Ikea hace que te sientes responsable

La silla de comedor Odger, desarrollada por el estudio Form Us With Love, se fabrica con astillas de madera y plásticos reciclados

Bruno Muguruza

La silla forma parte de la colección de PS 2017, ya a la venta.

Con astillas de madera y plástico, todo debidamente reciclado, creó el estudio sueco Form Us With Love la nueva silla Odger para Ikea. Tres años duró este proyecto que explora cómo un material compuesto y sostenible tiene sentido dentro de un proceso de fabricación masivo. La pieza forma parte de la colección de PS 2017, que ahora encuentra disponible a la venta en las tiendas del gigante del mobiliario de todo el mundo.

En su montaje se prescinde de tornillos.

La silla sin duda cumple con el tridente identificativo de Ikea: es sencilla, confortable y económica. También hay para todos los gustos, pues se encuentra en tres colores diferentes: azul, blanco o marrón. Su respaldo es curvo y tiene como apoyo una base con cuatro patas.

La llave mágica. 

Su fabricación resulta sencilla gracias a un proceso de inyección en molde, empleando una mezcla de un 70% de polipropileno y un 30% de astillas de madera. La silla se compone de cuatro piezas y se monta sin tornillos. Un sistema de “bloqueo de clave” consigue que el asiento se conecte a la base con un simple giro.

Uno de los grandes retos fue simplificar al máximo su fabricación.

Según el equipo de diseño, se necesitaron cientos de prototipos testados milímetro a milímetro hasta conseguir una pieza de mobiliario capaz de cumplir con todos los requisitos estéticos, económicos y de durabilidad, puesto que uno de los principales factores de la sostenibilidad es la duración en el tiempo de los bienes materiales, algo no siempre valorado.

Loading...