Cuando el estilo viene de fábrica

En la costa de Australia, el estudio Pleysier Perkins demuestra las posibilidades creativas de la construcción modular para casas de vacaciones.

1 / 8
St. Andrews Beach House, por Pleysier Perkins Architects.

La casa se ubica en una zona de dunas y bosque en la playa de St. Andrews, en el estado australiano de Victoria.

St. Andrews Beach House, por Pleysier Perkins Architects.

Aunque el programa se desarrolla en una sola planta, el desnivel del terreno permite generar un espacio inferior para el garaje.

St. Andrews Beach House, por Pleysier Perkins Architects.

La piel exterior combina la madera, el metal y el hormigón.

St. Andrews Beach House, por Pleysier Perkins Architects.

La fachada posterior está totalmente acristalada y recorrida por una pérgola.

St. Andrews Beach House, por Pleysier Perkins Architects.

La disposición abierta permite una relación directa de los interiores con el exterior.

St. Andrews Beach House, por Pleysier Perkins Architects.

Salón, comedor y cocina comparten espacio diáfano en la zona de día.

St. Andrews Beach House, por Pleysier Perkins Architects.

Una chimenea cerrada con recirculación de calor caldea el ambiente en invierno. Los revestimientos de madera contribuyen a la atmósfera de calidez y confort.

St. Andrews Beach House, por Pleysier Perkins Architects.

En el baño, el antepecho de piedra de la zona del lavabo se prolonga en la zona de ducha.

Las casas prefabricadas están definiendo su estética, que a fuerza de estar condicionada por su particular forma de construir, es de líneas depuradas, sin estridencias. Quienes ofertan este tipo de vivienda destacan siempre que son a medida, pues es cierto que hay muchas opciones de configuración y de acabados, pero al final se remite a un estilo que ya fueron definiendo Charles y Ray Eames en su Case Study House No. 8: vigas de acero como armazón y grandes ventanales para disfrutar de los alrededores. En el camino se perdieron las notas de color que le pusieron los diseñadores, pero en última instancia dependen del propietario.

A estas pautas responde esta vivienda entre dunas en Victoria, Australia, obra del estudio Pleysier Perkins para el fabricante de casas prefabricadas Prebuilt. Y con esas hechuras demuestra una gran capacidad para mimetizarse en el paisaje arenoso, a poca distancia de la idílica playa de St Andrews, donde solo se permite construir edificaciones de una sola planta con amplia separación entre ellas.

Un gran ventanal recorre la longitud de la cocina, el comedor y la sala de estar, un solo espacio abierto que se vuelca a una hacia la terraza en transición al exterior, que tiene por frontera natural un bosque bajo barrido por el viento. La casa por detrás es búnker para protegerse de los habituales vientos del sur, que llegan a ser molestos. Detalles que la hacen acogedora son la chimenea al fondo de la sala principal y el gran porche con suelo de lamas de madera que en una esquina, protegido de las inclemencias del tiempo, esconde el comedor al aire libre. Se trata en definitiva de una casa de vacaciones donde hay más ganas de pasar el tiempo fuera que dentro, y para eso una modelo prefabricado cumple a la perfección con las expectativas.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?