Pon árboles en tu balcón

Los 23.000 que se plantarán en la fachada de la torre Agora Garden de Taipei servirán para captar hasta 130 toneladas de CO2 al año

Rocío García

1 / 7
Agora-Garden7. Torre Agora Garden

1 / 7

Torre Agora Garden

Agora-Garden10. Torre Agora Garden

2 / 7

Torre Agora Garden

Agora-Garden1. Torre Agora Garden

3 / 7

Torre Agora Garden

Agora-Garden2. Torre Agora Garden

4 / 7

Torre Agora Garden

Agora-Garden8. Torre Agora Garden

5 / 7

Torre Agora Garden

Agora-Garden5. Torre Agora Garden

6 / 7

Torre Agora Garden

Agora-Garden9. Torre Agora Garden

7 / 7

Torre Agora Garden

La arquitectura es uno de los principales responsables tanto del avance como del deterioro de las ciudades, o más bien lo segundo: hasta ahora los edificios no se caracterizaban precisamente por ser ejemplos de sostenibilidad. Pero los tiempos están cambiando. La conciencia global por preservar nuestro planeta verde ha calado hondo en los arquitectos contemporáneos, hasta el punto de que se ha llegado a incorporar la naturaleza en las fachadas, como es el caso de la torre Tao Zhu Yin Yuan, también conocida como Agora Garden, que se construye en Taipei, capital de Taiwan.

Su visión de un París verde ha convertido al belga Vincent Callebaut en uno de los principales adalides de este tipo de arquitectura, al que le llaman de muchas otras ciudades para que les preste sus servicios. Taipei fue una de las primeras en hacerlo y el francés ha querido agradecer la confianza depositada en él con una torre de 20 plantas que alcanzará los 100 metros de altura con su espectacular forma de doble hélice. "El diseño encuentra inspiración en la estructura del cuerpo de un esquiador: el núcleo central de la torre es el cuerpo humano, la estructura reticular de cinco metros a partir de la planta 21 son los brazos y las mega-columnas a ambos lados son los bastones de esquiar", explica su autor.

Una vez se inaugure el edificio llamará también la atención por los 23.000 árboles que se plantarán en balcones orientados a la fachada, capaces de absorber hasta 130 toneladas de de dióxido de carbono (CO2) anuales. Además, la torre cuenta con placas solares, un sistema de reciclaje de agua de lluvia y ascensores de bajo consumo, entre otras medidas de consumo sostenible de la energía. El enfoque es multidisciplinar, pues se combinan en el proyecto un sabio empleo de la arquitectura, la biotecnología y las TIC (tecnologías de la información y comunicación). propias de la obra de Callebaut.

Los 40 lujosos apartamentos de la torre, de 550 metros cuadrados diáfanos, además de por su carácter sostenible, destacarán por una equipación de lujo: dispondrán de gimnasio, piscina, helipuerto y diversas plazas de aparcamiento repartidas en varios niveles. Aunque esto último no suena muy sostenible que digamos.

Loading...