Una impresionante casa junto al mar para encontrar la calma

Como si de piezas de LEGO apiladas se tratara, esta casa en la costa de Menorca se convierte en un excelente lugar de entretenimiento y descanso con vistas al Mediterráneo.

1 / 20
Vista de los diferentes niveles de la vivienda desde el exterior con camino de tierra

Esta espectacular e inmaculada vivienda se halla en Coves Noves, una zona residencial en el noreste de la costa menorquina que disfruta de espectaculares panorámicas sobre el Mediterráneo.

Exterior vivienda en blanco frente a piscina de formas geométricas

El estudio Nomo Studio es el responsable del proyecto de esta vivienda que ocupa una generosa supercie de 2.400m2 que permite a la vivienda extenderse horizontalmente para captar mejor el entorno.

Terraza junto a piscina con exteriori de vivienda en blanco

La configuración de la vivienta parte de una sucesión de volúmenes poliédricos que rotan creando sorprendentes espacios interiores y vistas que nunca se repiten. 

Noticia relacionada
Un sudoku geométrico

Casas

Un sudoku geométrico

Detalle de cerramientos cubiertos de la fachada exterior vivienda

Una franja horizontal de 210 cm de altura rodea la casa con una piel continua de persianas correderas de aluminio perforado blanco que protegen de la radiación solar directa sin obstruir las vistas desde el interior, a la vez que aportan privacidad y seguridad.

Olivo sobre zona entre estructura de vivienda

Con el fin de colocar un programa amplio de forma respetuosa en la naturaleza, éste se desglosó en unidades más reducidas.

Vista trasera superior de la vivienda

La fachada, completamente blanca, responde a la tradición menorquina de paredes y cubiertas inclinadas encaladas con un continuo velo blanco.

Hueco inferior vivienda de módulo central

Basado en el ensamblaje de plantas cuadradas y pentagonales, estos pequeños volúmenes poliédricos se apilan y sobrevuelan el paisaje existente con sorprendente ligereza.

Mobiliario de bambú i fibras naturales, mesa a modo de pouf, alfombra de tonos tiera

El gran porche de casi 100m2, situado bajo los volúmenes flotantes, se concibe como el corazón de la casa, donde las grandes reuniones sociales tienen lugar.

Plataforma de hormigón frente a piscina y con vistas del mar de fondo

Equipado con una pequeña cocina exterior, y con la proximidad de la piscina y el jardín, desde el porche pueden contemplarse las vistas en ambas direcciones: el mar hacia delante y el bosque hacia detrás.

Vista trasera de la fachada de la vivienda con grandes aperturas de cristal

Esta casa fue pensada primordialmente como una casa de veraneo, donde un pasa la mayoría del tiempo fuera disfrutando del cálido clima mediterráneo.

Porche cubierto con sofá de obra, alfombra circular de fibra natural, butacas y mesa de madera

Un segundo porche en la primera planta, en conexión con la cocina principal, se destina a un uso más diario e informal.

Exterior de vivienda en tres módulos sobre ladera

Las terrazas y la piscina se han diseñado como una extensión directa del interior, siguiendo las mismas geometrías y manteniendo la mayoría de la parcela intacta.

Zona de acceso a la vivienda con estructura de hormigón e iluminación empotrada

Los elementos paisajísticos, como muros de contención, escaleras y terrazas se mantuvieron de hormigón visto para evitar que se confundieran con los poliedros blancos. 

Cocina con isla de trabajo minimalista y mobiliario en madera

En los armarios, umbrales y muebles de cocina, la madera de abedul marca los distintos lados de la geometría, manteniendo un acabado uniforme para cada plano. Una delgada estructura de acero pintado blanco compone la isla de la cocina. 

Escaleras de cemento que comunican ambos niveles

Tiras de LEDs escondidas en la parte superior de los muros interiores, así como en escaleras y armarios, crean un ambiente sin estridencias a la vez que ceden el protagonismo a los altos techos y las lámparas de pie dispuestas por la casa.

Zonas de paso en madera, descansillo en granito con barandilla de cristal

Los espacios comunes son visualmente independientes, no obstante,  están enlazados a través de umbrales abiertos que crean circulaciones fluidas.

Zonas de paso recubiertas de madera, paredes blancas, techos en verde y suelo de granito

En contraste con la materialidad blanca y abstracta de la fachada, los interiores son ricos en materiales y colores. Los techos inclinados, pintados en color verde pastel, acentúan la  amplitud de estos espacios de hasta 4m de altura libre.

Interior habitación con armarios a medida, suelo de granito y cubierta pintada en verde

El pavimento es un hormigón devastado a modo de terrazo basto in situ, sin ningún tipo de resina o aditivo, que contrasta bajo la carpintería hecha a medida y que se integra con delicadeza y pureza formal en el conjunto de la vivienda.

Cuarto de baño con zona de lavamanos de doble seno, armarios a medida

Los baños han sido diseñados como espacios abiertos y luminosos con grandes ventanales de suelo a techo que permiten una gran entrada de luz natural al interior de la vivienda.

Vista al atardecer de la vivienda con iluminación de la casa

Desde el exterior, la casa busca mantener un perfil bajo y, por ello, se iluminan sólo las zonas donde resulta funcionalmente necesario. Excepcionalmente, se destaca el acceso principal mediante luminarias empotradas en el suelo.

En un idílico enclave de Menorca, como es la zona residencial de Coves Noves, el equipo de Nomo Studio ha proyectado esta vivienda unifamiliar de imponente e inmaculada apariencia. La vivienda, compuesta de comedor y salón interconectados y de cinco habitaciones, una de ellas situada en un pabellón de invitados independiente, se asienta en un generoso terreno de leve pendiente que desemboca frente al Mediterráneo. Su llamativa silueta se constituye a partir de un conjunto de formas pentagonales y cuadradas apiladas, que cubren una gran terraza abierta en su parte central.

El estudio responsable del proyecto, con sede en Barcelona y Estocolmo, ha optado por fragmentar la configuración de la viviendo por dos motivos: por un lado, para romper con la hegemonía de una gran casa y sentir los espacios más íntimos y acogedores; y por el otro, para que el asentamiento de los diferentes bloques sobre el terreno produjera menor impacto y resultara más respetuosa. Desde el interior, tal configuración crea interesantes secuencias geométricas en planta y sección que separan y unen los espacios. El dormitorio principal situado en la planta de acceso, próximo a la sala de estar y la cocina, funciona como un apartamento dentro de la casa. Todas las demás habitaciones se encuentran en la planta baja con salida directa al jardín y a la piscina. Además, un cuerpo separado de la casa principal alberga el garaje, el lavadero, un patio para tender la ropa al sol y un gran almacén y sala de máquinas.

Los volúmenes de la vivienda se han orientado de tal manera que las áreas públicas miran hacia afuera con vistas al mar. Las habitaciones, por su parte, dan hacia el interior, hacia las terrazas privadas, preservando una mayor intimidad. El tejado inclinado de cada volumen crea un paisaje de cubiertas heterogéneas, en referencia a las construcciones tradicionales de Menorca.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?