Una casa tan robusta como ligera

El granito sirve para construir esta elegante casa para una pareja de coleccionistas de arte en Melbourne, por b.e Architecture

 

 

1 / 14
Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence, por b.e Architecture.

Armadale Residence brinda el máximo contraste. Esta casa de tres pisos concebida por el estudio b.e Architecture en Melbourne exhibe una áspera piel de 260 toneladas de granito gris y, sin embargo, transmite suavidad, como si fuera una nube. Parece flotar. La luz del sol dramatiza las texturas y a su vez difumina los contornos de las intersecciones más rectas. Es un inteligente juego de contradicciones que hace que la vivienda sea robusta y llamativa sin ser rígida ni mostrar insensibilidad.

Los bloques exteriores de granito, juntos, transmiten uniformidad. El trabajo por parte de constructores y albañiles consiguió que no haya rupturas aparentes entre las junturas. De granito son también los suelos, esta vez finamente pulidos, así como la gran bañera y el mobiliario y las paredes del cuarto de baño, con ducha privada al aire libre en un patio donde crecen arces japoneses.

El salón muestra una mezcla ecléctica de muebles, combinando piezas de diseño clásico, hallazgos vintage y mobiliario a medida. La lámpara del comedor es un gran anillo de cuatro metros de diámetro hecho a medida y con múltiples discos de colores marrón, violeta, verde oliva y nieve, junto a una serie de cajas de plexiglás que se doblan como una mesa de café. Junto a la gran mesa en el salón, hecha a también medida, hay un sofá de terciopelo verde oliva y un mueble bar propio de un elegante local de Nueva York. Las paredes se cubren de reconocidos pintores australianos contemporáneos, de forma que invitan al diálogo.

Más Sobre...
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?