Una casa perfecta para el invierno

El proyecto de rehabilitación de este apartamento en Oslo, de Austigard Arkitektur, se llama The House of Many Worlds por su enfoque multifuncional

Fotos: Ivan Brodey

1 / 12
House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

1 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

2 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

3 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

4 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

5 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

6 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

7 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

8 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

9 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

10 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

11 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

12 / 12

House of Many Worlds, por Austigard Arkitektur.

The House of Many Worlds. La casa de muchos mundos. Ese el nombre dado a esta vivienda por el estudio noruego Austigard Arkitektur, que ha creado para esta casa en Oslo, relativamente pequeña, un conjunto de espacios multifuncionales para aprovechar al máximo el espacio. Con las paredes revestidas en chapa de haya pigmentada en blanco o negro, la pieza central de la vivienda es una gran mesa familiar. Este punto de encuentro está rodeado de amplios ventanales con vistas a las copas de los árboles nevados de la capital noruega (y sus habitantes del bosque: ardillas y aves). El generoso tamaño de la mesa invita a que los miembros de la familia puedan estar juntos pero cada uno con su independencia, ocupados con sus asuntos y actividades: desayuno, deberes, cena, chatear con el móvil, tareas domésticas... La idea es que los mundos propios de cada uno pueden coexistir, sin interferir.

Lejos de la mesa familiar, los espacios se vuelven más íntimos. La casa juega con la idea de una planta abierta socialmente conectada por un espacio de doble altura. La cocina, el salón y la biblioteca son zonas individuales pero no habitaciones separadas. Diseñado para sentarse en el suelo y recostarse sobre un banco amplio y multifuncional, el ático es la zona más recluida del apartamento. Protegido por paneles de acero perforados semitransparentes a cada lado, permite mirar hacia la mesa y la cocina, así como a través de los árboles. Ver sin ser visto.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?