OKU Ibiza, un nuevo hotel inspirado en la filosofía Wabi-Sabi

El minimalismo en las líneas, los colores terrosos, las texturas rugosas de los materiales y los muebles traídos de todas partes del mundo, convierten OKU Ibiza en un oasis mediterráneo donde el lujo es la calma.

Ibiza ha sido siempre el refugio bohemio por excelencia, un lugar al que escapar para encontrarse a uno mismo. El Mediterráneo, con su estilo de vida pausado, se une al Wabi-Sabi japonés, (el encuentro de la belleza en lo imperfecto y natural), en el nuevo Hotel OKU Ibiza. El Segundo hotel de la firma aterriza en la isla, entre las colinas de la bahía de Cala Gració. Un hotel de 5 estrellas diseñado por el equipo de MG&AG que ha apostado por el uso de materiales honestos, sin artificios y de origen natural para dotar al espacio del lujo discreto y relajado que lo caracteriza.

Las texturas rugosas del hormigón visto, piedra, madera y lino conviven con el verde botánico que aparece en las plantas tropicales, palmeras y plataneras que encontramos por todo el espacio. Las tonalidades terrosas y el minimalismo del edificio se funden con el paisaje al mismo tiempo que nos sorprenden al alejarse de los encalados estereotipos de la isla. El aire del Mediterráneo se encuentra en la experiencia que genera su arquitectura, la frontera entre interior y exterior se difumina en espacios intermedios. La luz natural se aprovecha al máximo creando un juego de luces y sombras.

Un hotel pensado para un nuevo tipo de viajero, que busca un lujo relajado, sin artificios ni pretensiones.

1 / 8
Fachada del hotel OKU Ibiza con terraza y piscina

Fachada del hotel presidida por una de las piscinas principales, rodeada por la madera del suelo, el hormigón visto de las gradas y por las tumbonas de tela en tonos beige. Los ventanales de madera se abren y se cierran creando un juego de formas convirtiendo la fachada en una obra de arte minimalista. 

Terraza del OKU Restaurant con mobiliario de mimbre luces y sombras

La terraza del restaurante lleva al máximo el sutil juego de luces y sombras, el sol se cuela entre el cañizo de la cubierta y a través del tejido de las sillas creando un espacio recogido. De colores cálidos y terrosos, contrastan las plataneras que dividen el espacio para una sensación de más intimidad.

Barra del restaurante Hotel OKU Ibiza to kima

El hotel cuenta con dos restaurantes, OKU Restaurant y To Kima, junto a la piscina para una comida más informal. Mark Vaessen, el antiguo chef de Sushisamba ha creado los menús a la carta de las dos propuestas culinarias.

Sillas hippies hechas a mano Papúa nueva guinea

Estas sillas "hippies" forman parte del característico mobiliario de viaje del hotel. Están tejidas a mano por tribus locales de Papúa Nueva Guinea. Conjugan la esencia OKU, materiales naturales y sostenibles, colores tierra y minimalismo.

Oku Ibiza hotel gran piscina minimalista y sofisticada

Vista aérea de la gran piscina de 50m de largo que preside la terraza principal del hotel. Con un diseño sofisticado, el turquesa marino del agua recuerda al mar de la isla rodeado de los tonos piedra y arena, evoca la naturaleza ibicenca en una reinterpretación en líneas minimalistas.

OKU suite con mobiliario en tonos tierra, colcha de lino y juegos de luz

En sus 184 habitaciones y suites y en la OKU Signature Suite con piscina privada, el hotel apuesta de nuevo por la filosofía Wabi-Sabi que, en su interiorismo, se traduce en la estética basada en las texturas rugosas, como los linos que cubren las camas, las almohadas hechas a partir de alfombras y, de nuevo, la gama de colores tierra, desde los marrones más vivos de la madera hasta grises terrosos.

Oku Ibiza hotel decorado con vasijas de barro y palmeras

Un rincón decorado con vasijas terrosas en un marrón oscuro y rodeadas de palmeras con sus características sombras. Las texturas de fondo son el cemento a la vista en tonos cálidos también. Una estampa que recuerda al Mediterráneo marroquí, al sol en la piel y al olor de la tierra.

detalle de la piscina oku Ibiza, cemento visto, palmeras

Detalle del borde de una de las piscinas semiprivadas. El paisajismo se integra en todo el diseño del hotel en el margen del muro de cemento visto. La tierra roja, típica de los campos de la isla, el verde de las palmeras y el turquesa de las piscinas como única nota de color en contraste con los cálidos y grises. 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?