En esta casa de hormigón se disfruta de lo mejor de Oaxaca

En la costa mexicana de Oaxaca, la "casa cosmos", diseñada por el estudio S-AR en hormigón y madera, se sumerge en el paisaje

1 / 11
Casa en Oaxaca cocina

La cocina de la casa unifamiliar diseñada por el estudio de arquitectura S-AR

Casa en Oaxaca

La casa inmersa en su paisaje de arena, árboles y océano, en el estado mexicano de Oaxaca

Casa en Oaxaca junto a la playa

Un núcleo de hormigón y una rejilla exterior de vigas y columnas de hormigón articulan el proyecto

Casa en Oaxaca en el bosque

Con una cuadrícula exterior de hormigón, la casa se deja abrazar por la naturaleza

Casa en Oaxaca dormitorio

Ilusión de flotar, en una cama que parece pender de un móvil de Alexander Calder

Casa en Oaxaca piscina

La rejilla de hormigón encierra la piscina y otros espacios exteriores

Casa en Oaxaca mesa de madera

La madera, abundante en los interiores, en amistoso diálogo con el hormigón

Casa en Oaxaca salon abierto

Los límites entre interior e interior se difuminan

Casa en Oaxaca salon

Una composición sobria y vivaz de texturas y colores

Casa en Oaxaca dormitorio de hormigon

Las vetas irregulares, borrosas, misteriosas del hormigón tintado, en el dormitorio

Casa en Oaxaca jardin

Una hamaca de soga tejida, entre las columnas de hormigón, entre plantas floridas

La casa es, ante todo, un proceso de transformación ligado al lugar, a su vegetación, al ritmo de las estaciones e incluso a las constelaciones que centellean en su cielo... Son las ideas que circulan entre los integrantes del estudio S-AR. Y son las que han guiado el proyecto de esta "casa cosmos", en un puerto casi escondido, en la costa del estado de Oaxaca, México. Tres elementos principales componen la casa: un núcleo de hormigón, que engloba los espacios interiores; una rejilla exterior de vigas y columnas también de hormigón, y el techo como mirador hacia el paisaje.

Una piel de celosía de madera mecánica (en vez de la mayoría de paredes y ventanas) garantiza una relación fuerte con el paisaje. En una planta cuadrada casi perfecta, el núcleo de hormigón enmarca una parte reducida del programa: dormitorio, cocina, sala, comedor y baño. Envuelve ese espacio nuclear la rejilla de vigas y pilares de hormigón con acabado liso, generando las zonas exteriores de la vivienda. La forma crea espacios para las actividades al aire libre: patios, terrazas, circulación perimetral y un estanque. El tejado, que funciona como un mirador hacia el paisaje, sostiene un espejo de agua, donde "leer las estrellas, las constelaciones, el cosmos que nos rodea por la noche", dicen, complacidos, los arquitectos.

La cuadrícula exterior de hormigón incorpora la vegetación, anulando los límites entre arquitectura y paisaje. El paso de las estaciones cambia todo de color y propicia la rotación de actividades y de uso de los espacios, fuera y dentro de la casa.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?