El encanto de vivir en una casa de paja

Un material ecológico, de gran versatilidad y mucho más resistente de lo que se piensa

David Quesada

Grassodenridder Architecten reinterpreta la tipología tradicional de las "casas estrechas" holandesas en este proyecto en Zeeuws rematado por una espectacular cubierta de paja a dos aguas

Grassodenridder Architecten reinterpreta la tipología tradicional de las "casas estrechas" holandesas en este proyecto en Zeeuws rematado por una espectacular cubierta de paja a dos aguas

Foto: Pere Peris

Manuel Aires Mateus recrea con refinada pureza, en Comporta (Portugal), el concepto de cabaña en esta vivienda compuesta por cuatro pabellones con cubierta y paredes de paja

Manuel Aires Mateus recrea con refinada pureza, en Comporta (Portugal), el concepto de cabaña en esta vivienda compuesta por cuatro pabellones con cubierta y paredes de paja

Foto: Juan Rodriguez

En el proyecto de Aires Mateus el interior de las zonas comunes se construyó también con paja, y el suelo es de arena para subrayar el vínculo de la arquitectura con el entorno natural (la casa está situada en una zona de dunas)

En el proyecto de Aires Mateus el interior de las zonas comunes se construyó también con paja, y el suelo es de arena para subrayar el vínculo de la arquitectura con el entorno natural (la casa está situada en una zona de dunas)

Foto: Juan Rodriguez

Una estructura de madera sostiene y da estabilidad a los muros de balas de paja en este pabellón ecológico diseñado por Studio 1984 y construido en Alsacia (Francia)

Una estructura de madera sostiene y da estabilidad a los muros de balas de paja en este pabellón ecológico diseñado por Studio 1984 y construido en Alsacia (Francia)

Las balas de paja también decoran el interior de esta tienda de cosmética en Cracovia (Polonia), de Hornowski Design

Las balas de paja también decoran el interior de esta tienda de cosmética en Cracovia (Polonia), de Hornowski Design

La fachada de paja del mercado comunitario de Yusuhara (Japón), de Kengo Kuma, remite a la construcción de los antiguos

La fachada de paja del mercado comunitario de Yusuhara (Japón), de Kengo Kuma, remite a la construcción de los antiguos 'chad do', locales públicos que atendían a los viajeros

Paul Younger y Hewitt Studios diseñaron este café en el campus de la Universidad Tecnológica de Herefordshire (Inglaterra), construido con paneles modulares de paja fabricados por la firma ModCell

Paul Younger y Hewitt Studios diseñaron este café en el campus de la Universidad Tecnológica de Herefordshire (Inglaterra), construido con paneles modulares de paja fabricados por la firma ModCell

Detalles de casas de paja diseñadas por estudiantes de la Universidad de Waseda (Japón, izquierda) y el estudio Vandkusten

Detalles de casas de paja diseñadas por estudiantes de la Universidad de Waseda (Japón, izquierda) y el estudio Vandkusten

Más galerías
Galería

En el imaginario popular, las casas de paja se han asociado a un tipo de arquitectura endeble y precaria (recordemos el cuento de los tres cerditos). Sin embargo, bajo su apariencia frágil, la paja esconde excelentes ventajas constructivas: es resistente al fuego, ofrece un buen aislamiento térmico y sale mucho más barata que otros materiales. Por no hablar de su carácter sostenible.

Bien construida, una casa de paja puede durar mucho tiempo. De hecho, se trata de uno de los materiales de construcción más antiguos: junto con el barro, es un componente del adobe, utilizado desde hace miles de años. Sin embargo, las casas de fardos de paja son relativamente recientes, ya que la maquinaria para embalarla no apareció hasta la segunda mitad del siglo XIX.

Las casas de paja ofrecen todas las garantías de habitabilidad de una construcción convencional. Permiten una óptima regulación térmica, aportando calidez en invierno y frescor en verano, y presentan una notable resistencia al fuego; desde que se declara un incendio hasta que las llamas penetran en la paja transcurre una media de 90 minutos. Al ser un material muy moldeable también permite casi cualquier forma sin que sea necesaria una precisión absoluta. Sus ventajas ecológicas son asimismo evidentes: al igual que la madera, la paja es un recurso vegetal que absorbe CO2 en su crecimiento. Y al tratarse de un subproducto agrícola, no obliga a erosionar el terreno.

Hasta ahora las construcciones de paja eran fruto de la iniciativa individual o de colectivos sensibilizados. Pero desde 2009 hay en marcha un proyecto de nueve países europeos –entre ellos España–, apoyado por el programa Leonardo da Vinci de la Unión Europea, que busca estimular el uso de este material sentando las bases de un currículo europeo de formación profesional y definiendo prácticas de construcción con balas de paja. En nuestro país la gran fuente de conocimiento sobre este tema procede de la Red de Construcción en Paja, coordinada con la European Strawbale Network.

El uso de la paja no tiene por qué limitarse a viviendas unifamiliares. Recientemente se presentó la segunda edición del libro Reglas profesionales de construcción con paja, en el que se defiende la idoneidad de este material para erigir vivienda colectiva y edificios públicos.

Loading...