Estos arquitectos tienen mucho cuento

No es que le echen morro a la vida, es que Mucho cuento. Relato de arquitectos, es un libro que reúne relatos de 20 grandes nombres de la arquitectura pero sin hablar de arquitectura. Pura magia.

Casa Gaspar de Alberto Campo Baeza en Vejer de la Frontera

Casa Gaspar de Alberto Campo Baeza en Vejer de la Frontera

Cuando un libro de arquitectura empieza con un diálogo entre Fernando Higueras y Arturo Franco, en el que el primero le dice al segundo que la asignatura que falta en la escuela es el cuento, “porque en la vida real, el talento es el 20% y necesitamos el otro 80% de cuento para sobrevivir”, uno ya sabe que no va a ser un libro al uso.

Y no lo es. Es otra cosa. Y la idea se le ocurrió a Ana Román, editora de Redfundamentos y Directora de la colección Habitar Iberomérica, cuyo primer título es este que tenemos entre manos (metafóricamente hablando, claro). Fue ella quien le propuso a algunas de las voces de la arquitectura más reconocidas de Iberoamérica que escribieran un relato que cumpliera tres condiciones: no más de 10 páginas de extensión, en un plazo determinado de tiempo y sobre todo, que la arquitectura no fuera protagonista. Es más, que no hacía falta ni que apareciera. Y el resultado es una delicia.

Portada del libro "Mucho cuento, relatos de arquitectos"

Portada del libro "Mucho cuento, relatos de arquitectos"

Queríamos acercarnos a ellos de una forma totalmente nueva. A través de la ficción. Si algo he aprendido de trabajar tantos años con arquitectos, es que son muy creativos, que abarcan todo tipo de artes, y me pareció que podía ser estimulante conocerles en un ámbito que no fuera el suyo y sacarles de su zona de confort. Y la verdad que ha sido una experiencia increíble. Entre los relatos hay propuestas que rozan el surrealismo, casi fábulas, historias en primera persona, drama, comedia, utopías, un relato epistolar, mitología... y, qué duda cabe, alguna referencia a la arquitectura”.

Fueron 20 los que se lanzaron a la aventura de la hoja en blanco, y hay para todos los gustos, pero todos gustan, ¡qué alegoría! Alberto Campo Baeza con "Tinín, corazón de cristal"; Ángel Martínez García-Posada y "Escaleras"; Atxu Amann y Alcocer, "Una décima de segundo"; David Barragán Andrade presenta "De cuando no hablé con nadie. Él" (Al Borde); Esteban Benavides, "De cuando no hablé con nadie. Arena en el calzoncillo" (Al Borde); Marialuisa Borja López, "De cuando no hablé con nadie. La señora Cisne" (Al Borde); Pascual Gangotena,"De cuando no hablé con nadie. Una parte del cuento" (Al Borde); Carlos Pita Abad, "Las páginas de Malika"; Arturo Franco Taboada, "Pérgamo inmortal"; Juan Carlos Arnuncio, "Concierto para violín y orquesta en re menor de Sibelius"; Daniella Urrutia, "Ema"; Arturo Franco Díaz, "Malas hierbas"; Toni Gironès, "Topografías en el tiempo"; Rozana Montiel, "Diálogo entre cosas. (Notas sobre papel)"; Joaquín Alarcia, "Reflexiones vacías"; María González y Juanjo López de la Cruz (Sol89) "El sentido del agua"; Fernanda Canales, "Despierta"; Xavier Ros Majó, "El negro absoluto"; Handel Guayasamin, "Nunca digas lo que piensas"; Alejandro Beautell, "Desde la cuarta planta". Lo dicho. Un libro de arquitectos sin arquitectura. De nada, por ayudarte a elegir regalo estas navidades. Aquí lo tienes.

1 /7
Alberto Campo Baeza, Tinín, corazón de cristal

Alberto Campo Baeza, "Tinín, corazón de cristal"

El verano antes de irse a Madrid, Tinín iba todos los días por la mañana a "dibujar estatua" xon don Juan Bermúdez a la Plaza de Mina, a la Academia de Bellas Artes. Y ya se ve que aprendió un montón.

Arturo Franco Díaz, "Malas hierbas"

Arturo Franco Díaz, "Malas hierbas"

En un lugar perdido, lejos de la estulticia, al borde del borde, asomándose al abismo, se construyó una pequeña aldea pagana con nombre de mar: O Fieiro, que en gallego significa banco de sardinas.

 

Fernanda Canales, "Despierta"

Fernanda Canales, "Despierta"

No recuerdo cómo era despertar sin tener los ojos pegados, cubiertos por una masa invisible que me impide ver bien y vuelve pesado todo el cuerpo.

Toni Gironès, "Topografías en el tiempo"

Toni Gironès, "Topografías en el tiempo"

La estructura geográfica donde sus antepasados se habían asentado, construía una bahía orientada a sureste y protegida del viento del norte por las montañas que la rodeaban.

 

Rozana Montiel, "Diálogo entre cosas"

Rozana Montiel, "Diálogo entre cosas"

El cuarto, con nosotras en blanco, era el escenario perfecto para filosofar sobre las relaciones entre espacio y vacío, el elementos central de nuestra disertación. Estábamos listas para generar patrones de lenguaje y revelar líneas de sentido.

Alejandro Beautell, "Desde la cuarta planta"

Alejandro Beautell, "Desde la cuarta planta"

Lo cierto es que mi llegada a la cuarta planta ha supuesto un cambio profundo, radical y mucho más abrupto que los anteriores saltos de nivel. Me dispongo a contarles, mis queridos desconocidos, las vistas que tengo a este nivel del suelo: mis cuarenta años en cuatro capítulos. Suerte.

 

Arturo Franco Taboada, "Pérgamo inmortal"

Arturo Franco Taboada, "Pérgamo inmortal"

Algún tiempo después, no podía presentir aquella legión de argonautas que en una isla perdida iban a encontrar respuesta a sus angustiadas preguntas, confirmando las oscuras intuiciones del oráculo. En las costas de Turquía, más allá de la isla de Lesbos, está Pérgamo, la incomparable.

 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?