Un hotel para recuperar la calma

El emblemático 5 estrellas Salobre Hotel Resort & Serenity, en Gran Canaria, concibe el lujo de manera contemporánea y discreta

Cecilia Díaz Betz

1 / 13
Salobre Hotel Resort & Serenity (22) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

1 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (25) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

2 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (27) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

3 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (26) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

4 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (33) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

5 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (34) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

6 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (88) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

7 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (41) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

8 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (70) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

9 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (109) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

10 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (28) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

11 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (74) preview. Salobre Hotel Resort & Serenity.

12 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity.

Salobre Hotel Resort & Serenity (31) preview

13 / 13

Salobre Hotel Resort & Serenity (31) preview

Si esta temporada las miras las tenías puestas en las Canarias, será de gran ayuda saber que allí se esconde un exclusivo 5 estrellas donde hacer realidad la utopía estival, el Salobre Hotel Resort & Serenity. Tras 11 años bajo el sello de Sheraton, este hotel galardonado en 2017 el premio al Mejor Hotel de Golf de España ha comenzando una andadura propia. Esta nueva e interesante etapa les ha llevado a potenciar, más si cabe, sus grandes pilares: cercanía, calma, placer, relax y bienestar.

Situado en Maspalomas (Gran Canaria) y con extraordinarias vistas al océano Atlántico, las dunas y las montañas desérticas, parece que el tiempo se haya parado para ofrecerte una experiencia sensorial completa y en constante conexión con la naturaleza tan salvaje que le rodea. Precisamente, uno de los cambios de paradigma más tangibles en esta nueva era ha sido apostar por el concepto de Desert Hotel, que a través de la conexión total con el enclave natural en el que se encuentra busca ofrecer una experiencia casi matérica

Su concepción del lujo y la exclusividad es contemporánea y discreta; se aleja de los excesos para favorecer también el descanso visual. Para empezar, en su diseño arquitectónico e interiorismo. Prima el minimalismo y los acabados impolutos en armonía con el entorno en colores neutros y terracotas. La tendencia hacia los materiales orgánicos como la madera, las cortinas de lino en blanco roto y la constante presencia de vegetación por todo el espacio consiguen transmitir esa cercanía.

Cuentan con piscinas infinity con agradables fondos verde agua en las que refrescarse y relajarse mirando la línea del horizonte, y una zona beauty wellness bautizada como Be Aloe Wellness Center donde dejarse querer, con una gran oferta de tratamientos corporales y estéticos, además de circuitos termales. El nivel gastronómico está a la altura de las circunstancias, y son varias las opciones para elegir, desde un restaurante de alta cocina para esa cena formal, a una elección más diurna y ecléctica a base de finger food, hasta una opción healthy con platos saludables. Como colofón, no se debe olvidar los dos excelentes campos de golf de 18 hoyos cada uno, en las inmediaciones del hotel. Harán las delicias de los aficionados y profesionales, ya que cuenta con hoyos más exigentes debido al entorno rocoso.

Loading...