Interiores cálidos y una impresionante escalera de madera se dan cita en esta casa de hormigón en Dinamarca

Una escalera caracol de madera contrachapada saluda desde la entrada, en la vivienda del arquitecto danés Tommy Rand, estructurada con cuatro bloques a distinta altura y con interiores de hormigón y madera.

1 / 10
Casa con fachada de piedra y escalera de madera en Dinamarca comedor

El hormigón y la madera componen la envoltura de los interiores

Casa con fachada de piedra y escalera de madera en Dinamarca salon

Los muebles fueron diseñados por el arquitecto y dueño de casa, Tommy Rand

Casa con fachada de piedra y escalera de madera en Dinamarca entrada con perchero

Superficies de hormigón liso y rugoso y de madera, en impecable combinación

Casa con fachada de piedra en Dinamarca

La composición de cuatro bloques de distinta altura, en ladrillo en varias tonalidades y acabado de hormigón liso

Casa con fachada de piedra y escalera de madera en Dinamarca

La portentosa escalera caracol, de madera, en la entrada, visible desde el exterior

Casa con fachada de piedra y escalera de madera en Dinamarca baño

Paneles rugosos grises y madera, también en el baño iluminado con amplia apertura al jardín

Casa con fachada de piedra y escalera de madera en Dinamarca chimenea

Detalles exactos del confort doméstico, en el interiorismo despojado del proyecto

Casa con fachada de piedra y escalera de madera en Dinamarca salon con libreria

El mobiliario, diseñado por Tommy Rand, fue realizado por un ebanista en la propia casa

Casa con fachada de piedra y escalera de madera en Dinamarca entrada

La mirada gira en espiral, admirando la escalera, hecha de centenares de piezas engarzadas y ajustadas en el sitio

Casa con fachada de piedra y escalera de madera en Dinamarca recibidor

La escalera, visible desde el exterior, da una calurosa y sorprendente bienvenida a la casa del arquitecto y su familia.

El arquitecto Tommy Rand ha diseñado y construido su propia casa (en Aarhus, Dinamarca), para él y su familia, combinando cinco “cajas” de altura desigual, apoyadas sobre una base de hormigón. Una imponente escalera caracol de madera contrachapada ocupa el lugar central y atrapa las miradas, llamativamente, ya desde el exterior. Está hecha con 630 piezas que se ensamblaron y pegaron dentro de la casa, con medidas reales y ajustes en el sitio. La escalera es toda una declaración del estilo de vida familiar. Irradia alegría, dentro de las robustas fachadas de hormigón de la casa. La suavidad de la madera y la estabilidad poderosa y relajante del hormigón caracterizan ya, desde la entrada principal, el tono fresco y acogedor del proyecto de Tommy Rand. Hormigón, roble y piedra de skifer noruega son los materiales fundamentales que ha utilizado Randy en los interiores, en distintas combinaciones, equilibrando los efectos entre lo frío y lo cálido y entre lo crudo y lo suave, con acentos rústicos y texturas cambiantes. Tommy Rand ha diseñado también los muebles, que fueron realizados por un ebanista en madera de roble.

El principio constructivo consta de cinco cajas que cambian las líneas y las alturas de la fachada, produciendo un efecto de especial dinamismo. Los bloques ofrecen áreas de terraza elevadas y semi-cerradas, con vistas al vecindario. El exterior es de ladrillos en varios tonos, con un acabado de hormigón liso. Por las ventanas acristaladas penetra la luz natural, que rebota en los muebles y puertas de madera brillante: toda una ola de calidez que ilumina los fríos paneles grises de concreto. Pero el hormigón también regula la temperatura ambiental, dotando a la casa de un confortable aislamiento: entibia la atmósfera en los meses más gélidos del invierno y la refresca en la temporada de verano. El hormigón y la madera, tanto desde el punto de vista material y funcional como sensorial y estético, se reparten con extraordinaria fluidez la vida exterior e interior de la casa familiar del arquitecto danés Tommy Rand.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?