Lladró presenta nueva imagen Madrid

La histórica empresa de porcelana abre las puertas al futuro con una tienda en la madrileña calle de Serrano

Dolores Mulledy

Fachada de la nueva tienda de Lladró en la calle Serrano.

La casa de porcelana artística de Valencia se embarca un nuevo proyecto de identidad, más fresco e internacional, impulsado por su ya familiar espíritu de innovación. La CEO de la compañía, Ana Rodríguez, explica que el objetivo de este cambio es "reconducir la compañía hacia una propuesta más moderna e innovadora que capte la atención de las nuevas generaciones". Con este propósito en mente, Lladró estrena una tienda boutique en la calle de Serrano de Madrid, y ficha como nuevo director creativo de la empresa al diseñador francés Pierre Fabresse, proveniente de Habitat, quien tiene como misión refrescar la esencia de la firma con renovados principios de innovación, calidad y funcionalidad.

Interior de la nueva tienda.

El nuevo proyecto de interiorismo se inspira en el variado universo creativo de Lladró. De la mano del arquitecto puertorriqueño Héctor Ruiz Velázquez, la casa abre sus puertas en el número 76 de la milla de oro madrileña, ofreciendo un nuevo showroom en el que exponer tanto sus esculturas y piezas de alta porcelana como las nuevas creaciones de accesorios del hogar.

Al fondo, figuras de Jaime Hayón para Lladró.

El espacio se dibuja con líneas depuradas y expresión minimalista, bañado de luz natural y terminado con materiales nobles, que recuerdan a los componentes de la porcelana. El mármol blanco de calcatta cubre toda la superficie del suelo, mientras las paredes blancas envuelven el interior en un ambiente claro y nítido, preparando un fondo neutro en el que presentar las piezas. La textura de las paredes de hormigón crea un bello contraste con la delicada superficie esmaltada de la porcelana expuesta, haciendo destacar las creaciones. Las celosías doradas con motivos geométricos hacen vibrar el interior, al tiempo que lo organizan en diferentes ambientes dedicados a cada una de las colecciones. En palabras del propio arquitecto, “simbólicamente, el concepto de boutique es una manera de entrar en el mundo de Lladró… Quería expresar su identidad con fuertes referencias mediterráneas de color y forma”.

Lámparas y otros accesorios se abren paso en el catálogo de la marca.

La apertura de la boutique viene además acompañada por el lanzamiento de la nueva colección de piezas para la temporada de primavera-verano 2018. La marca mira hacia el futuro combinado valores artísticos con un renovado sentido práctico, en un catálogo que incluye esculturas, luminarias, piezas de mobiliario y fragancias para el hogar. La firma lleva más de 60 años cultivando las técnicas ancestrales de la porcelana.

Loading...