9 consejos para reducir a la mitad el consumo de tu casa

Decisiones inteligentes y prácticas para ahorrar un 50% en las facturas del agua, la calefacción y la electricidad

Nanda Piera

Las plantas de hoja caduca ofrecen sombra en verano y dejan pasar los rayos de sol en invierno. Proyecto de Karen Gutiérrez Pereyra

Las plantas de hoja caduca ofrecen sombra en verano y dejan pasar los rayos de sol en invierno. Proyecto de Karen Gutiérrez Pereyra

1

Una correcta conducta térmica

Hay que recurrir a todos aquellos sistemas que protegen el interior de oscilaciones de temperatura, es decir, que favorecen una correcta conducta térmica. La arquitectura solar pasiva aprovecha la energía del solon para mantener unas condiciones de bienestar en el interior del edificio y reducir al máximo el uso de los sistemas de climatización. Se cuidan aspectos como la orientación del edificio, su morfología, los materiales que se emplean o su ubicación en el terreno.

2

Ventanas de doble y triple acristalamiento

El doble acristalamiento está formado por dos o más láminas de cristal. Son piezas que están separadas por una cámara de aire deshidratado o bien por gas. Cuanto mayor sea el espacio entre ambas, mayor será el aislamiento. Y aunque es más fácil instalar estos sistemas en casas de nueva construcción, también puede incluirse en una reforma ordinaria. El doble acristalamiento nos permite ahorrar, porque ejerce como poderoso aislante. Otra ventaja es que aumenta la insonorización.

El doble acristalamiento se puede instalar también en grandes ventanales

El doble acristalamiento se puede instalar también en grandes ventanales

3

Construcción con materiales aislantes como la piedra natural

Los arquitectos saben que construir con piedra natural es más económico y crea una barrera resistente y duradera. Por sus características de peso y densidad, la piedra natural almacena el calor y lo va liberando poco a poco, a lo largo de uno o más días. De esta manera, no tenemos en casa bruscas manifestaciones de calor. Los muros de mampostería y piedra tienen grandes propiedades de aislamiento y aprovechan el calor pasivo. ¿Quién no ha experimentado alguna vez el placer de entrar, en pleno verano, en una antigua casa de piedra?

4

Instalación de fachadas ventiladas

La instalación de fachadas ventiladas en un edificio puede suponer un ahorro energético del 20% y hasta el 30%. Se instalan en un tiempo inferior al habitual y el mantenimiento que requieren es mínimo. Pueden ser de cerámica, de hormigón... Se trata de una serie de placas cuyas juntas son abiertas, permitiendo la circulación del aire. Las juntas entre las piezas de la fachada evita los clásicos problemas de la dilatación, así que, además, son fachadas que mantienen un buen aspecto durante mucho tiempo. ¿Otra ventaja? Se autolimpian con el agua de la lluvia.

La Casa IV, un proyecto del estudio Mesura en Matola (Alicante), ofrece orientaciones y rincones diversos para jugar con el sol y las corrientes de aire a favor de una óptima climatización

La Casa IV, un proyecto del estudio Mesura en Matola (Alicante), ofrece orientaciones y rincones diversos para jugar con el sol y las corrientes de aire a favor de una óptima climatización

5

Óptima orientación

A la hora de construir o elegir una casa en la que vivir, hay que tener en cuenta el aspecto de la orientación. La mejor es la orientación este: el sol calienta desde que sale hasta el mediodía, por lo que el calor se acumula durante el día y se libera a lo largo de la tarde. La orientación oeste es el caso opuesto: el sol incide desde el mediodía hasta entrada la tarde. La orientación sur es ideal para climas fríos, porque el sol da todo el año, pero no tanto en zonas cálidas. La orientación norte, que recibe el sol a primera y última hora del día, no es la mejor para ahorrar en calefacción durante el invierno.

6

Elementos arquitectónicos o decorativos que ayudan

Los toldos son una buena opción, pero hay que saber utilizarlos. El sol no solo calienta cuando entra por la ventana. Los edificios que habitamos están expuestos a la radiación solar durante todo el día. Así que el toldo debe desplegarse desde que sale el sol hasta que se esconde y casi durante toda la noche: generará una eficaz barrera que hará que los materiales del edificio se calienten unos grados menos. Los de color blanco son los que mejor se comportan contra la radiación solar. Los aleros también son un sistema efectivo, ya que permiten sombrear la fachada y dejan pasar la radiación solar en invierno. Es suficiente con un pequeño tejadito que sobresalga alrededor de un metro, sobre la ventana o que recorra toda la fachada.

Frente a un espectacular olivo, la Casa Sardinera, de Ramón Esteve, se dota de aleros para proteger la fachada del sol

Frente a un espectacular olivo, la Casa Sardinera, de Ramón Esteve, se dota de aleros para proteger la fachada del sol

Foto: Eugeni Pons

7

La orientación de la piscina

La zona de la piscina debe orientarse de forma que el calor del sol mantenga una temperatura agradable del agua. También debemos evitar la presencia de un árbol que nos haga sombra y que a su vez pueda ensuciar el agua. Es impensable situar la piscina en la zona menos soleada de la finca. El sol y la piscina son dos conceptos que no sólo se complementan, sino que son dependientes el uno del otro.

8

La ventilación cruzada

La ventilación cruzada es lo que nuestras madres denominan la corriente de aire. Por el simple hecho de abrir una ventana no significa que el aire que entra a través de ella genere corriente de aire. Ésta se genera cuando existe una diferencia de presiones. Para airear nuestra vivienda de forma eficaz, lo que tendremos que hacer es tratar de abrir una ventana en la fachada por donde acostumbra a soplar el viento y otra en el lado opuesto (de ahí el nombre). De esta manera permitiremos que el aire pueda circular desde la zona de altas presiones a las de bajas.

La ventilación cruzada es la estrategia de enfriamiento pasivo más eficiente. Su aplicación cobra mayor relevancia en zonas de clima cálido a lo largo del año

La ventilación cruzada es la estrategia de enfriamiento pasivo más eficiente. Su aplicación cobra mayor relevancia en zonas de clima cálido a lo largo del año

9

Apostar por la vegetación autóctona

Si tenemos jardín, plantar árboles de hoja caduca refrescará nuestra casa en verano y dejará pasar el sol en invierno. Se puede recurrir a las pérgolas y hacer que la hoja crezca por toda su extensión. El ciclo de caída de las hojas de los árboles será el mismo que el de las estaciones de invierno y de verano y así, la pérgola será más o menos permeable a la radiación solar según el mes. En invierno, en la pérgola no habrá hojas y dejaremos que el sol caliente la la casa, mientras que en verano, la pérgola estará llena de hojas y evitará el recalentamiento de la fachada.

Las plantas de hoja caduca ofrecen sombra en verano y dejan pasar los rayos de sol en invierno. Proyecto de Karen Gutiérrez Pereyra

Las plantas de hoja caduca ofrecen sombra en verano y dejan pasar los rayos de sol en invierno. Proyecto de Karen Gutiérrez Pereyra

Loading...