Un museo en China se mete en las dunas

El Museo de arte UCCA Dune se ha construido en la playa de Qinhuangdao con un mínimo impacto en el delicado paisaje

Nuria López

Vista exterior del UCCA

Vista exterior del UCCA

Tres años después del inicio de las obras, el Museo de arte UCCA Dune en China concebido por Open Architecture, ha abierto al público con la exposición inaugural After Nature. Esculpido en una duna de la playa de Qinhuangdao, su arquitectura es una vuelta a las formas primarias, integrándose completamente en el paisaje. Un total de 930 metros cuadrados de museo, divididos en diez galerías conectadas entre sí y una cafetería forman parte de una estructura geométrica tridimensional modelada a mano por artesanos de la zona, utilizando encofrados hechos de pequeñas tiras lineales de madera y otros materiales. El trabajo de los arquitectos respetó las texturas irregulares e imperfectas, para conservar a la vista el proceso artesanal con el que se construyó el museo.

Imagen durante la construcción del museo.

Imagen durante la construcción del museo.

Open Architecture procuró mantener intacta la esencia natural del lugar. El espacio se distribuye orgánicamente y las salas expositivas se presentan a modo de cuevas. Su construcción está pensada desde un punto de vista ecológico y con el objetivo de conservar las dunas, evitando la destrucción de estas ante un posible nivelado de terreno que permitiese ganar espacio para el sector inmobiliario.

La sostenibilidad está presente en todo el edificio, cuyas aberturas, con orientación y tamaño diferentes, nos muestran los diferentes tonos de azul del mar y del cielo a lo largo del día, proporcionando iluminación natural para los espacios del museo. Un techo cubierto de arena lo protege del calor veraniego y un sistema de bomba de calor geotérmico de baja energía y cero emisiones reemplaza al aire acondicionado tradicional.

Interior del UCCA.

Interior del UCCA.

En un futuro cercano, está previsto que se construya una larga pasarela justo enfrente al UCCA Dune Art Museum, que se extenderá hasta el océano y que comunicará directamente con una institución hermana adyacente, el Museo de Arte Marino. Durante la marea baja el camino será accesible y los visitantes podrán caminar atravesarlo. El objetivo es que juntos formen un "diálogo museístico junto al mar".

El museo, alojado en una duna, tiene forma de cueva.

El museo, alojado en una duna, tiene forma de cueva.

Loading...