Un ático para millennials

Esta vivienda, a medio camino entre un loft y una matrioska, está situada en el centro de Madrid y tiene todo lo que necesitas, incluído piscina.

Nuria López. Fotos: Imagen Subliminal (Miguel de Guzmán y Rocío Romero)

1 / 10
Vista general de la entrada, el salón y la habitación al fondo. Para la entrada se ha escogido el color azul, a la derecha la zona del salón, donde reina la madera, y al fondo la habitación.

1 / 10

Para la entrada se ha escogido el color azul, a la derecha la zona del salón, donde reina la madera, y al fondo la habitación.

Imagen Subliminal

Salón con sofá chaise longue y hamaca con acceso a la terraza jpg. El salón lo preside un sofá chaise longue y una hamaca. Desde el mismo, se accede a la terraza y a la piscina interior del ático.

2 / 10

El salón lo preside un sofá chaise longue y una hamaca. Desde el mismo, se accede a la terraza y a la piscina interior del ático.

Imagen Subliminal

Librería y estudio. El espacio de trabajo no puede faltar, aunque sea mini. En este estudio, el protagonismo lo tiene el escritorio y la librería.

3 / 10

El espacio de trabajo no puede faltar, aunque sea mini. En este estudio, el protagonismo lo tiene el escritorio y la librería.

Imagen Subliminal

La terraza delático, un oasis verde en medio de la ciudad. La terraza del ático, un oasis verde en medio de la ciudad se ha amueblado con una silla Maui y dos DWR plastic chair de los Eames para Vitra.

4 / 10

La terraza del ático, un oasis verde en medio de la ciudad se ha amueblado con una silla Maui y dos DWR plastic chair de los Eames para Vitra.

Imagen Subliminal

La cocina y el salón desde el exterior. La cocina y el salón vistos desde el exterior. Se ha escogido un mobiliario colorido como la silla Acapulco o las Plastic Chairs.

5 / 10

La cocina y el salón vistos desde el exterior. Se ha escogido un mobiliario colorido como la silla Acapulco o las Plastic Chairs.

Imagen Subliminal

La cocina y el salón comparten espacio en este ático. La cocina y el salón comparten espacio en este ático en el que la chimenea está tan camuflada que pasa desapercibida.

6 / 10

La cocina y el salón comparten espacio en este ático en el que la chimenea está tan camuflada que pasa desapercibida.

Imagen Subliminal

La cocina con vistas a la terraza. La cocina con vistas a la terraza, disfruta de una preciosa luz natural que se ve complementada por la lámpara de suspensión que Poul Henningsen diseñó para Louis Poulsen

7 / 10

La cocina con vistas a la terraza, disfruta de una preciosa luz natural que se ve complementada por la lámpara de suspensión que Poul Henningsen diseñó para Louis Poulsen

Imagen Subliminal

Entrada al ático G house  de Madrid. En la entrada al ático G house de Madrid de la pared cuelgan unos colgadores de Muuto.

8 / 10

En la entrada al ático G house de Madrid de la pared cuelgan unos colgadores de Muuto.

Imagen Subliminal

Cuarto de baño. El cuarto de baño, es el único espacio separado y con privacidad de la casa.

9 / 10

El cuarto de baño, es el único espacio separado y con privacidad de la casa.

Imagen Subliminal

Bañera, piscina y jacuzzi. Bañera, piscina y jacuzzi, todo en uno.

10 / 10

Bañera, piscina y jacuzzi, todo en uno.

Imagen Subliminal

Todos hemos soñado con un ático para verlo todo desde lo más alto, tener una perpectiva privilegiada de la ciudad y que el sol nos toque de cerca. Esta reforma obra del estudio Gon-architecs, hace realidad esta quimera. Un piso ubicado en la planta superior de un edificio de la calle Conde Duque de Madrid, confeccionando a medida para uso y sobre todo disfrute de su dueño.

Sus creadores lo encuadran a medio camino entre un loft y una matrioska. Lo que está claro es que este piso ha sido diseñado teniendo en cuenta el pragmatismo, las estancias han sido difuminadas y dotadas de múltiples funciones sin nada que delimite los espacios para que todas ellas puedan mantener un diálogo armonioso. Una casa concebida para el hedonismo y el carpe diem en la que disfutrar de la calidez del hogar junto a la chimenea, los días más fríos del invierno, un desayuno o una sobremesa en la terraza o un baño en la piscina.

El sistema de almacenaje, un mueble-cofre de madera que ocupa el centro, es el nexo de unión entre ambos mundos; un elemento de juego: esconde entre sus puertas un acceso secreto al baño, creando en la casa un lugar de sorpresa y misterio.
Los límites del espacio doméstico, una jardinera lineal de más de diez metros de longitud y dos terrazas orientadas al sur, son paisajes vegetales planteados como dispositivos artificiales que disuelven las fronteras entre lo público y lo privado, lo interior y lo exterior, la casa y la ciudad.

Un ático millennial que atesora en su imterior lo básico y lo justo, pero todo ello escogido por su belleza y su posible perdurabilidad en el tiempo, con ambientes más eclécticos que mezclan muebles de diseño con otros más económicos, varios estilos, orígenes y épocas de un modo natural.

Un hogar que, lejos de ser un espacio de representación y apariencia, por encima de todo busca la celebración de un lugar para la vida.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?