7 claves para subir el valor de tu casa

Tanto si piensas en venderla como si solo quieres ganar en calidad de vida, es importante que se mantenga impecable para hacerla más atractiva. Te mostramos cómo lograrlo

Rafael Hernández

[01] Buen recibimiento
01

Buen recibimiento

Dicen los expertos que durante la visita de un posible comprador, los primeros siete segundos son fundamentales para que decida si le interesa o no la compra. Para que este primer contacto sea positivo es fundamental tener un recibidor impecable. Espacio del arquitecto Carles Ferruz.

Foto: Eugeni Pons

[02] Detalles de una atmósfera cotidiana
02

Detalles de una atmósfera cotidiana

Ver una casa con vida ayuda a que el visitante se ubique mejor en ella. En el comedor podemos componer un centro de mesa o vestirla con nuestra mejor vajilla para mostrar una atmósfera más cercana y cotidiana. En la cocina podemos dejar un bol con fruta fresca o recrear un sutil aroma a especias como de tomillo o de romero; todas estas acciones suman y mejoran la opinión del observador. Casa [Bracketed Space], de MF Architecture.

Foto: Charles Davis Smith

[03] El orden natural
03

El orden natural

El peligro de preparar demasiado una visita es convertir la vivienda en un set de venta, en una exposición de una tienda de interiores. Es necesario encontrar un equilibrio entre orden y frescura. Que los espacios transmitan cotidianeidad, que muestren su valía para el uso que se espera de ellos. Puede parecer una obviedad pero estamos hablando de niveles de percepción que traspasan lo que todos vemos; el visitante seguro que tendrá otras visitas y ha de enamorarse de tu casa y no de otra. Casa RJ, de Archiplan Studio.

[04] El lenguaje de las plantas
04

El lenguaje de las plantas

A veces la información más valiosa es la que se percibe y no la que se dice. Si en la casa tienes plantas, mantenlas en perfecto estado tanto tiempo como te sea posible; aportan vitalidad y una información sobre tu persona nada despreciable. Por el contrario, si están en muy mal estado conviene que te deshagas de ellas lo antes posible o le restarán mucha credibilidad a tu espacio. Proyecto de Cirera Espinet.

[05] Acto de sinceridad
05

Acto de sinceridad

Dicen que se coge antes a un mentiroso que a un cojo. En la venta de una vivienda hemos de ser honestos, reforzar las virtudes y no ocultar las debilidades. En toda estrategia de venta pondremos en valor aquello que lo posea y nos asesoraremos sobre el precio al que vender. Fitzroy Loft, Eat Architects.

Foto: Derek Swalwell

[06] Amuebla con calidad
06

Amuebla con calidad

El mobiliario ayuda a poner en escala el lugar y a que el observador se imagine de qué manera puede sacarle provecho. Puede interesar fijar un día para realizar numerosas visitas y amueblar la vivienda con piezas de alquiler, como en una galería de arte. La estrategia funciona mejor si además el lugar posee una elevada calidad espacial. Sillas de la colección Ronda, de Lievore Altherr Molina para Andreu World.

[07] Con ayuda del sol
07

Con ayuda del sol

En toda reflexión sobre la adquisición de una vivienda surge la misma pregunta: ¿La casa es luminosa? No es de extrañar pues el sol es la fuente de vida por excelencia. Si tu casa recibe los rayos del sol unas horas al día, planea la visita en ese preciso instante. Y no olvides aplicar estrategias que potencien la luminosidad natural, como colores claros en superficies y tejidos. Espacio de Norm Architects.

Galería

En el cálculo del precio de una propiedad inmobiliaria intervienen muchos factores externos que complementan los valores propios de la vivienda en su interior. Si el barrio en el que se encuentra ha experimentado una transformación positiva es algo que interesa remarcar como valor añadido. Por ejemplo, si se ha incrementado la seguridad del barrio porque han construido una comisaría, si está prevista la apertura de un colegio cercano o si el tránsito es muy bajo tras la ampliación de la línea de metro o autobús son datos que un comprador estará muy interesado en conocer.

