Construye una casa en un árbol

El sueño de la infancia hecho realidad a través de diversas empresas presentes en España. Nosotros te inspiramos con las que más no gustan

Belén Ginart

1 / 8
casas en arboles spirit spheres.

1 / 8

La firma canadiense Free Spirit Spheres ofrece diversos tipos de refugios esféricos para alojar de una a tres personas.

casas en arboles solling.

2 / 8

Diseño de Baumraum en Uslar, Alemania.

Markus Bollen

casas en arboles origin atelier lavit.

3 / 8

Casa Origin en Raray, Francia, diseño de Atelier Lavit.

Marco Lavit

casas en arboles the 7th room snohetta Johan-Jansson.

4 / 8

Una de las cabinas del hotel The 7th Room en Harads, Suecia, diseño de Snøhetta.

Johan Jansson

casas en arboles GLUCK  Tower House 01 Warchol.

5 / 8

Tower House, Syracuse, Estados Unidos, de Gluck+.

Paul Warchol

casas en arboles anthony-gibbon-.

6 / 8

Inhabit Treehouse, de Anthony Gibbon.

casas en arboles narein perara c malaka weligodapola.

7 / 8

Casa de Narein Perera en Matugama, Sri Lanka.

Malaka Weligodapola

casas en arboles paarma mv-architecture.

8 / 8

Proyecto de Malan Vorster en Ciudad del Cabo, Suráfrica.

Aventura, contacto con la Naturaleza, libertad... Una casa en un árbol es un sueño infantil recurrente, pero también son muchos los adultos fascinados con la idea. Estados Unidos y varios países europeos cuentan desde hace décadas con empresas especializadas en este tipo de refugio o vivienda. En España, esta ingeniosa forma de hacer arquitectura se va abriendo paso poco a poco de la mano de firmas como Casárbol, Cabañas en los Árboles o Treehouse Ibérica.

Antes de poner en marcha el proyecto, el primer paso es elegir el árbol en el que se instalará la cabaña. Para decidirlo se tendrán en cuenta tanto las características del ejemplar (edad, altura, frondosidad, diámetro, etc.) como del entorno (acceso y cercanía de otros árboles), mientras que un experto realizará un estudio fitosanitario para garantizar la seguridad de todos.

Situar la construcción a una gran distancia del suelo solo es necesario cuando así lo exigen la forma y el ramaje del árbol. Si la construcción está orientada al juego de los niños, es suficiente con elevar la casita entre uno y tres metros del suelo para que tengan sensación de altura. A esta distancia se reduce el peligro en caso de accidentes y caídas y se simplifica el diseño de las estructuras necesarias (escaleras, pasarelas) para acceder a la construcción.

Con toda esta información se elaborará el proyecto, siempre a medida. Las características del árbol y su entorno determinarán si la casa se sustenta íntegramente en él o si se reparte la estructura entre dos árboles cercanos (la distancia no debe ser superior a los cinco metros). También puede apoyarse sobre postes clavados en el suelo para descargar de peso al árbol y no comprometer su crecimiento.

El respeto a la Naturaleza guía todo el proceso: se extrema el cuidado para que el árbol no sufra daños, no se cortan ramas grandes ni se usan anclajes agresivos, y las maderas y los materiales son ecológicos. La imaginación y el presupuesto son los únicos límites al diseño de estas construcciones vegetales en altura, que varían en función del uso que se les quiera conceder.

Las más sencillas son un simple contenedor de tablones con una puerta y alguna ventana. Las más sofisticadas, un dormitorio con su propio baño, spa y terraza, y equipadas con todas las comodidades: aislamiento, calefacción, agua, electricidad, saneamientos, aire acondicionado...

Loading...