Anti Reality en su Summer House pone la piscina en el techo

En la propuesta que los arquitectos de Anti Reality hacen con su Summer House, la piscina se convierte en el techo de la casa. Una ubicación insólita y privilegiada con vistas al mar

Roser Vendrell / Fotos: Anti Reality

Vista frontal desde el mar de la Summer House de Anti Reality

Vista frontal desde el mar de la Summer House de Anti Reality

El orden de los factores sí puede llegar a alterar el producto. Y si no que se lo digan a los arquitectos de Anti Reality, que con su proyecto Summer House han decidido ubicar la piscina en la azotea. La clave reside en invertir el techo de la casa, para poder crear así una gran piscina desde donde divisar unas increíbles vistas al mar.

Summer House es una casa de 85 metros cuadrados de superficie, ideada para ser construida en un acantilado junto al mar. Su estructura se adapta al terreno, respetando su orografía, mediante un pilar de hormigón que sustenta el cuerpo triangular con cantos curvos.

Con una pasarela exterior envolvente y ventanas panorámicas que rodean toda la vivienda, Summer House integra el exterior al interior y viceversa. “Uno de los propósitos clave del diseño fue crear un edificio que estuviera completamente abierto a su entorno, brindando la posibilidad de observar y estar en contacto directo con la naturaleza” afirma Anti Reality. “La Summer House ha sido diseñada con el fin de disfrutar las vacaciones estacionales y los fines de semana fuera de la ciudad.”

Vista de pájaro de la Summer House, donde se aprecia la impresionante piscina

Vista de pájaro de la Summer House, donde se aprecia la impresionante piscina

Cuando pasamos al interior de esta casa vacacional, vemos que se estructura en tres núcleos de acción, alrededor de la zona común, de día o de estar. Cada uno de ellos posee una función distinta: baño, cocina y dormitorio. Se ocultan mediante paneles móviles que permiten o bien una total privacidad o bien abrirse para integrar por completo dichas áreas al salón-comedor-chill out. El propietario decide que grado de intimidad precisa en cada momento o situación, algo que aporta una gran libertad al proyecto.

Interior de la Summer House, donde se aprecian sus diferentes zonas habitables

Interior de la Summer House, donde se aprecian sus diferentes zonas habitables

La piscina, a la que se accede mediante una escalera situada en el exterior de la casa, tiene niveles de agua regulables gracias a un sistema automático de drenaje sifónico. Una gran claraboya central conecta los tres núcleos interiores de baño, cocina y dormitorio, lo que permite que las tuberías bajen a través del interior a una cámara de inspección. Dicha escalera conecta la piscina con el mar, propiciando un efecto de unión entre lo artificial y lo natural mágico.

Azotea de la Summer House, con la piscina vacía

Azotea de la Summer House, con la piscina vacía

¿Un techo invertido que genera una piscina con bonitas panorámicas al mar? Anti Reality, una web que oscila entre el arte y la arquitectura, publicando construcciones tan abstractas como utópicas así lo ha creado. "ANTIREALITY es un mundo teórico construido en ideas abstractas sobre la realidad", señalan los creadores del proyecto.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?