Una antigua escuela de Menorca se transforma en una casa pensada para convivir

Artchimboldi transforma una antigua escuela de niñas en Sant Lluís en un retiro para empresas diseñado para convivir en armonía cerca de la naturaleza.

En la planta baja, una zona de estar con pufs Livingstones, adquiridos en smarin.net, permite crear un acogedor espacio de relajación y lectura

En la planta baja, una zona de estar con pufs Livingstones, adquiridos en smarin.net, permite crear un acogedor espacio de relajación y lecturaFoto: Pol Viladoms

La firma Artchimboldi nació hace más de quince años en Barcelona con el objetivo de cambiar el diseño y la percepción de los espacios de trabajo y convertirlos en entornos más inspiradores que estimulen la creatividad, la convivencia y el bienestar de los equipos humanos. Ahora ha trasladado este concepto a la isla de Menorca transformando una antigua escuela de niñas en el pueblo de Sant Lluís en un retiro para empresas acogedor que fomenta la cercanía y la apertura de mente. La elección de Menorca tiene también que ver con los vínculos familiares de la fundadora de la firma, Anna Truyol.

El proyecto de arquitectura de Emma Martí ha remozado un edificio de 1900 que estaba catalogado pero en estado de completo abandono. Se persiguió una intervención mínima, que permitiera conservar la historia, las vivencias y el alma del espacio. En un ejemplo, las paredes de marés, llenas de imperfecciones, se dejaron en su estado original y se pintaron de blanco para conservar la textura del muro. 

Para conseguir unos espacios diáfanos, definidos por el carácter de sus materiales y especialmente por sus volúmenes, se eliminaron todos los elementos que no eran propios del edificio original. La planta baja se planteó como espacio de estar y cocina con salida a un patio exterior. La planta superior está proyectada como un espacio de descanso. Basándose en la filosofía creativa de Artchimboldi, en lugar de la partición convencional en varias habitaciones con lavabo se optó por desarrollar ocho cubos-dormitorio fabricados con pino de Flandes. También aquí se conservaron los diferentes pavimentos existentes que dibujan las diferentes estancias del edificio original.

Artchimboldi Menorca pretende crear un oasis desde el cual los directivos de empresa puedan alejarse del día a día y reconectar con el propósito de la compañía, sus valores y el crecimiento personal de sus empleados. "Es un espacio que ofrece un paso más en esta nueva cultura de empresa aportando belleza, funcionalidad y creatividad en un marco natural y humano tan especial y singular como es el menorquín”, explica Anna Truyol.

 

1 /9
espacio de trabajo artchimboldi menorca estar

En la planta baja, una zona de estar con pufs Livingstones, adquiridos en smarin.net, permite crear un acogedor espacio de relajación y lectura.

espacio de trabajo Artchimboldi menorca entrada

El proyecto se basa en recuperar y potenciar el carácter original del edificio, manteniendo texturas de cerramientos, pavimentos, techos, agujeros de fachadas y carpinterías.

espacio de trabajo Artchimboldi menorca planta baja

Se han mantenido los techos, resultando espacios de hasta seis metros de altura, de vigas y listones de madera y entrevigado de cuartos de marés. Las cortinas de lino de la entrada son de IKEA.

3 Artchimboldi 05

Una pizarra de 4x4 metros diseñada por las responsables del proyecto y fabricada a medida es un guiño al pasado del edificio y un rasgo característico de Artchimboldi, una pieza inesperada que despierta ilusión, participación y creatividad.

espacio de trabajo artchimboldi menorca comedor

La cocina es un diseño a medida de Cristina Pons realizado por Carpintería Biniarroca, con módulos realizados con tablero de DM lacado blanco mate. Mesas Smart Tables, de Artchimboldi. Sillas Belloch, de Lagranja Design para Santa & Cole. Vajilla de bambú, de Ekobo.

espacio de trabajo archimboldi menorca patio

En el patio, la silla Plywood DCW, de los Eames, editada por Vitra, y la lámpara Cesta, de Miguel Milá para Santa & Cole.

espacio de trabajo archimboldi menorca piscina

Una vez en el exterior, el patio cuenta con una piscina de obra diseñada por Emma Martí y revestida con microcemento color blanco roto.

espacio de trabajo artchimboldi menorca estar dormitorio

Basándose en la filosofía creativa de Artchimboldi, para los dormitorios de la planta primera se optó por desarrollar ocho cubos fabricados con pino de Flandes. Una escalera permite acceder al techo de los cubos, donde también se puede dormir. Sofá Mags Soft, de HAY, en Nordicthink. Aplique 265, de Paolo Rizzato para Flos.

espacio de trabajo archimboldi menorca dormitorio

Los cubos-dormitorio están vestidos con futones de algodón y lana ecológica, sábanas y cortina de lino.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?