Una casa que promete más felicidad y menos estrés

El estudio de arquitectura iraní NextOffice desdibuja los límites entre el interior y el exterior en su Casa Bóveda, en Guyim, utilizando elementos tradicionales de la arquitectura de Irán para crear una vivienda 100% contemporánea

1 / 10
Casa Bóveda, en Guyim, de NextOffice

Este proyecto se basa en el uso (y disfrute) de técnicas ancestrales utilizadas en la arquitectura iraní. Estas referencias, ya sean técnicas de construcción antiguas, materiales originales o la relación entre arquitectura y naturaleza, hacen que el pasado esté bien presente. 

Casa Bóveda, en Guyim, de NextOffice

El principal desafío de los autores del proyecto fue encontrar una manera de implantar el sistema estructural tradicional iraní Chartaqi para crear un cubo que integre diferentes ambientes en un mismo espacio. El Chartaqi, o Chahartaq, fue un elemento distinguido en la arquitectura iraní hace miles de años. Se usó para muchos propósitos tanto en estructuras seculares como religiosas y consistía en cuatro bóvedas rematadas por una cúpula.
 

Casa Bóveda, en Guyim, de NextOffice

¿Cómo puede un volumen con límites de forma cúbica separar el espacio en subespacios? ¿Son estas estructuras en forma de cúpula capaces de responder bien para crear zonas públicas y privadas dentro de la casa? Estas han sido las principales cuestiones que planteaba el proyecto y los resultados hablaron por sí solos. 
 

Casa Bóveda, en Guyim, de NextOffice

Las losas que forman la construcción en diferentes arcadas se manipulan de tal modo que se convierten en una cúpula. En la planta baja, los volúmenes semi-abovedados adyacentes crean espacios cerrados y semi-cerrados.

Casa Bóveda, en Guyim, de NextOffice

Sobre la base de esta relación entre las diferentes estructuras, se colocan tres semi-bloques dentro de la casa en un ensamblaje adosado, dentro de una cubierta de vidrio cúbico, creando un espacio para una cocina, un baño cerca de la entrada y una habitación de invitados.

Casa Bóveda, en Guyim, de NextOffice

El espacio fluye entre los distintos elementos de media cúpula, transformando sinuosamente los interiores. Todos los ambientes mantienen un diálogo de tú a tú con los exteriores que también modifican las estancias, según el paisaje. 

Casa Bóveda, en Guyim, de NextOffice

En el primer piso, las tres semi-cúpulas se enfrentan una a la otra, formando un patio "hundido" cerca de las habitaciones, lo que proporciona la privacidad y la intimidad que este piso reclama.
 

Casa Bóveda, en Guyim, de NextOffice

Las estructuras semi-abovedadas se ensamblan una encima de la otra, transmitiendo la carga estructural de un piso a otro, basándose en el sistema estructural Chartaqi. Este sistema forma un volumen espacial híbrido, que se encuentra a medio camino entre la forma cúbica y los elementos en forma de cúpula.
 

Casa Bóveda, en Guyim, de NextOffice

Rectas y curvas se suceden para dar forma y solidez a una casa donde la luz, el aire, las vistas y las diferentes habitaciones fluyen naturalmente. Todo ello con solo dos materiales, ladrillos de barro cocido y vidrio. 

Casa Bóveda, en Guyim, de NextOffice

En este gráfico puede apreciarse la evolución estructural de la casa gracias al sistema de construcción tradicional y milenario iraní, que se recupera dándole un sentido más contemporáneo, para adaptarse a las necesidades del hábitat actual.

El estudio de arquitectura NextOffice está construyendo esta casa en Guyim, Irán. El principal desafío en este proyecto ha sido encontrar la fórmula para implantar el sistema estructural de arco cuádruple iraní, con el fin de crear un prisma homogéneo y a la vez distribuir los interiores en diferentes espacios al mismo tiempo.

¿Podrían estas cúpulas como estructuras en sí mismas dar lugar a una variedad de espacios comunes y privados dentro de una casa? ¿Qué cualidades tendrían estas estancias? Tal y como se ha demostrado por numerosos estudios médicos, las formas sinuosas, biomorfas, que nos acercan más a la naturaleza curvilínea de nuestros cuerpos, nos hacen sentir más felices, protegidos y relajados.

En el caso de este proyecto, en el que las paredes se levantan en arcos para crear volúmenes en forma de cúpula y crean varias concavidades donde relajarse y aislarse del resto de inquilinos de la casa, estos refugios interiores son, sin duda, espacios de recogimiento y relajación profunda. Los límites flexibles entre el interior y el exterior en los dos niveles tienen una forma diferente y trabajan estructuralmente juntos para formar un todo con varios niveles de privacidad.

En la planta baja, las medias cúpulas crean espacios cerrados y semi-cerrados con sus arcos hacia atrás. Un cubo de vidrio envuelve la sala de estar, el vestidor, la cocina y las áreas intermedias, fluyendo hacia el jardín. En el primer piso, las tres medias cúpulas se enfrentan unas a otras creando un patio central hundido entre ellas, generando habitaciones que dan a dicho patio.

Una vivienda de arquitectura espectacular, con una propuesta de ingeniería desafiante que, además, plantea una fórmula de habitación más sosegada, protectora y feliz.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?