Un moderno refugio de madera para vivir con intensidad la naturaleza en Nueva York

Con su fachada de cedro carbonizado, la casa Camp O de María Milans del Bosch se integra magistralmente en el paisaje boscoso de las montañas Catskills.

Un camino entre arces, robles y abedules de gran altura desemboca en un pequeño claro en pendiente para revelar esta casa-estudio en medio de las montañas Catskills, al noroeste del estado de Nueva York. El diseño de la arquitecta María Milans del Bosch minimiza el impacto en el terreno con un volumen estrecho y largo de 7,2 x 17,6 metros cuya cubierta a un agua se orienta sucesivamente en sentidos opuestos. La fachada se ha revestido con cedro carbonizado mediante la técnica japonesa Shou Sugi Ban, que da a la madera mayor resistencia al agua, al fuego y a los insectos sin ningún tipo de mantenimiento. Además, el envejecimiento del cedro carbonizado con el paso del tiempo y de los elementos entra en sintonía con el bosque. De esta forma, la casa es una caja de resonancia que intensifica la experiencia del exterior en el interior: la implantación en el terreno, su volumetría y materialidad expresan la vocación del lugar en la materia.

1 / 8
Casa en los catskills de nueva york bosque  fachada madera

Para salvar el desnivel del terreno, la casa se asienta sobre una losa de hormigón y un muro de contención en forma de U que se abre a la cara opuesta al camino, donde están las mejores vistas de las montañas y el valle.

Casa moderna en los catskills de nueva york fachada en mitad del bosque

Para abordar los cambios drásticos de temperatura y vientos fuertes en sentido norte-sur de la zona, maximizar confort interior y minimizar consumo energético la mayoría de los huecos se abren en las caras Este y Oeste consiguiendo ventilación cruzada, aprovechando al máximo la radiación solar y protegiendo el edificio de los vientos dominantes.

Casa en los catskills de nueva york salon con chimenea y escalera biblioteca

El interior está presidido por el gran espacio diáfano a doble altura que alberga salón, comedor, cocina y estudio.

Casa en los catskills de nueva york salon chimenea paredes hormigon vigas de madera

A lo largo del edificio se alternan luces de 1,10 m para puertas y ventanas abatibles y luces de 2,20 m para piezas fijas de vidrio que enmarcan las vistas.

Casa en los catskills de nueva york cocina hecha a medida comedor mesa de madera

Los interiores de madera y hormigón sin tratar crean una imagen de espacio natural conectado con el entorno.

Casa en los catskills de nueva york vigas madera zona estudio

La zona de estudio se ha ubicado en un altillo proyectado sobre la doble altura del salón y cobijado bajo la cubierta inclinada.

Casa en los catskills de nueva york dormitorio

La circulación interior se plantea como una mímesis de la experiencia del acceso al terreno, entrando por un espacio estrecho, con luz indirecta procedente del hueco de la escalera (el camino) y donde se organizan los dormitorios y zonas de servicio en dos plantas.

Casa en los catskills de nueva york dormitorio con ventanas al bosque

La percepción del espacio interior varía a lo largo del día y a lo largo del año, con el cambio radical del paisaje en cada estación, haciendo que la experiencia de los materiales varíe según la luz, frondosidad y color del bosque.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?