La etiqueta energética de una casa nos permite saber cuánto costará mantenerla cada año; un aumento en la eficiencia de una vivienda supondrá un ahorro permanente y un gran valor para el comprador puesto que la calificación energética será mayor cuantas más acciones llevemos a cabo. La opción más inmediata será sustituir las ventanas total o parcialmente. Si cambiamos los vidrios por unos bajo emisivos se reducirá el consumo en calefacción y aire acondicionado sensiblemente; si también se cambian los marcos por unos con rotura de puente térmico el ahorro aún será mayor. Si la vivienda tiene un elevado consumo en aire acondicionado porque está muy expuesta al sol la mejora pasará por la incorporación de cristales de control solar.

Desde el campo de las instalaciones podemos intervenir de forma eficiente y a un coste controlado de varias formas: instalando una descalcificadora que mantendrá como nuevos los electrodomésticos y las tuberías, o sustituyendo el sistema de climatización y de agua caliente por un equipo de aerotermia de muy alta eficiencia. No olvidemos la opción más común de cambiar las luminarias por unas más eficientes o introducir detectores de presencia en las zonas de paso.

Una intervención algo más costosa pero de altísimo resultado es abrigar la vivienda por el exterior con un aislamiento. En el caso hipotético de llevar a cabo todas estas recomendaciones la casa alcanzaría la calificación energética de A o B con toda seguridad, lo que la situaría en un magnífico lugar en el “escaparate” de los espacios más apetecibles. Si te dicen que la casa que estás a punto de comprar es más saludable que el resto, que te ayudará a encontrarte con más energía, a disminuir alergias… seguramente pagarías un poquito más por ella.

Existen muchísimas acciones para lograr una vivienda más sana, unas más costosas y otras menos. De entrada podríamos dotar a la vivienda de un sistema de microfiltración para el agua de consumo; la ósmosis es el más conocido, pero existen otros sistemas como los de carbono activo o los filtros de alcalinización, todos ellos de rápida instalación y poca inversión.

A la hora de pintar también podemos tener en cuenta este factor, si lo hacemos con pinturas minerales (silicato, cal, arcilla o grafeno) la vivienda obtendrá nuevas virtudes para sus nuevos inquilinos. Estas pinturas evitan la proliferación de hongos, ayudan a regular la humedad relativa del aire interior, absorben los olores e, incluso, ayudan a disipar la contaminación electroestática. El incremento del coste de la pintura ronda los 2/3 € por metro aproximadamente, poco en comparación con el valor añadido que aporta a la vivienda.

Cuando vayamos a cambiar las luces podemos tener en cuenta más aspectos además del consumo: luces con un IRC (índice de reproducción cromática) elevado son más saludables. Para las áreas de descanso mejor poner halógenas de bajo consumo en lugar de LED: ayudan a relajar el organismo aunque consuman un poco más.

Si queremos dar un plus de información a un posible comprador podríamos contratar un estudio de biohabitabilidad para conocer las radiaciones artificiales existentes (antenas de telefonía, tendidos eléctricos etc.) y las naturales (radón, fallas etc.); lo más normal es que no exista ninguna radiación de carácter grave y si existe por lo menos podremos actuar en consecuencia y hacer la vivienda aún más saludable.

Dicen los expertos que invertir en el suelo repercute muy positivamente en el precio de venta. Si tenemos parqué conviene lijar y barnizar; en mármoles o terrazo empastar y pulir y en los solados cerámicos repasar juntas y sustituir piezas agrietadas. Las cocinas y los baños se analizan con lupa y vale la pena dejarlos como nuevos: Podemos cambiar elementos como los sanitarios, la grifería o la cortina de ducha; reparar cordones de silicona donde los haya y blanquear las juntas de los azulejos. En la cocina es muy importante revisar y ajustar las bisagras del mobiliario y sobre todo tenerla impoluta el día de la visita. Asegúrate de que ventanas y persianas funcionan perfectamente y plantéate cambiar las cintas gastadas.

Lo cierto es que a pesar de los esfuerzos de los comerciales de las agencias inmobiliarias, no hay nadie como el usuario habitual de una casa para ensalzar sus puntos fuertes. Ya hemos remarcado lo importante de cuidar la experiencia del comprador y que los primeros segundos son claves; a veces es interesante hasta cambiar la puerta de entrada por una nueva y más segura. Para acabar recomendamos que, si el piso está vacío, dejes algún mueble en cada sala; de otro modo el visitante pierde la escala del espacio y tiene la sensación de que es más pequeño. Con todos estos consejos, tu casa ganará muchos enteros.

Loading...