Una casa rural de diseño que emula los tradicionales graneros de la campiña inglesa

Este moderno granero en Sussex refleja la arquitectura vernácula para integrarse y honrar el paisaje que habita, y ha sido decorado desde la espontaneidad y con el tiempo.

Para algunos, la idea de construir su casa de cero puede resultar desalentadora, pero para la diseñadora de vestuario Gina Portman y su marido fue una especie de juego, y también la forma de llevar a cabo el cambio que tanto tiempo llevaban deseando. 

Gina creció en Londres, pero siempre supo que querría que sus hijos tuviesen la experiencia de crecer en la naturaleza. Su marido Andrew tenía claro que solo se mudaría si encontraban un lugar en el que construir su propia casa, o esa condición puso medio en broma a Gina. Ésta, paseando un día con su bici encontró un terreno rodeado de campos. El único tráfico circundante era el de gente paseando con sus caballos. Habían encontrado su sitio.

La belleza sin igual de la naturaleza del lugar les llevó a concebir una vivienda que se integrase en ella, tenía que reflejar la arquitectura vernácula de la región. Junto a sus arquitectos, el estudio England Architecture imaginaron un granero de dos plantas cubierto enteramente con tejas de cedro. Este tipo de tejas es utilizado normalmente en campanarios o en las marquesinas de los autobuses, les gustaba que diese a la casa un poco de aspecto de armadillo y la idea de que al envejecer se volviesen grisáceas. 

Decidieron que el interior tenía que ser lo más abierto posible, sus hijos eran todavía niños y querían que pudiesen hacer skate o hasta ir en bici dentro de la casa si se les antojaba. Querían también que desde un extremo de la vivienda pudiese verse la esquina opuesta, amplitud, en una palabra.

Tanto la cocina como el comedor cuentan con grandes ventanales que abren las estancias a la campiña inglesa. La idea inicial de Gina era la de dejar el interior bastante liso, el exterior estaba lleno de texturas y no quería que el conjunto fuese "demasiado", pero con los años se aburrió y necesitó saltarse su propia norma. Ha colocado grandes placas recuperadas de pizarra tras los fogones de la cocina y pintado la pared de verde oscuro para suavizar las manchas de la pizarra. La isla de la cocina es una antigua mesa de trabajo que ha adornado ella misma con baldosas. Éste es su proceso de decoración, natural, espontáneo y muy casero, el espacio crece pues con los años, cambia según cambian sus necesidades y fases vitales. 

Habitar esta casa le resulta parecido a meditar, la hace sentir en calma, le gusta el hecho de que esté tan vacía, la diseñadora cree que cuando tienes muchas cosas en la cabeza, es mejor que a tu al rededor haya lo mínimo y esencial. 

Sus hijos, que antaño recorrieran las estancias sobre ruedas, están ya independizados. La pareja lleva más años viviendo en esta casa de los que haya vivido en ningún otro lugar, han pensado en mudarse pero el lugar les parece inmejorable, así que se están planteando hacer una remodelación completa del interior, convertirla en una casa nueva, darle una nueva vida a este granero que tanto aman. Estaremos atentos.

1 / 8
granero moderno en sussex con interior minimalista 1

Este granero cubierto de tejas de cedro sorprende con sus grandes ventanales que hacen que desde el comedor y la cocina uno pueda sentirse en medio de la campiña inglesa.

granero moderno en sussex con interior minimalista 8

Minimalista con piezas de anticuario barroco. Es un detalle interesante el de situar una estufa de leña en una situación arquitectónica como de gran chimenea para crear así el efecto de hogar al rededor del fuego que a veces se pierde con las estufas, resulta también muy práctico para almacenar la leña de forma ordenada.

granero moderno en sussex con interior minimalista 5

Largo pasadizo decorado simplemente por los materiales de construcción utilizados como el espectacular parqué de listón ancho y oscuro y las sugerentes formas arquitectónicas.

granero moderno en sussex con interior minimalista 2

Gina quería un interior con muebles modernos o nórdicos pero la intuición le llevaba siempre a cosas más antiguas, así ha acabado construyendo lo que ella llama un minimalismo monacal. Este banco de iglesia, por ejemplo, la enamoró y tuvo que comprarlo, aunque fuese muy incómodo y aunque su intención fuese la de comprar un sofá.

granero moderno en sussex con interior minimalista 6

Gina posa en la rústica cocina que ella misma ha decorado, colocando las placas de pizarra al fondo y las baldosas en la mesa-isla. Un aspecto súper rústico, como una versión inglesa del wabi-sabi, lleno de texturas interesantes de los materiales en su estado más crudo.

granero moderno en sussex con interior minimalista 7

Detalle de los fogones con su fondo de pizarra. El reinado de la belleza imperfecta, de lo visualmente táctil, de lo teñido con el tiempo.

granero moderno en sussex con interior minimalista 4

Rincón de una de las habitaciones de sus hijos universitarios, la colcha de lino azul índigo con su maravillosa textura combina perfectamente con la pared pintada de gris hasta la altura de los ojos.

granero moderno en sussex con interior minimalista 3

Detalle de las tejas de cedro que han ido envejeciendo con los años. Son la identidad de esta vivienda dándole el aspecto de armadillo que a la diseñadora y a su marido les apetecía conseguir.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?