El lujo de surcar los mares

La firma Sanlorenzo presenta su nuevo yate de lujo, el SX76 firmado por el estudio Zuccon y el diseñador Piero Lissoni

Lara Rodríguez Santana

Yate SX76 de Sanlorenzo.

Yate SX76 de Sanlorenzo.

Cuando se habla de lujo es inevitable acabar mencionando el excéntrico mundo de los yates y no hace falta ahondar mucho, ni ser un experto para que la firma Sanlorenzo acabe surgiendo como un capricho imposible con el que muchos solo podemos soñar. 2017 fue un año glorioso para la marca que copo todos los titulares con su exitoso SX88 y este 2018 quiere repetir la formula con el segundo modelo de la línea SX.

El SX76 se presentará oficialmente en el Festival de Yachting de Cannes 2018 después de un tour lleno de elogios por parte del sector. La gama, que se caracteriza por soluciones inteligentes, racionales y prácticas sin precedentes, está marcada por el estilo inconfundible basado en la moderación, un equilibrio de volúmenes y masas que mantienen, en esta última adición, la elegancia característica que tiene convertirse en un estilo de firma reconocible de inmediato de la marca.

Yate SX76 de Sanlorenzo.

El concepto detrás del proyecto comienza una vez más por el deseo de la compañía de proponer un enfoque completamente innovador del espacio abordo reinterpretando la primera versión del SX76 con un enfoque más sport. El estudio Zuccon se ha responsabilizado de las líneas exteriores, y Piero Lissoni ha proyectado el diseño interior, además de ser el Director de Arte de la compañía.

El proyecto se puede resumir como una síntesis alegre e inteligente entre el clásico yate a motor con puente volante. Los espacios grandes y abiertos ya son una seña de identidad de la casa, como también la integración perfecta entre estética y funcionalidad. El casco con un arco alto muy navegable, mantiene el perfil descendente hacia la popa que adelgaza toda la masa y le da una apariencia sustancial, también haciendo que el SX76 sea un buque capaz de enfrentar cualquier eventualidad. La superestructura con amplias superficies acristaladas integra armoniosamente los "vacíos" de las ventanas en las áreas "completas" de la estructura. El área de proa de la cubierta principal está totalmente equipada para ofrecer un área habitable, agradable y relajante con una gran hamaca, convertible en un área de comedor muy privada y con sombra con toldo. Enfrente, el triángulo de la proa extrema se completa con otra tumbona rodeada de cómodos cojines.

Yate SX76 de Sanlorenzo.

La plataforma de natación en la popa, cuatro pasos más baja en comparación con la cubierta principal, alberga la licitación de cuatro metros y un jet-ski. Por otra parte, armoniosamente oculta en el perfil de la extensión de la barandilla izquierda, está la grúa para mover los dos juguetes sin ocupar el área con el equipo técnico. Una vez liberada de la licitación, la gran plataforma, que se extiende unos 50 centímetros sobre la superficie del agua, se convierte en un extraordinario club de playa de más de 18 metros cuadrados, amueblado con sombrillas y tumbonas.

Yate SX76 de Sanlorenzo.

Piero Lissoni propuso el interior de edición especial por el cual se creará la primera unidad SX76. Las líneas de flotación están siempre garantizadas por Lou Codega, el diseñador estadounidense conocido internacionalmente por los barcos de pesca rápidos y oceánicos.

Yate SX76 de Sanlorenzo.

La decoración de la primera unidad es un ejemplo perfecto del estilo limpio y elegante de Lissoni que combina elegancia y simplicidad, en un espacio caracterizado por colores suaves y neutros inundados, a cada lado, por la luz natural que crea una atmósfera cálida con un toque hogareño. Esto también contribuye a la decisión, por el contrario, de no adaptar los muebles a las áreas, sino de colocarlos tan libremente como en una casa donde los estilos de diseño se combinan como iconos de los grandes maestros y el objeto trouvé, mientras se busca un máximo visual impacto.

Yate SX76 de Sanlorenzo.

El último protagonista del proyecto de diseño de interiores, la pintoresca escalera diseñada específicamente por Lissoni para el SX76, una verdadera escultura que se desarrolla como una línea sinuosa y continua que fluye hacia la cubierta inferior, regresando al puente volador, cruzando la cubierta principal sin cualquier interrupción. En definitiva este proyecto tiene todo el trabajo titánico que se le exige a una casa de lujo y la versatilidad de un barco de recreo ¿qué más se puede pedir?

Loading...