8 lucernarios de efectos mágicos

David Quesada

1 / 8
Entre recuadros

1 / 8

Entre recuadros

 El lucernario y una zona pavimentada con hormigón delimitan la zona de lectura de esta casa de Álvaro Leite Siza Vieira. 

Juan Rodríguez

Impresiones sobre la pared. Geometrías cambiantes

2 / 8

Geometrías cambiantes

 La estructura perforada de fibra de vidrio de la cubierta modula los efectos de luz y sombra en la zona de paso. El proyecto es del estudio Projecta01.

Eugeni Pons

Patio de luz

3 / 8

Patio de luz

 Los espacios del área social de esta casa de Manuel Aires Mateus se abren a una terraza entarimada asomada al patio y a la abertura cenital.

Juan Rodriguez

Reflejos sobre la superficie

4 / 8

Reflejos sobre la superficie

 Studioninedots juega con los efectos de luz que produce en las superficies continuas de esta casa las perforaciones geométricas de las celosías de la fachada y el lucernario del pasillo.

Eugeni Pons

Paz interior

5 / 8

Paz interior

 Ludovica y Roberto Palomba transformaron este antiguo molino de aceite del siglo XVII en una casa confortable y luminosa practicando lucernarios en los muros macizos. Sillas Abanica, diseño de Oscar Tusquets para Driade. Lámpara de pared, modelo 265, de Paolo Rizzatto para Flos.

Eugeni Pons

Límites difuminados

6 / 8

Límites difuminados

 Las aberturas a doble altura y de suelo a techo parecen borrar los límites con el exterior en esta casa del estudio Aqui+. Mesa Big Table, de Alain Gilles, y sillas Poly, de Karim Raschid, producidas por Bonaldo. Lámpara Klaus 1, de Mood. Sobre la mesa, boles de madera, de Muji, y boles de cobre Hex, de Tom Dixon.

Eugeni Pons

Un gran escenario

7 / 8

Un gran escenario

 La luz que se derrama desde el hueco cenital y los frentes acristalados ensalza el protagonismo de la escalera que conecta los dos niveles. Butaca Coconut, de George Nelson, editada por Vitra. Mesitas auxiliares Fat Fat y Lady Fat, de Patricia Urquiola para B&B Italia. La alfombra es de piel de vaca.

Felipe Scheffel

Reflejos y transparencias

8 / 8

Reflejos y transparencias

 Las vistas del cielo se proyectan sobre la lámina de agua de la piscina interior en esta casa proyectada por Javier de la Calzada y decorada por SpacioHome. El juego de reflejos y transparencias se prolonga a través de los paramentos de cristal.

Eugeni Pons

La iluminación cenital no solo es un recurso para solventar la falta de luz natural de alguna estancia que no tiene huecos en la fachada o se encuentra en un altillo. El juego de matices, sombras y contrastes que produce al derramarse la luz y reflejarse en las superficies le confiere una cualidad escenográfica muy apreciada para modular la percepción de un espacio.

Antonio Gaudí afirmaba que "la luz que alcanza la máxima armonía es la inclinada a 45 grados, la cual no incide sobre los cuerpos ni perpendicular ni horizontalmente". Por eso los arquitectos no se limitan a abrir huecos cenitales para incrementar la luminosidad, sino que juegan con recovecos, rendijas o líneas de luz que recorren el perímetro de una estancia con el objetivo de realzar la volumetría de un espacio e imprimir fuerza a las texturas y los colores. 

La abertura de lucernarios tiene también como consecuencia una mayor relación entre interior y exterior, pues no solo introduce la luz, sino que en algunos casos también permite la visión del cielo cambiante, creando un efecto dinámico en la decoración interior.

La orientación de las entradas de luz es fundamental para conseguir una calidad lumínica determinada. Si se abren los huecos al sur, se obtiene la mejor iluminación a lo largo del año, y también calefacción solar gratuita en invierno. Eso sí, los huecos deben diseñarse con cuidado para evitar problemas con la luz solar directa. En climas muy cálidos carentes de invierno es preferible practicar los huecos orientados al norte, mientras que en climas cálidos con inviernos cortos puede funcionar mejor una combinación de huecos al norte y el sur.

Además de las soluciones arquitectónicas, la industria ofrece alternativas para llevar la luz a espacios interiores, como los tubos solares de la firma Velux. El único requisito es que la distancia entre el tejado y el techo de la estancia no supere los 6 metros.

Loading...