AlbertRd Derek048

En el baño, como en el resto de estancias, se reproduce la tríada de materiales del resto de la vivienda: madera, mármol blanco veteado de negro y acabados lacados en blanco. El uso restringido de materiales transmite una sensación de lujo sosegado.

Matyas AlbertRd Derek050

En el rincón de lectura, la butaca Fri, diseño de Jaime Hayon para Fritz Hansen, crea contraste con el blanco de la estantería, la chimenea y la mesita Tulip, de Eero Saarinen para Knoll. Sobre la chimenea, una obra de Saxon Quinn, en Modern Times.

Matyas AlbertRd Derek029

En el exterior, rodeado de vegetación, se ha creado una zona de comedor con la mesa Metropolitan, de Aero Designs, y las sillas Basket, una pieza ya clásica que Gian Franco Legler diseñada en 1951, editadas por Feelgood Designs.

Matyas AlbertRd Derek004

 El sofá es el modelo Frankie Deep, de Fanuli. Mesas de centro Fat Fat, de Patricia Urquiola para B&B Italia. Sobre una de ellas, piezas de vidrio de Amanda Dziedzic, en Modern Times. Alfombra Yala, de Prestige Carpets.

Matyas AlbertRd Derek001

Los espacios al aire libre se consideraron cuidadosamente y se ajardinaron hábilmente, preservando el gran árbol, para abordar las restricciones complejas del sitio y las necesidades de privacidad de los propietarios.

Son sobre todo las chimeneas de mármol (construidas a medida) el elemento contemporáneo que logra una perfecta simbiosis entre la casa victoriana original y los añadidos incorporados por este proyecto del estudio Matyas Architects, en Melbourne (Australia). Restricciones estrictas respecto de la construcción existente constituyeron un interesante desafío durante el desarrollo del proyecto. Su integración con el nuevo edi cio corrió paralela a otra premisa indispensable del encargo a los arquitectos: la creación de un hábitat para una familia en estado de crecimiento, con amplias y atractivas zonas para los niños y una relación dinámica y uida con el jardín. Maximizar este último fue precisamente una prioridad, así como proporcionar un área de juego segura y privada. La preservación de un árbol grande fue central para el resultado del diseño del espacio abierto. Materiales y acabados sólidos desafían el continuo ajetreo infantil, pero no coartan su libertad de movimiento ni la fantasía de sus juegos.

Con absoluto cuidado fueron concebidas las piezas añadidas, a partir de un patio de luz central que de ne claramente la transición física entre la construcción antigua y la nueva. En el diseño de las áreas agregadas se ha buscado obtener la máxima luz natural posible y generosas vistas al jardín. También, una distribución clara entre la zona de los padres y la de los hijos. Diseñada como un pabellón espacioso y de planta abierta, el área familiar se comunica directamente con los espacios donde se disfruta de la vida al aire libre. Hacia allí mira también la cocina, que ocupa un lugar privilegiado en la nueva construcción. El acristalamiento a doble altura y los tragaluces inundan de luz natural la escalera y los pasillos.

Tanto en las partes antiguas como nuevas de la casa, la paleta de materiales se muestra consistente y simple, con acabados y detalles que transmiten una sensación de lujo sosegado y silencioso. Los revestimientos de piedra azul y cemento natural del exterior se combinan con madera de roble, mármol claro, alfombras en tonos suaves y vigorosas texturas. Ambiente de calma y calidez, en estos interiores. Amplitud y funcionalidad. El proyecto de Matyas Architects ha diseñado unos espacios embebidos de una atmósfera atemporal que potencia las condiciones duraderas del confort.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?