Noche en la granja

Construida en Bélgica en 1839, se acondiciona como vivienda y 'bed&breakfast' conviviendo en armonía el rústico pasado y el confort moderno

Silvia Sanz / Fotos: Pere Peris

1 / 9
00430223 O. El conjunto de edificios sirvieron en el pasado como granja, fuerte, torre de vigilancia y cárcel

1 / 9

El conjunto de edificios sirvieron en el pasado como granja, fuerte, torre de vigilancia y cárcel

00430221 O. El hotel y vivienda se encuentra en la próspera región belga de Flandes

2 / 9

El hotel y vivienda se encuentra en la próspera región belga de Flandes

00430195. Esta nueva edificación ofrece servicios de spa a los clientes del 'bed&breakfast'

3 / 9

Esta nueva edificación ofrece servicios de spa a los clientes del 'bed&breakfast'

00430234 O. Para iluminar, un clásico contemporáneo, la lámpara Arco, de los Castiglioni para Flos. Taburete de madera, de Riva1920

4 / 9

Para iluminar, un clásico contemporáneo, la lámpara Arco, de los Castiglioni para Flos. Taburete de madera, de Riva1920

00430209. La lámpara PH Artichoke, de Poul Henningsen, producida por Louis Poulsen, presiden el estudio. Mesa de mármol, de Heerenhuis

5 / 9

La lámpara PH Artichoke, de Poul Henningsen, producida por Louis Poulsen, presiden el estudio. Mesa de mármol, de Heerenhuis

00430188. Mesa de comedor, de Heerenhuis. Sillas DC10, diseño de Inoda+Sveje para Miyazaki. Lámpara de techo Still, de Nathalie Dewez para Bislighting

6 / 9

Mesa de comedor, de Heerenhuis. Sillas DC10, diseño de Inoda+Sveje para Miyazaki. Lámpara de techo Still, de Nathalie Dewez para Bislighting

00430249 O. Cocina y comedor comparten un mismo ambiente. Sobre la encimera de la isla, recipientes blancos diseñados por Vincent van Duysen y un plaid de Ivano Redaelli

7 / 9

Cocina y comedor comparten un mismo ambiente. Sobre la encimera de la isla, recipientes blancos diseñados por Vincent van Duysen y un plaid de Ivano Redaelli

00430193. Los tonos beige y piedra abrazan con su calidez el dormitorio y el baño

8 / 9

Los tonos beige y piedra abrazan con su calidez el dormitorio y el baño

00430192. La mayoría de las habitaciones ocupan espacios abuhardillados. La bañera y el mueble del lavamanos han sido realizados en cemento por Patrick Dryepondt

9 / 9

La mayoría de las habitaciones ocupan espacios abuhardillados. La bañera y el mueble del lavamanos han sido realizados en cemento por Patrick Dryepondt

Levantada en la región belga de Flandes, esta granja ha pasado por muchas vicisitudes. El conjunto de edificios sirvieron como fuerte, torre de vigilancia y cárcel, y durante la Primera Guerra Mundial se construyeron búnkeres de ladrillo y hormigón en las inmediaciones. Los actuales clientes contrataron al estudio Govaert & Vanhoutte para transformar Burkeldijk, como así se llama la finca, en un moderno bed & breakfast con la misión de conservar este patrimonio intacto y encontrar un equilibrio entre los diferentes periodos históricos.

Todas las decisiones tomadas después reflejan el enfoque meticuloso de los arquitectos y el cuidado que pusieron en que lo antiguo y lo nuevo convivieran en armonía. El revestimiento con madera de afromosia, árbol originario del paisaje tropical del centro de África, marca el ritmo en una sección de la fachada, mientras que los marcos metalizados de las ventanas afianzan visualmente el muro de ladrillo y los volúmenes de madera de reciente construcción. Un pasadizo subterráneo de hormigón conecta la zona social con el antiguo granero, que ahora alberga los dormitorios. El hotel ofrece a sus clientes acceso a una piscina cubierta en una nuevo volumen.

El esquema estructural mantiene las mismas formas de ángulos limpios de la arquitectura vernácula, con revestimientos de madera y ladrillo. Según transcurre el paso por el interior de la granja se suceden las superficies de madera debidamente restauradas con el hormigón industrial empleado para rehabilitar otras, también usado como material para el nuevo mobiliario. Grandes ventanales y puertas correderas de cristal llenan el interior con luz natural, mientras que los pequeños huecos recuerdan un pasado en el que no se podían permitir grandes alegrías en términos de luz; lo más importante era conservar el calor en invierno. Un ala revestida de madera ofrece a los propietarios su espacio privativo, con acceso a una zona al aire libre en exclusiva para ellos

Loading...