5 salones con mucha vida

Con permiso de la cocina, el salón sigue siendo el centro neurálgico de la casa

1 / 5
Mckimm55269 2. [01] Juego de texturas

1 / 5

01

Juego de texturas

El estudio australiano Mckimm es autor de la arquitectura y el diseño de esta casa ubicada en un barrio residencial de Melbourne. El juego de materiales y texturas que emplearon para el diseño del salón es muy notable: lamas de madera tropical en el techo y en el muro que ocupa la chimenea, de chapa negra. El estante que recorre toda la anchura del salón es de piedra, mientras que en el suelo se ha optado por losas de granito con acabado pulido. La combinación de todos ellos crea un entramado de texturas, que van desde las más cálidas hasta las más frías, aportando una gran riqueza visual y táctil al ambiente. El mobiliario se distribuye en función de la chimenea, auténtica protagonista del espacio. Los troncos de madera, almacenados bajo ella, se suman al repertorio de materiales, junto al cuero de las butacas enfrentadas a las vistas de un gran patio; el tapizado gris del sofá; la lana virgen de la alfombra tejida a mano y la vaporosidad de las cortinas de algodón. 

OT042257. [02] Galería de arte

2 / 5

02

Galería de arte

Muros blancos que reflejan la luz y permiten que destaquen las obras de arte que enriquecen el salón de esta casa, proyectada en 1975 por el arquitecto norteamericano Hugh Newell Jacobsen y reformada posteriormente por Richard Williams. El diseño de interiores lo firma el neoyorquino Jim Luigs, quien ha optado en el salón por un repertorio de mobiliario de diseño de autor de diferentes décadas. Su apuesta por la sobriedad y los tonos grises tiene como objetivo permitir que sean la arquitectura y el arte los que “brilllen” por encima de todo. Los asientos se distribuyen en torno a la chimenea sobre una alfombra que dibuja un cuadrado y marca los límites de la zona “social”, mientras que se ha dejado despejado el recorrido que conduce los pasos hacia el exterior de la casa. 

Arcau-MaisonVeyron-079. [03] Cuatro estaciones

3 / 5

03

Cuatro estaciones

La casa Hourglass, como se la conoce, es obra del arquitecto francés Julien Veyron, del estudio Atelier Arcau, ubicada en plena naturaleza con el objetivo de disfrutar plenamente del entorno desde su interior y presenciar el cambio de estaciones a través de la visión del color de las hojas caducas. El color lo pone la vegetación, mientras que en el interior se opta por el gris, con alguna pieza de mobiliario en tonos que dialogan con la naturaleza. Más que abrirse al paisaje, el salón forma parte de él, desdibujando las fronteras entre interior y exterior a través de los paños de vidrio colocados a hueso. Por esta razón, los sofás no se han colocado encara-dos al paisaje, sino que se sitúan en paralelo, pegados a los desnudos muros de hormigón visto.

13 05 BernardesHZ 0018. [04] Con sabor a mar

4 / 5

04

Con sabor a mar

Las vistas del mar y de la vegetación son las protagonistas de este espectacular salón, que forma parte de una casa ubicada en São Paulo, junto a la playa, obra de los arquitectos Thiago Bernardes y Paulo Jacobsen. Para aprovechar las vistas al máximo, se dejan libres las dos enormes cristaleras que cierran el salón: contra una de ellas se ha instalado una chaise-longue sin respaldo, para no interrumpir las vistas, mientras que la otra cristalera queda despejada en toda su longitud. La chimenea suspendida permite liberar espacio en el suelo y se ha situado en un lugar estratégico, lo que permite disfrutar de la visión del fuego desde todos los asientos. Atención a la belleza del techo de lamas de madera tropical. La iluminación se ha resuelto con dos rieles con focos que permiten dirigir la luz hacia el lugar deseado. Destaca en el mobiliario la butaca Jangada, del diseñador Jean Gillon, un icono del diseño brasileño, realizada en 1968. 

home-anna-aida-tuomas-makela-turku-05. [05] Protagonismo a la biblioteca

5 / 5

05

Protagonismo a la biblioteca

El sofá, de Artek, y las dos butacas, de FritzHansen, encuentran acomodo enfrente de la blanca biblioteca sin particiones verticales. Ella es la pieza esencial del salón de este apartamento finlandés de 80 m2, que expresa con su estilo su “ascendencia” nórdica”. Son precisamente los libros los encargados de poner un toque de color a la estancia. La lámpara, de Moooi, a pesar de su gran tamaño transmite ligereza. 

Loading...