8 porches para disfrutar de la sombra

[01] Espectáculo natural
01

Espectáculo natural

Los grandes paños de cristal asoman este salón al interior, convertido en un porche espectacular. Una panorámica frondosa rodea la piscina en este proyecto concebido por Valentín de Madariaga. El interior responde a un planteamiento sobrio y sin estridencias, con cortinas y sofás de color blanco y dos escuetas mesas de centro con estructura de metal. Los accesorios adquieren protagonismo con efectos de color.

Foto: Eugeni Pons

[02] El techo protector
02

El techo protector

Para no obstaculizar las vistas al paisaje, el arquitecto Bruno Erpicum ha optado por esbeltos soportes metálicos para afianzar la cubierta de lamas de madera. Un banco de piedra perimetral delinea el contorno sin ningún tipo de cerramiento para disfrutar del aire libre en contacto con la naturaleza. La mesa se ha hecho a medida y las sillas son de la colección Mirthe, de Tribù.

Foto: Eugeni Pons

[03] Chill-out en el acantilado
03

Chill-out en el acantilado

La cubierta de cañizo con pérgola de aluminio remarca el carácter informal de este salón de verano en la Costa Brava, protegido por las rocas. La brisa marina y el olor de los pinos invade el ambiente. El sofá de obra, elemental y acogedor, predispone a la relajación. Las mesas de centro son de madera de iroco, de Dalla Povere, y las sillas metálicas, de Calma.

Foto: Pere Peris

[04] Esplendor en la hierba
04

Esplendor en la hierba

El diseño de este porche, ideado por Beel & Achtergael Architecten, conjuga relajación y privacidad. Abierto al verde paisaje en calma y contenido en un volumen rutilante que la lucerna inunda de luz. El blanco unifica un espacio formal que transmite sosiego y que gracias a la chimenea puede disfrutarse durante todo el año.

Foto: Pere Peris

[05] Pura escenografía
05

Pura escenografía

En dramático contraste con el entorno presidido por una gran formación rocosa el interior transmite precisión geométrica en este proyecto de Jordi Carreño en Ibiza. El sofá de obra y la barra de bar ofrecen la misma materialidad que el muro posterior, la cubierta y el suelo, revestidos con microcemento. La mesa de madera de teca se ha diseñado específicamente para el espacio, mientras que los muebles del comedor son de la colección 1966, diseño de Martin Schultz para Knoll.

Foto: Eugeni Pons

[06] Tiempo de sobremesa
06

Tiempo de sobremesa

Con el bosque de telón de fondo y al abrigo de inclemencias, el entorno predispone para la charla sosegada y el intercambio de impresiones. La terraza de listones de madera de teca y unas acogedoras sillas con estructura de metal y trenzado de cuerda son los aliados naturales de la conversación junto a la piscina y la buena mesa. El arquitecto es Bruno Erpicum.

[07] Juego de luces y sombras
07

Juego de luces y sombras

Con el Mediterráneo por horizonte y un remojón en la piscina el verano es tiempo para el placer bajo los rayos del sol, en esta casa de Guillermo Priego en Marbella. Los sofás, modelo Flat, diseño de Mario Ruiz para Gandía Blasco, invitan al hedonismo, lejos de las preocupaciones cotidianas. Las jardineras Sahara son también de Gandía Blasco.

Foto: Eugeni Pons

[08] Doble opción
08

Doble opción

Esta vivienda proyectada por la arquitecta Isabel Rabassa cuenta con dos espacios abiertos al exterior. Un entorno bajo techo para el alivio de la canícula y una pérgola de obra en semisombra junto al césped. La geometría de hormigón y vidrio enmarca una zona para disfrutar al aire libre con sofá, butacas y mesa de centro de la colección Sit, diseño de Andrés Bluth para Vibaq.

Foto: Eugeni Pons

Galería