Una lámpara ecológica y solidaria

Hook, diseño de OiKo Design Office para Faro Barcelona, se fabrica con tapones de botellas reciclados y la ensamblan personas discapacitadas

David Quesada

Provista de gancho y cinco metros de cable, Hook puede trasladarse e instalarse con facilidad en cualquier lugar

Provista de gancho y cinco metros de cable, Hook puede trasladarse e instalarse con facilidad en cualquier lugar

Cuando el discurso ecológico comienza a extenderse en la industria del diseño –otra cosa es discernir qué hay de actitud honesta y qué de mero barniz mercadotécnico en él–, algunos creadores y firmas son capaces de ir un paso más allá y extender su compromiso no solo al medio ambiente, sino también a la sociedad, con proyectos que buscan el desarrollo y la integración de personas y colectivos desfavorecidos por cualquier circunstancia.

La lámpara Hook, de Faro Barcelona, es un buen ejemplo de un proyecto que sabe reunir estas dos facetas. Diseñada por el estudio OiKo Design Office, fundado por Salva Codinach y José F. López-Aguilar, dos diseñadores con una contrastada sensibilidad ambiental –el segundo aparece habitualmente en la revista Arquitectura y Diseño como autor de la sección Cuaderno Eco–, se trata de una luminaria fabricada con materiales reciclados, reciclables y libres de tóxicos. Un producto manufacturado en su totalidad en España a partir de tapones de botellas reciclados.

Gracias a unos simples pero inteligentes accesorios, la luminaria se puede transformar en un aplique de pared o en una luz de ambiente con revistero integrado

Gracias a unos simples pero inteligentes accesorios, la luminaria se puede transformar en un aplique de pared o en una luz de ambiente con revistero integrado

En su diseño se han optimizado todas las fases del ciclo de vida para reducir su impacto ambiental entre un 30 y 70% respecto a un diseño equivalente no ecodiseñado. Sus carcasas están fabricadas en polipropileno reciclado, un plástico sostenible con el que se ha construido también el difusor para favorecer su reciclaje. De esta manera se ha conseguido un producto totalmente libre de PVC, un material presente en la mayoría de cables y enchufes.

Hook viene con cinco metros de cable y un gancho que permiten colgarla de un estante o del techo, utilizarla como lámpara de mesita de noche, de escaparate o de mesa de trabajo. Además, y gracias a unos simples accesorios, se puede transformar en un aplique de pared o en una luz de ambiente con revistero integrado. Todo un ejemplo de versatilidad y capacidad de reutilización con una larga vida útil.

Fiel a su compromiso de transparencia medioambiental, OiKo Design Office informa de que en la producción de Hook solo se han emitido 1,9 kg de CO2

Fiel a su compromiso de transparencia medioambiental, OiKo Design Office informa de que en la producción de Hook solo se han emitido 1,9 kg de CO2

Su compromiso social deriva del hecho de que Hook es ensamblada por personas discapacitadas de la Fundació El Maresme. Además, con cada luminaria vendida, se alimenta a un niño durante todo un año escolar en colaboración con la ONG Mary's Meals España. Desde luego, pocas veces los 90 euros que vale cada lámpara habrán sido mejor invertidos.

Loading...